Mi 4º fin de semana en Frankfurt y la llegada del otoño

Hallo Leute,

Ha llegado el otoño y en unos días se cumple mi primer mes en Frankfurt.  En este tiempo me he sentido bien, mal, no he sabido ni como me he sentido, he tenido buenas experiencias, malas, regulares, pero en resumen estoy contenta

Ahora que empiezo a tener las cosas algo más controladas (aunque eso de salir a la calle sigue siendo una aventura porque a veces entiendo y otras no) creo que por fin esta semana, cuando empiezo mi segundo curso de alemán aquí empezaré por fin a tener una vida normal, sin tener que dejar de hacer cosas porque me falta esto o lo otro. De todos modos, aún estoy con el tema de la residencia, el seguro médico y demás…que menudo lío con lo del seguro ya que hay muchísimos…y como elegir? Está claro que cuando trabaje tendré más opciones pero cuando no lo haces tampoco puedes permitirte demasiado.

Poco a poco, como voy entendiendo más, puedo ir entendiendo conversaciones y oir algunas cosas además de observar comportamientos. Creo que cuando hablamos de la frialdad alemana es cierto pero también que la sociedad está cambiando y la gente joven, de unos 20, es mucho más abierta.

Yo siempre me quejo de los empujones que me dan y demás, que nadie te pide perdón y esas cosas pero últimamente me he puesto a observar y veo que la gente más joven si suele disculparse en comparación con lo que hace la gente más mayor que ellos (hay de todo, claro), pero esa está siendo mi experiencia.

A los alemanes jubilados, por unas cuantas conversaciones que he podido escuchar los notas un poco enfadados por las pintadas que encuentras en Frankfurt (no se si en otras ciudades habrán también) y se quejan de que “no hay respeto” (o sea, lo mismo que decimos en España pero yo creo que el respeto aquí se ve desde otro punto de vista).

Esta semana en pleno centro de Frankfurt vi como un chico le cogió la bicicleta en la que iba otro y montándole un gran escándalo se la destrozó. Pasó lo mismo que en España: todo el mundo miró pero nadie hizo nada. La policía ni apareció. En cambio hoy si que había  policía y cogieron a un par de chicos intentando robar una bicicleta.

Estos días se celebra el otoño. Las casas se decoran para tal evento…es lo que digo…da la impresión que están siempre celebrando algo porque después de esto vendrá  el adviento que es casi (por no decir más) importante que la navidad.

Aquí teneis una muestra de lo que os digo (y sí, parecen calabazas de Halloween supongo que también las usarán para eso)

Yo no se si es por la ciudad a la que he venido pero había averiguado mucho sobre la cultura alemana y he llegado aquí y no tantas cosas se cumplen. Si es cierto lo de la intimidad, por ejemplo. Cuando estás en casa la gente cierra sus cuartos, es su espacio vital. En España  entendemos eso como “no quiero saber nada de nadie”, “déjame solo”…Somos una cultura de “puertas abiertas”. Aquí no.  Por eso si alguien un día te invita a su casa es que ya eres un amigo para esa persona. En mi caso, si G. me dejara pasar al resto de la casa querría decir que ya me tiene cierto aprecio.  En la casa hay un salón que aunque no tiene tele está siempre abierto y ella lo usa para secar ropa. Yo no he pasado nunca porque se supone que tengo derecho solo a mi habitación, baño y cocina pero si esto fuera España seguro que ya habría estado en ese salón…aquí en cambio no me atrevo a no ser que ella un día me diga que pase.

Esta semana estuve (bueno, realmente me he pasado 2 semanas) buscando unas botas y me sorprendió la honestidad de los vendedores. Con los tres que hablé los tres fueron honestos. Uno me dijo que lo que yo buscaba no existía y como mi número aquí (el 36) viene poco me dijo que mirara los 37 porque las tallas varían un poco (y tenía razón). Otra me dijo que aquí no nevaba mucho y que no hacía falta algo muy muy abrigado pero si quería podía esperar una semana más por si venía algo que me gustara más. Y la tercera, donde finalmente me las compré, me aconsejó unas botas que costaban casi la mitad que las que a mi me gustaban porque por mi estatura tal y como quedaban las otras se notaba que me quedaban grandes de alto (cuando en España nunca me han dicho nada). Al final salí contenta porque me compré mis botas, me costaron menos de lo que pensaba y me va a servir para todo.

