Mis primeros pasos estudiando alemán

Llevo unos meses estudiando alemán en el Göethe Institute de Las Palmas y he empezado desde cero. He de decir que antes de ir no sabía nada de alemán, solo las típicas palabras que todos sabemos como “danke” o “bitte”. La idea de hacer este curso es que, aunque se que de poco va a servirme porque es muy básico, al menos me voy familiarizando con el idioma, los sonidos, etc.

Lo cierto es que ahora mismo algunas cosas ya se decir más allá de “Ich bin Patricia” y al menos cuando llegue si necesito algo podré, más o menos decir algo en alemán…aunque sea como un bebé pero algo es algo! De todos modos ya tengo contratada la academia donde estudiaré en cuanto llegue así que no habrá grandes problemas puesto que en ese momento ya todo será inmersión 100% al alemán.

Mi impresión, hasta ahora, es que no me cuesta mucho entender lo que me dicen…de hecho estoy sorprendida porque en inglés me costó mucho en su momento entender los “listening” y solo después de hablar con muchas personas en inglés he sido capaz de entenderlos. En cambio en alemán me resultan más fáciles y desde el primer momento he sido capaz de entender lo que dicen (no todo, claro está, pero suficiente para entender). Pero a la hora de hablar es todo lo contrario…así como en inglés nunca me pareció complicado, en alemán me da la impresión que todas mis neuronas han de hacer un gran esfuerzo para que salga una frase. Quizás es porque la estructura del idioma es muy distinta al español, no lo se, pero otras personas me han comentado que les pasa o les ha pasado lo mismo con lo cual supongo que es normal.

Por ahora el alemán me parece un idioma fascinante porque tiene su lógica y realmente no me parece difícil de entender si sabes unas cuantas cosas. El hecho que creen tantas palabras como unión de dos o tres resulta hasta divertido.

Es cierto, por lo que voy viendo que necesitas tiempo y estudio para aprenderlo. A mí me da la sensación que entenderlo, pese a lo que pueda parecer, no es tan complicado. Lo que realmente cuesta es hablarlo y escribirlo correctamente. Yo me he dado cuenta que siempre que intento escribir alguna palabra me falta alguna letra.

Como estoy comenzando con el idioma, siempre me quedo con ganas de más…tengo tantas dudas …pero supongo que ahora mismo es lo que toca, no se puede empezar la casa por el tejado aunque realmente el comenzar a estudiar un idioma y no poder decir todo lo que quieres, al menos para mí, me parece un poco frustrante. En fin, tiempo al tiempo…

Anuncios

Impuestos en Alemania…el famoso impuesto eclesiástico

A nadie nos gusta pagar impuestos pero hemos de reconocer que son necesarios. Gracias a ellos tenemos sanidad, educación, carreteras, alumbrado en las calles y todos los servicios que nos ofrece el estado. Que se gestionen mejor o peor es otro debate pero en el mundo que vivimos, si queremos un mínimo de estado de bienestar tal y como lo conocemos, son imprescindibles.

Hoy voy a comentaros muy por encima el tema de los impuestos en Alemania.

La competencia a la hora de crear tributos corresponde casi exclusivamente al estado federal, a excepción de algunos tributos especiales pero cuando los Länder obtienen beneficios de tales impuestos, para que tales tributos se modifiquen necesitan la aprobación del Bundesrat  (Consejo Federal)

En cuanto a la recaudación, es competencia de las Oficinas de Finanzas de los Estados Federados y solo de las Oficinas Federales en caso del IVA, impuestos especiales y tributos sobre el comercio exterior.

El impuesto más conocido, como en España, es el IVA, que es un impuesto indirecto que se aplica en la mayoría de los productos y servicios. El tipo general es, ahora mismo el 19% y el reducido, que se aplica en alimentación, libros, transportes de personas de corta distancia, publicaciones periódicas y pernoctaciones hoteleras el 7%

En cuanto al IRPF, ( Einkommensteuer )los peores parados que salimos, como siempre, somos los solteros. Como todo impuesto en función de la renta, es progresivo y se pagará en función de la renta y del estado civil, existiendo seis categorías fiscales (Steuerklassen). La categoría fiscal varía dependiendo si se está casado o soltero, si se tiene hijos, o si ambos cónyuges reciben un salario. Sobre todo cuando en un hogar los dos cónyuges tienen renta propia sujeta a impuestos existen combinaciones determinadas que pueden resultar más rentables. Los datos sobre la categoría fiscal y los niños aparecen en la tarjeta de impuesto sobre el salario (Lohnsteuerkarte) que se recibe del ayuntamiento.

Las empresas pagan el Impuesto de sociedades (Körperschaftssteuer) un 15% tanto por los beneficios distribuídos como por los destinados a reservas. A ello se le suma un “recargo de solidaridad” equivalente al 1,5% sobre la cuota. Este recargo viene de la época de la unión de las dos alemanias, para financiar la reunificación. De hecho, el IRPF también tiene este recargo . A esto se le suma un Impuesto Industrial (Gewerbesteuer) que es municipal pero con una base imponible muy similar al impuesto de sociedades propiamente dicho. Al final los beneficios empresariales quedan gravados por un 29 % aproximadamente.