En este tiempo también me he dado cuenta lo que adoran los alemanes a Goethe y lo poco que valoramos nosotros a nuestro Cervantes. En este país parece todo un Dios y cada vez que hacen una representación diferente de Fausto van todos a verla…en cambio…¿Cuántas veces se ha representado D. Quijote? Realmente no es fácil hacerlo, es mucho más fácil emitirla en capítulos como ya lo hiciera en su momento TVE con Fernando Rey como D. Quijote o en la versión infantil que creo todos recordaremos (todo un acierto)…Pero alucino con ese amor que le tienen a todo lo alemán.

Recuerdo que al principio alucinaba porque todos los productos tenían su equivalente en marca alemana…y ahora alucino porque con lo agarrados que son, no miran los precios, sino van directamente a la marca alemana y he comprobado que muchas veces la marca no alemana es más barata que la alemana. Por ejemplo, la pasta Barilla (italiana)  es más barata que la del Rewe ( o al menos en el Rewe al que yo voy), el Fairy  más barato que el lavaplatos alemán y así muchas cosas.Pero ellos van derechos a la marca alemana.Creo que ni piensan que quizás el otro producto pueda ser mas barato.

Pues así, poco a poco van pasando los días. Este mes ha sido largo pero creo que a partir de ahora el tiempo va a empezarse a irse mucho más rápido…

Anuncios

Visita a la Biblioteca de la Goethe Universität

Hallo Leute,

He estado en la “Uni”, como la llaman de aquí, la Universität Goethe de Frankfurt, una de las mejores del país http://www2.uni-frankfurt.de/de , concretamente he estado en la bilioteca y alrededores y me ha encantado. El ambiente era genial…incluso se vendían libros de segunda mano. De la biblioteca me ha gustado especialmente el ambiente, la cafetería en medio de la entrada, donde se oía a la gente hablar pero nadie jugaba a las cartas (como en alguna facultad de España), como la gente daba clases particulares unos a otros…Eso sí, los precios no tenían nada que ver con España, el precio de los productos era como fuera del edificio, o sea, caro.

Como andaba más perdida que un pulpo en un garaje porque no veía mesas por ningún lado tuve que preguntar (me habían dicho que podía entrar sin ser de la universidad pero claro, siempre te entran dudas). Con lo cual…me arriesgué. Muy amablemente me dijeron que tenía que ir a las taquillas, dejar todas mis prendas  y  mi bolso y subir con los libros y en todo caso con el ordenador. Lo demás fuera. Que el horario era 8.30 a 21.30 y la taquilla se cerraba con un PIN.

Pues bajé dejé mis cosas y pasé a la sale de lectura que me indicaron…era muy bonita y cómoda, además de moderna (aunque luego descubrí más, además de cosas que me quedaron por ver). Al desayunar pedí una botella de agua (no se os ocurra, es carísima) y vi en un  cartel que estaban prohibidos entre otras cosas entrar a la sala de lectura los móviles y las bebidas y comidas. Dudé pero entré el agua por si me daba sed. Vi que dentro la gente tenía los móviles pero nadie bebidas…aguanté unos 10 minutos pero terminé yéndome a la taquilla a dejar el agua…quién sabe si allí si se cumplían las normas y me pillan?

Vi a varias personas trabajando en documentación, en labores de biblioteconomía…vi accesos a los archivos del modo tradicional (con las fichas), con el modo vía internet y con esos ordenadores que se ven en las películas americanas de cuando empezaron a digitalizarse los archivos.

En la planta que estaba sentada, era donde estaban los diccionarios en todos los idiomas…incluso de catalá-deutsch, diccionarios de valenciá, y diccionarios antiquísimos de español. No soy filóloga así que no se que fondos habrán en las facultades españolas pero me pareció increíble que en una universidad alemana, aunque es cierto que es de las mejores del país hubiera diccionarios de castellano antiguo, castellano medieval, diccionarios de distintas variantes del español, etcétera…había muchísimos.

La verdad es que me gustó es un buen sitio para estudiar y volveré. Sigo pensando que esta ciudad es una caja de sorpresas …de pronto estoy en un sitio que no me gusta nada y solo quiero salir corriendo y con una o dos estaciones de metro el sitio al que llego parece un país diferente…

Por cierto, dejé un anuncio a ver si alguien quiere hacer un tándem (intercambio de idiomas) conmigo. No estoy teniendo suerte pues o no contestan a mis anuncios o alguien contesta pero luego no vuelve a escribirme más (sin habernos visto siquiera). Será que eso de hablar con una principiante es un rollo…Habrá que seguir intentándolo…

Una experiencia desagradable con el alemán…

Hallo Leute,

Sigo con mi día a día en Frankfurt y esta ciudad cada día me desconcierta más. Nunca sabes por donde te va a salir. El pasado fin de semana estuve en el distrito financiero y como todo lo que hay en Frankfurt parece otro mundo…realmente parece mentira que a pocas calles se vea la mendicidad que encuentras en Konstablerwache…(¡Y eso que decían que en Alemania no había nadie en la calle! Si , si, pues será que esto no es Alemania)

Hoy no he tenido una experiencia muy agradable que digamos…quizás en otro momento no me lo hubiera tomado tan mal pero hoy me afectó. No me gusta que la gente suba en el metro/cercanías/tranvía como si fueran burros, todos unos encima de otros sin dejar salir antes de entrar (¡en Madrid éramos más civilizados!) y si te dan codazos o pasan por encima de ti no te dicen ni “Entschuldigung” o “Bitte”. Yo intento hacerlo, para no perder las buenas costumbres pero me da la impresión que poco a poco me iré adaptando al ambiente y me haré como ellos.

Pues bien, resulta que fui al McDonald´s a tomarme un capuccino (la verdad es que los hacen buenos) y le dije “Eine kleine Capuccino keine Schockolade, bitte”. Quizás hay algo mal en la frase (tengo dudas si se dice “keine Schockolade” o “ohne Schockolade” así que si quienes lo leeis me lo aclaráis me haceis un favor ) pero el caso es que la camarera me dijo que el capuccino no lleva chocolate y que si quería un Kleine Schokolade o un Kleine Capuccino, todo esto de muy malas maneras pero en tono burlón. Le repetí de nuevo que quería un Kleine Capuccino keine Schokolade y en inglés le aclaré que otros días lo había tomado allí (en otros McDonald´s)  y que a veces tienen chocolate para añadir o lo añaden ellos. La camarera cabreada coge  uno vaso de plástico y una taza para decirme como si fuera alguien que no entiende si para aquí o para llevar, de malas maneras y en esta que empieza a llegar gente y ponerse a mi alrededor cuando le digo que lo sentía pero que no tenía porqué tratarme así, que yo había sido educada pero ella no. Dije la palabra “polite”, en inglés y nadie la entendía…pero vino una chica que me dijo “yo hablo bien inglés, te puedo traducir porque ella no entiende” ….o sea, todo un follón a mi alrededor…La camarera, mientras, se reía…yo no lo podía entender…y en estas que aparece su jefe. Me preguntó que pasaba y le comenté. Él muy amablemente me atendió y me dijo que qué podía hacer él para arreglar la situación y le dije que ahora nada porque se me habían quitado las ganas del café. Que una camarera no puede actuar así con una cliente si no la entiende y que me iba al McDonald´s de al lado que me tratan mejor y me entienden. Que no podía creer que en el centro de Frankfurt alguien no entendiera el inglés.

Vamos, que me desahogué. Esta es otra de las cosas que me hace pensar que esta ciudad es un sinsentido…depende de qué , para qué y quien, te sirve el inglés. En otras situaciones te las ves y te las deseas. Nunca sabes en que idioma vas a comunicarte ni en que idioma habla el de al lado…eso me desconcierta.