Existen otros impuestos, al igual que en España, como son sucesiones, donaciones, repatriación de dividendos e intereses del extranjero, etc. Realmente vemos que sobre el papel, los sistemas son bastante parecidos. Cosa distinta es como se calculen tales impuestos, qué esté sujeto, etcétera pero la filosofía es la misma que en España y en toda la Unión Europea en general…pero hay una peculiaridad en el sistema fiscal alemán que aunque no tiene gran importancia en cuanto a recaudación, si la tiene desde mi punto de vista porque puede darnos una idea de, por un lado, lo conservador de su sociedad y por otro, como señal de buena gestión.

Esta peculiaridad es la existencia de un impuesto eclesiástico.Sí, como lo leéis. De vuestra nómina se os descontará un importe en este concepto . Solamente están afectadas las iglesias cristianas (católica y protestante) y el judaísmo. Así que todos los creyentes bautizados (católicos y protestantes) están obligados a pagar el llamado “impuesto eclesiástico” si tienen capacidad fiscal para ello. Para evitarlo han de renunciar a su fe con una declaración de apostasía ante un tribunal u otro organismo según las normas de cada Estado federado. En algunas diócesis católicas esta declaración de apostasía lleva aparejada la excomunión. En casi todos los obispados la renuncia formal a pertenecer a una religión cristiana implica la imposibilidad de recibir sepultura eclesiástica, de contraer matrimonio en la iglesia o bautizar a los hijos. Yo pensaba que con decir “ keine religión” era suficiente…pero ya veo que no…

Realmente, si lo pensamos, es una buena idea. Creo que toda organización debe financiarse por sí misma y si alguien tiene una determinada religión, participa en ella y tiene capacidad fiscal suficiente, debe contribuir a su sostenimiento y no ser el estado quien la financie. Me gusta la idea.

Alemania y la ayuda al desempleo a los inmigrantes

Hoy, 9 de marzo de 2012 se ha publicado en los medios españoles que Alemania quiere retirar la ayuda al desempleo a los inmigrantes y solo podrán acceder a ella a partir de que lleven tres meses residiendo en el país http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/03/09/actualidad/1331292267_634801.html

Yo no tenía ni idea de la existencia de estas ayudas pero no me ha sentado bien leer estas noticias. Primeramente, no me ha gustado porque creo que las personas que vamos a Alemania no lo hacemos (por lo menos los españoles que estamos emigrando) buscando un subsidio. Normalmente somos personas que queremos seguir desarrollándonos profesionalmente. Unos nunca han podido acceder al mercado laboral, otros sí lo han hecho pero han perdido su trabajo como consecuencia de la crisis y otros si lo hemos tenido oportunidad de hacer cosas interesantes  pero creemos que tenemos mucho que aportar y que en España no se valora suficientemente el trabajo.

El hecho es que leer declaraciones desde Alemania como que hay personas que van a Alemania buscando subsidios…es entendible, pero …no me siento reflejada y como he dicho creo que no es lo que nos caracteriza a los españoles en este caso. También es cierto que hubo una época hace unos años que los españoles íbamos al Reino Unido y lo primero que hacíamos era pedir el subsidio hasta que los británicos, hartos de la picaresca, cerraron el grifo.

Como persona me duele que se me etiquete, pero de hecho todos lo hacemos…en el fondo se nos ve como los vagos del sur, somos los PIGS, eso está claro y está en nosotros, con nuestro trabajo, demostrar que no somos ni vagos ni tenemos nada que envidiar a nadie por ser alemán, francés, estadounidense, británico o sueco. He trabajado con personas de muy distintas nacionalidades y he podido comprobar que los españoles no tenemos porqué tener complejo de ninguna clase. Siempre he tenido la sensación que tenía un buen nivel de conocimientos y un amplio conocimiento de las materias, cosa que muchas veces me ha ayudado puesto que en otros países se apuesta por una formación más especializada.

Me voy a Alemania con mi background, formación y experiencia…España está perdiendo a muchas personas por no darse cuenta (o no querer admitir) que hay que valorar más a las personas y depender menos de las estructuras tradicionales…nosotros no buscamos subsidios…nosotros simplemente queremos aportar valor a la sociedad. Nada más.

Españoles en Frankfurt

Hola a todos!

He encontrado en Facebook un grupo al que me he unido llamado “Españoles en Frankfurt”. También estoy en “Españoles en Colonia” y otros pero el de Españoles en Frankfurt me interesa especialmente porque al fin y al cabo es el sitio donde viviré y así me voy enterando de algunas cosas que me interesan.La gente es bastante amable y parece que la mayoría se encuentra con los mismos problemas así que siempre es un apoyo.