Hoy no ha sido un buen día…cosas como estas te desaniman. Realmente prefiero que sea 100% alemán, las cosas quedan claras. Pero aquí cuando quieren te contestan en inglés no se si por ser amables o porque no te entienden, y la verdad no me esperaba algo como lo que he vivido hoy. Se que gente de todo tipo hay en todos sitios pero hoy me encontré con una. Y cuando todos los días son problemas, enfrentarte al mundo, etc…una cosa como esta se exagera fácilmente

Más de mi día a día en Frankfurt

Hallo Leute,

Poco a poco voy acostumbrándome a esta ciudad y lo noto porque las tremendas desigualdades que veía al principio sigo viéndolas pero ya no me afectan tanto…ahora estoy más centrada en mí.

Con los días y el aprendizaje del idioma voy entendiendo más cosas de las que leo y eso ayuda a sentirse algo mejor…aunque lo del idioma es algo impredecible porque hay momentos en los que entiendo y puedo contestar y otros momentos en los que no.

Hoy quiero comentar algo que estaba por decir desde hace unos días. ¿Quién dijo que los españoles estamos todo el día de fiesta? ¡Los alemanes si están todo el día de fiesta! No recuerdo un fin de semana en el que haya estado aquí (este es el 3º completo) en el que no haya habido fiesta en alguna parte de la ciudad. Aparte de que durante la semana siempre hay algún mercado o mercadillo de algún tipo en alguna parte de la ciudad (recordad que esta no es una ciudad grande aunque a veces parece que estás en un pueblo y otras que estás en una gran ciudad).

Por ejemplo, se acerca el famoso Oktoberfest, o sea, la fiesta de la cerveza. Esta fiesta es típica de Baviera y se celebra exactamente en München. Pues en Frankfurt también están celebrándolo.  He aquí una prueba…

O sea, esto equivaldría a que en España los catalanes celebraran la Feria de Sevilla…¿posible? No lo creo… Alemania está dividido en 16 Länder (ahora recuerdo que la primera vez que escribí esta palabra en este blog no entendía porqué el singular, Land se escribe sin diéresis y el plural sí, incluso no sabía si estaba mal) y realmente son más independientes que las Comunidades Autónomas españolas, pues son Estados Federados. Pero hay algo distinto, que pese a ser bávaros, sajones, o lo que sean, son alemanes. Así que no se si se celebrarán otras fiestas pero esta sí. Incluso puedes encontrar en cualquier sitio los productos típicos de la fiesta. Así que si no puedes ir a la original, no te preocupes, ¡el Oktoberfest va a ti!

Algo que me sorprende de cómo actúan los alemanes es que siempre tienen un rictus serio…pero luego les pasa algo y siempre te sonríen (hay excepciones). Parece que tuvieran un resorte…Encuentro un sinsentido tanto una cosa como la otra…Me da la impresión que todo es una actitud de cara a la sociedad pero nada más. Bien pensado en España también es así, solo que damos más confianza a la otra persona y después muchas veces confundimos las cosas. Me queda mucho que vivir aquí para poder opinar con experiencia sobre las relaciones humanas con los alemanes.

Respecto a los temas domésticos, sigo con mis líos. Ahora resulta que ha llegado una caja de ropa que me envió mi madre ya que solo podía traer en la maleta 20 kilos y resulta que no tengo donde ponerla. La habitación es bastante grande, yo diría que es una habitación de matrimonio pero solo tengo para colocar la ropa una cómoda y un perchero de Ikea, de esos que siempre se quedan torcidos ( en mi casa tenía dos y nunca los pude poner rectos…). Muy bonito todo pero sitio para poner la ropa nada. A ver que hago, no puedo comprar un mueble. Tendré que comprar cajas o algo así para meter la ropa, no la voy a dejar en la de correos…

Después la comida, mi gran problema. Quiero hacerme un potaje y unas lentejas para no tener que volverme loca. Lo congelo y listo. Pues le pregunto a G. si puedo congelar y me dice que lo tiene todo lleno (no se porqué pero no me sorprende pero el hecho es que yo nunca la veo comer…). Le comento que a ver si la próxima semana me puede dejar sitio…Yo estas cosas no las entiendo. Es que no tengo ni una balda en la nevera propia. Y para poner el resto de mis cosas están por ahí, por donde encuentro sitio…

Lo cierto es que por lo que pago en esta casa no me conviene moverme pero estos inconvenientes a veces me hace preguntar si me va a salir rentable. Creo que esta mujer no ha pensado que si hace un negocio, aparte de ganar dinero también tiene un coste y ese coste se llama pérdida de libertad y compartir. Lo bueno que tengo en esta casa es la libertad pero  ¡qué difícil son las cosas sencillas!. A veces me pregunto si son diferencias culturales, si son maneras de ver las cosas…no lo se. Pero claro, yo soy la que tengo necesidad y por ello he de aguantar.

Siento que en esta situación no controlo tanto mi vida como me gustaría porque no puedo hacer todo lo que considero “normal”. En fin la emigración es dura y este tipo de cosas ni se te ocurren antes de venir. Puedes preveer cosas pero no todas. Recuerdo que cuando era más joven esto no hubiese sido ningún problema pero yo ya tengo unos años y una mochila conmigo …Estoy intentando adaptarme todo lo posible y creo que lo voy consiguiendo pero algunas cosas me están costando sangre sudor y algunas lágrimas.

Mi primer día frío en Frankfurt y el Corán alemán de 1902

Hallo Leute,

Hoy está siendo un buen día a pesar de que empezó siendo el día más frío que he tenido desde que llevo aquí. Parece ser que la mínima estuvo en 6 grados pero como en Frankfurt no hay termómetros como en España que te enteras a cada momento de la temperatura no tengo ni idea exactamente pero a mí me pareció un día de invierno de Madrid.

¿Por qué ha sido tan bueno? Porque he entendido todo lo que me han dicho en alemán , incluída a G. que habla muy rápido y de manera muy coloquial. Entendí todo pero como no me lo creía le dije en inglés que si lo que me había dicho era  blablablá y me dijo que sí…No cabía en mí…Le contesté lo que sabía en alemán y lo que no en inglés pero veo que voy mejorando . De todos modos ya nos han dicho que en alemán primero se entiende y luego se habla y que ellos hacen tanto hincapié en la pronunciación porque si pronunciamos bien podremos entender mejor, otra cosa es que la gente por ahí hable mal. Pero es cierto, cuando oyes la tele o la radio se entiende.

Además me quedo sola hasta el domingo…bieeeen así que también es motivo de alegría

Por otro lado me ha costado bastante abrir la cuenta en el banco (aún estoy en proceso porque como no tengo impresora necesito buscar un sitio donde imprimir). Me ha resultado complicado entender las páginas webs de los bancos en los que he entrado (el dkb y el ing ) y contestar a todas las preguntas…en algunas me he equivocado y he vuelto a hacerlo. A ver si mañana puedo imprimir.

Esta mañana he pasado mucho  frío…no puedo imaginar lo que es esto en enero. Es gracioso pero cuando vas a un sitio frío de vacaciones yo, como canaria,  siempre quiero que haga frío para ponerme toda la ropa de invierno…pero cuando ahora veo que no estoy de vacaciones y veo que a estas alturas (aún no ha llegado el otoño) y ya ha hecho este frío…no quiero ni pensar lo que la a pasar dentro de un par de meses. Me pregunto como había gente que iban vestidos casi de verano…o hay gente inmunizada o …no se, pero para mí eso es algo imposible

En el capítulo de anécdotas de clase me he dado cuenta lo difícil que es trabajar en equipo con personas que no tiene la misma motivación que tú para algo y sobre todo la distinta cultura. En mis trabajos he trabajado en equipo y normalmente no suele haber problema, incluso cunado ni conoces a las personas porque están al otro lado del mundo, pero todos trabajamos para la misma empresa y nos piden unos objetivos comunes. En este caso hay gente que está muy motivada para estudiar el idioma, otros más o menos, y otros más menos que más. Además veo que las personas que somos de Europa occidental, Latinoamérica y Filipinas nos adaptamos mejor para trabajar en grupo. En cambio los orientales y africanos lo ven diferente. También hay que aclarar que no es lo mismo un chino, japonés o coreano pero justamente no he trabajado con ellos así que no puedo opinar pero si con una persona africana y veo que, aún pasando por la universidad para ella el trabajo en equipo es decir lo que está bien o está mal, no cooperar. Lo mismo me ha pasado con una persona de Rusia, que no coopera, solo hace las cosas a su manera y si ve que hay algo que no sabe entonces pregunta. Respecto a las personas que han vivido en un régimen comunista y han pasado a la democracia si he tenido experiencias laborales con personas de estos países y suelen funcionar de este modo. Realmente para mí es difícil trabajar con ellos porque no se comunican solo si es necesario (o sea, cuando no están seguros de que sus ejercicios están bien)