Desde el principio he pensado que debo relacionare lo menos posible con españoles y sigo pensando lo mismo pero de algo me he dado cuenta…que en el fondo es inevitable ya que bastante sola estaré como para evitar al único nexo que tendré con mis orígenes…Aunque sean personas que no conozca de antes, los españoles que pueda conocer en Frankfurt serán el vínculo con mi cultura, que, como me dijo mi amigo Gabriel, que él sabe algo de la emigración porque lo ha vivido en carne propia y es alguien muy parecido a mí, por mucho que a mí no me gusten como suceden algunas cosas en España, hasta lo voy a echar de menos, sobre todo al principio, cuando se me pase la novedad del sitio nuevo.

Lo que si es cierto es que no es conveniente que después de terminar las clases me vaya por ahí con solo españoles porque mi aprendizaje sería más lento pero creo que tampoco es conveniente que no tenga lazos con españoles sobre todo porque van a ser las personas que son nexo con mi cultura y los que mejor me van a entender cuando tenga mis momentos bajos…O sea, un día a la semana de español está bien, pero todos no 🙂 Lo que si haré son tandems con alemanes…Para los que no estéis familiarizados con este término son simplemente intercambios gratuítos: por ejemplo, con una persona de habla germana yo le hablo 1 hora de español y la otra persona 1 hora de alemán, así ambos nos beneficiamos, nos sale gratis y además aprendemos el idioma. Además, tengo que no olvidarme del inglés…que también tengo que practicarlo! También esta es una buena manera de conocer gente, que para alguien que se va a un nuevo país es importante ya que empiezas de cero, como es mi caso.

Realmente cuando ves estos grupos en Facebook, por ejemplo, ves que hay de todo, pero normalmente la gente es bastante amable y ayuda a los demás. Yo misma he obtenido mucha información gracias a ellos y son los que mejor te pueden orientar. Independientemente de eso, todos sabemos que cada uno tiene su vida y sus experiencia y porque a uno le vaya bien o mal no quiere decir que a tí te vaya a pasar lo mismo.

Internet nos ha hecho la vida más fácil…antes cuando la gente emigraba a veces no veía nunca más a su familia…ahora puedes estar al otro lado del mundo y hablar con los tuyos todos los días. Además, permite conocer algo del país antes de pisarlo, poder planear un poco, etcétera.

Los grupos son muy útiles. Os invito a todos a que busquéis aquellos donde podáis buscar información, contactos, etcétera. Es una buena manera de empezar en un nuevo país.

Emigrar en el S.XXI

Hace unos días el presidente de mi comunidad autónoma, Canarias, dijo algo así como que tenemos que tomar ejemplo de nuestros abuelos y esforzarnos como lo hicieron ellos, y si hay que emigrar como ellos lo hicieron, hacerlo .(http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=251735)

Pues bien…esto me ha hecho pensar…Mis razones para ir a Alemania son varias pero no es la laboral la principal pero si hay mucha gente que lleva mucho tiempo en paro y se va a Alemania u otros países en busca del tan ansiado trabajo que no puede conseguir en España o de unas condiciones mejores. El hecho es que aunque algunos hayamos decidido irnos me pregunto si ahora es más fácil o más difícil hacerlo respecto a cuando a nuestros abuelos o bisabuelos lo hacían. En mi caso solo se un par de historias de mis bisabuelos…según me han contado en los años 50 era muy frecuente emigrar a América y hacer fortuna. Llegabas allí, había mucho por hacer y si eras trabajador muy difícil era que no pudieras progresar.

No digo que fuera fácil pero no se si se les pedía llevar un mínimo de dinero en el bolsillo, como ahora en el caso de la emigración a países de nuestro entorno y, por supuesto, lo de menos era la formación. Ahora vemos que si no tienes formación lo tienes complicado para trabajar en cualquier sitio. El tema del idioma es algo que ha cambiado también.

Muchos españoles emigraron a Holanda, Alemania, Bélgica, Suiza sin saber una palabra de francés, alemán o francés pero no se lo exigían para trabajar. Era tanta la demanda de mano de obra que había en los 60-70 que lo primordial era que se pusieran rápidamente a producir…para el idioma siempre habría tiempo.

Ahora mismo la situación es bien diferente: al no haber una demanda de mano de obra como la de antaño los requisitos son mayores, con lo cual idioma y formación son requisitos imprescindibles.

No quiero que este post sea desesperanzador…no. El único objetivo que tiene es plasmar una reflexión sobre como el cambio de las condiciones económicas del mundo en el que vivimos  ha hecho que cada vez sea más complicado competir en él. Realmente nuestro mundo poco o nada tiene que ver con el de nuestros abuelos y bisabuelos. No se cual es más fácil o más difícil pero a veces me da la impresión que antes “siempre quedaba emigrar”. Ahora emigrar es una opción pero desde que me he embarcado en esta aventura me he dado cuenta que quienes podemos hacerlo somos realmente unos afortunados.

Para empezar, muchos soy libre de irme o no. Yo lo he decidido. Iré en avión y no de manera ilegal como muchas personas que intentan entrar en Europa o EE.UU. porque no pueden hacerlo de manera legal. Tendré un techo, comida y no me faltará nada de lo que tengo en España, incluso aprenderé muchas cosas…¿Seguro que no lo tendré más fácil que mis bisabuelos?