Creo que todo esto tiene mucho que ver hasta con el régimen político en el que han vivido. En clase se ha hablado de ciertos arquetipos como Italia=Mafia y no pasó nada…España=Flamenco y no  pasó nada. Cuando el profesor se ríe de Angela Merkel todos (los occidentales porque los otros no todos saben la importancia que tiene)  nos reímos con él. Pero cuando mi super profe dijo que en  China no había libertad los chinos dijeron que eso no era verdad. Y cuando dijo que Putin era un mafioso la rusa lo defendió y dijo que no era un mafioso.

Con todo esto vemos la riqueza cultural en la que vivimos y que en países como España nuestra democracia es insuficiente pero me siento feliz de ser capaz de poder criticar a nuestro gobierno y a nuestra oposición, así como al país en general.

En una de estas vino la anécdota del día. Le pregunté al profe sobre la diferencia entre ss y la ß (que me dijo que se llamaba “eszed”en alemán) y me dijo que la diferencia estaba en el sonido. Vale, perfecto. Lo entendí. Pero lo mejor fue que salió de la clase y volvió con dos libros. Uno era de 1912. En él se veía la antigua caligrafía alemana (tan solo hace 100 años). Escribían con las letras muy pegadas. Así como los españoles antes escribían con letras más alargadas ellos no, ellos aprovechaban más el espacio y algunas letras han cambiado (como en todas las lenguas). El segundo de los libros fue una versión del Corán publicado en alemán, en Frankfurt, en 1902!! Me quedé alucinando…¿había musulmanes entonces en Alemania? Tengo que averiguarlo porque entonces ¿qué sentido tendría? En todo caso supongo que los destinatarios de estos libros serían los que vivían en los Balcanes que también estaban bajo el imperio…creo que van por ahí los tiros.

Realmente hay muchas cosas interesantes en este país. Pero hay que seguir aprendiendo el idioma para tener acceso a ella. Seguimos en ello .

Sigo en una etapa difícil: el período de adaptación

Hallo Leute,

Hoy es otro de esos días en los que el “período de adaptación” me tiene frita. Esto de no tener microondas (parece una tontería) así como otras incomodidades que supone vivir con otra persona cosa a la cual yo no estaba acostumbrada desde hace muchos años hace que haya acabado con un bote de leche condensada en la mano pero sin poder abrirlo (no he encontrado utensilio).

Uff, llevo mal el tema de la comida. Tengo que adaptar demasiado mi dieta a la casa donde vivo. No es fácil poder cocinar como me gustaría, ni siquiera es fácil hacerme la comida el día anterior porque la ausencia de microondas me lo hace todo más difícil.  Se que lo estoy enfocando en una tontería pero como me siento mal por otras cosas esta ha sido la gota que ha llenado el vaso.  El no poder hacerme la leche caliente en un minuto  …Me duele todo el cuerpo de las palizas que me doy cuando cocino ya que como no vivo sola me siento que debo respetar a la otra persona y dejarlo todo limpio…pero me fastidia no tener la misma actuación por la otra parte. Claro, ella pensará que yo estoy en su casa así que me toca apechugar…solo que no estoy en su casa gratis y creo que eso cambia las cosas. Con lo cual no me resulta agradable ver las sartenes sucias varios días cuando yo cocino y lavo (cuando si viviera sola probablemente no lo haría pero ahora mismo no es el caso). Tampoco tengo una almohada, sino una especie de cojín y como tengo una hernia discal en el cuello tendré que comprarla (¡más gastos!) Todo es dinero que sale, sale y sale… y pienso…¿algún día podrá entrar algo?

Hoy me siento tan mal que tengo ganas hasta de dormir la siesta, cosa que no hago a no ser que me duela la cabeza o algo así…encima en este país no se ponen persianas así que imaginaos, con toda la luz durmiendo…

En la recién empezada 3ª semana aquí veo que he adelgazado. He intentado comer poco dulce pero creo que si hubiera comido tampoco hubiera engordado demasiado (de ahí que tenga el bote de leche condensada…total, para nada…) ya que quemo muchas calorías todo el día subiendo y bajando escaleras y moviéndome. Eso me gusta, pero que haya adelgazado porque no puedo comer como a mi me gustaría no. No es tanto que no encuentre los productos (ya solucioné el tema) sino que no me siento cómoda para cocinar .

Esto de vivir con una bio que luego bebe agua con gas que más que gas parece gaseosa (paradójico totalmente) tiene sus cosas como que los bichos aparecen en la cocina alrededor de la basura orgánica. A algunas personas no les importara. A mí no me gusta (para que luego digan que los bichos van al calor…a donde van es a la basura, da igual que haga calor o no).

¿Qué es lo que más me preocupa de todo esto? Pues me preocupa…yo misma. Se bien porqué estoy aquí pero espero no desfallecer. Es duro, mucho, estar sola y no poder comunicarte como te gustaría. Echo de menos el contacto humano…¡no sabéis cuanto! Si, vivo con alguien pero solo para lo malo…no es como en España que cuando se comparte piso al menos se tiene una tele en el salón ( o al menos en mi época era así…). Estoy con mis compañeros en clase pero como somos principiantes ni nos podemos comunicar bien entre todos porque hay personas que ni dominan el inglés…

Todo se hace difícil aquí. Ayer quería comprar un trozo de carne que parecía rellena, como la que hacemos en navidad…pues dije lo que ponía el cartelito ( o eso creía yo) y me llevé una salchicha…

Que tengo más suerte que otras personas…sí. Pero tampoco creáis que esto es fantástico. La vida de alguien que emigra y no sabe el idioma es muy dura. Todos los días tienes tropiezos, te levantas y sigues. Ahora, si vienes con un contrato de trabajo la cosa es distinta aunque si quieres aprender el idioma, como es mi objetivo, si trabajas desde un principio y no sabes nada de alemán, muy complicado aprenderlo. Este idioma necesita una buena base para luego poder seguir adelante.

Hoy hablé con el super profe porque me doy cuenta que tardo como 3-4 horas en hacer los deberes y no se si eso es normal o yo soy muy lenta. Tengo 3 horas de clase por la mañana y luego 3-4 para hacer los deberes con lo cual para repasar lo estudiado en clase no tengo tiempo. Le pregunté si era normal y me dijo que sí, que es el tiempo que lleva, que si los hago en 1 hora entonces es que no he aprendido nada…que  este idioma  necesita tanto estudio como una carrera universitaria. Bueno, me quedé tranquila…

Realmente esta sección de “reflexiones” me ayuda. De hecho cuando empecé el blog tuve muy claro que la necesitaría. Esto es duro pero no sabes cuánto hasta que estás aquí. Y más si estás sola. Recuerdo que en un principio tenía muy claro que quería hacer nuevas amistades y ese es un objetivo…pero no tuve en cuenta en qué idioma iba a hablar. Ahora ya se que ni la cosa más sencilla es fácil cuando eres una principiante del alemán.

Primeras experiencias y anécdotas de una española en Frankfurt

Hallo!

Creo que con este post voy a empezar una categoría llamada “experiencias y anécdotas de una española en Frankfurt o similar”…y creo que puede dar para bastante.

Hoy voy a comentar algo que ayer me sorprendió mucho. En esta casa, mi casera, que a partir de ahora llamaré “G.”, ya que por lo que voy viendo va a dar para mucho a la hora de comentar cosas que me suceden aquí, compra todos los días el Frankfurter Randschau que no es precisamente el Frankfurter Allgemaine, o sea, que es un periódico local.

Bueno, como era domingo había un suplemento especial sobre empleo, al igual que sucede en España. La diferencia es que…¡estaba lleno de anuncios de ofertas de trabajo! No se ni cuantos anuncios conté, pero eran bastantes páginas. He ido a buscarlo para hacer este post pero no lo encontré (G. busca trabajo) pero era increíble que un periódico “de pueblo” (como me dicho algún alemán esto es un pueblo con skyline y no le falta razón) tuviera tantas ofertas de trabajo…al menos para mí. Creo que solo había visto tantas ofertas en El País en los mejores tiempos pero estamos hablando de El País vs. un periódico de una ciudad de 600.000 habitantes.

De los anuncios me sorprendieron varias cosas como por ejemplo que ninguna de las grandes empresas se anunciaba allí (lógico) solo algunos empleos para la universidad. Supongo que las grandes se anuncian online y en todo caso si lo hacen vía papel lo harán en los grandes periódicos de Alemania (Frankfurter Allgemaine, Die Zelt…). También que al menos en los que ví ninguno requería un buen nivel de inglés cuando en todos los anuncios online que he visto sí se precisa, con lo cual entiendo que son compañías locales las que se anuncian allí. Predominaban los anuncios de ingeniería, también buscaban gente de finanzas y contabilidad, secretarias, mecánicos y algo que en España no se busca…trabajadores sociales y pedagogos…¡muchísimos! Casi tantos como ingenieros.

La verdad es que no es de extrañar, aquí el tema de la integración es muy importante y desconociendo totalmente como funciona el tema me da la impresión de que debe haber muchas carencias (por lo que veo todo los días) y el hecho de que busquen tantos trabajadores sociales y pedagogos me lo confirma.

También me sorprendió la gran cantidad de ofertas de trabajo que tenía la iglesia evangélica…muy, muy curioso.

Tengo que comentar que hay un apartado especial para “minijobs”…o sea, que cuando se trata de un trabajo de estas  características lo sabes de antemano, no como en España que normalmente lo último que te dicen es que vas a tener un contrato basura (conozco casos que no saben ni el tipo de contrato que van a tener hasta el día que lo firman)

Por otro lado, aunque cambie de tema (porque el de antes no da para más ya que la sección de empleo desapareció …y mira que me interesaba, había cosas de la Goethe Universität…en fin…están todos los periódicos desde principios de mes menos ese) sigo flipando con mi super profesor de alemán de Tandem Frankfurt (www.tandem-frankfurt.de) …

Él, aunque no sea su cometido, y la mayoría de la gente de la clase no se entere porque quizás tomen muchas cosas como chistes (por su juventud no se dan cuenta de muchas cosas) cuando habla de muchos de los temas que habla cuando nos enseña el idioma (todo en alemán: no se como pero lo entiendo pero de ahí a decir lo que él dice va un mundo) en el fondo nos está enseñando la cultura del país. Hoy mismo dijo algo que me hizo pensar en la escala de valores que él, que creo que es un “alemán típico”, culto, gran lector y amante de la música (ya nos ha dicho hasta cuantos hijos tuvo Bach pero no recuerdo de todos los que eran) de unos 60 años aproximadamente y no creo que veranee en Mallorca aunque si podría hacerlo en La Gomera (como Ángela Merkel aunque todos los días la nombre y se ve que no le gusta) porque se nota que le gusta la naturaleza, puede tener y creo que es algo extensible a lo que consideramos típico alemán…la austeridad.

Nos puso un ejemplo…Supongamos que una cena en un buen restaurante cuesta 40 € y un libro lo mismo…¿qué es más caro? Todos dijimos que el libro…pero …él, (mentalidad alemana absoluta) nos dijo que la cena te duraba un día y lo pasabas bien un rato pero si el libro era bueno te enseñaba y aprendías algo para toda tu vida. Creo que tiene razón. Entonces me  pregunté cuántos libros buenos he leído en mi vida… Como el dijo, el texto que usábamos en clase es un libro bueno, porque con él estamos aprendiendo el idioma y eso vale mucho más que lo que pagamos por él (22 € y aparte las clases), tiene un valor incalculable…En cambio irte a comer siempre a sitios caros, ¿qué te reporta?

Creo que por ahí van los tiros de la austeridad alemana. No he encontrado a un profesor de alemán. He encontrado a un maestro. Ich bin sehr Glücklich!