Reflexiones de una emigrante a Alemania: desde Gran Canaria a Frankfurt

Hallo Leute!

Este post lo escribo desde el avión que me lleva a Frankfurt, aunque lo publicaré en tierra (aún no pertenezco a esa categoría de viajeros que tienen internet a bordo).

Mi vuelo acaba de empezar pero ya tengo algunas cosillas que contar. Salvando las distancias, me he sentido un poco “Pepe” en “Vente a Alemania Pepe”. En este avión no se si irá alguien español aparte de mí, pero creo que no.

Me ha gustado que se haya sido muy puntual en todo (me pregunto de quién es el mérito) pero cuando hay que hacer cola los alemanes, como los españoles, se cuelan. Y para mí que estos son peores (también es cierto que los que lo hicieron fueron los viejecitos y de eso en España sabemos mucho…que parece que porque uno esté jubilado tiene derecho a ponerse el primero en la cola).

En fin, en este avión se ve toda clase de gente: desde los turistas que vienen a Canarias a un precio bajo, a gente joven con un mayor nivel cultural y adquisitivo como la pareja que está a mi lado (ella leyendo la sección de economía de Die Welt y él haciendo lo propio pero leyendo la sección de motor), etcétera. De todo. Eso sí, no se oye ni una voz en el avión. Hay unos cuantos niños pero ninguno llora ni habla alto ni chilla (¡sorprendente!). La gente mayoritariamente lee o hace crucigramas. Vamos, igualito que nosotros…¿Cuántas veces se nos ha sentado alguien al lado en el avión, autobús o barco y nos hemos contado nuestras vidas respectivas? Aquí parece que eso no es tan posible…

Al entrar al avión me ha sorprendido la cantidad de prensa que tienen disponible (ojo, no voy en Lufthansa, sino en Tuifly, una compañía de bajo coste, aunque eso hay que entrecomillarlo por lo que me costó el billete). Tienen revistas de todo tipo: femeninas, del corazón, de información general y el diario Die Welt, uno de los de mayor tirada en Alemania.

Todo es en alemán aunque el piloto ha hablado en un inglés que me ha costado entender (y mira que he hablado con gente en inglés pero este no se…con la azafata, en cambio me he entendido bien)

La verdad es que el silencio es sepulcral…ahora ha salido en la pantalla…Frankfurt am Main 1480 miles. Hace 45 minutos que salimos y son 4,5 horas de viaje así que aún queda.

Para la comida tengo un “bono de comida” me pregunto como será, si tengo que dárselo y me darán la comida o pasarán con el carrito porque aquí todo es “hágalo ud. mismo” .

Justo escribiendo el párrafo anterior y vino la azafata con mi comida. La mía, pero no con la de los demás…sospechoso…Pues nada, a comer, aunque no tenía hambre. Demasiada carne para mi gusto (¿estos alemanes no saben que no es equilibrado poner 2 platos con carne?), queso cramembert, pan, mantequilla, bebida, un postre de coco y otro de cereales, cubiertos de acero. Si no hubieran puesto 1º y 2º con carne hubiese estado perfecto.

Yo comiendo veo que aparecen las azafatas con el carrito y …menús para el resto del avión. Tengo que decir que yo pagué por el mío 13,95 porque no entendí bien la web (el alemán traducido al español muchas veces es ininteligible) y por si las moscas lo compré. El otro menú era mucho más sencillo: una mini ensalada y macarrones. Un bizcocho kinder y bebida.

Me asaltaba la duda…¿el otro menú estaría incluído en el precio del billete? Dudé en si preguntar o no a la chica que esta al lado mío (ahora parecía que estaba estudiando algo de legislación laboral por lo que pude traducir) pero no podía quedarme con la duda. Que al final yo siempre seré española, eso nadie me lo va a quitar ni sería bueno para mí convertirme en quien no soy. Lo peor que podría pasar es que no me contestara.

Le pregunté si hablaba inglés y me dijo que sí . Le pregunté que si había pagado por la comida y me dijo que no, que estaba incluída. Yo le comenté que era mi primera vez que volaba con Tui y que no lo sabía porque la web no era clara y pensaba que no daban la comida. Le di las gracias y no me respondió. Ella pensaría “¿y a mí que me importa”? O le descolocaría que una extraña le preguntara, no lo se. Lo cierto es que en este avión le he dado las gracias a mucha gente: por dejarme pasar, por subirme una maleta (¡sí! ¡Un hombre me ha visto apurada y ha venido a subirme la maleta rápidamente! En España rara vez me han ayudado), por algunas cosas pero solo una persona me ha dicho “Bitte”. No se si me he pasado con el “Danke” o el “Dankeschön” pero el “Bitte/Bitteschön” brilla por su ausencia. Ya veré si es que no se usa tanto como en inglés que la gente responde más…

Tenía el ordenador cerrado pero he tenido que abrirlo. Salir del territorio nacional viendo las costas del País Vasco y Cantabria, tan hermosas, me han producido un sentimiento que no esperaba. Me he acordado mucho de mis amigos Manuel y Patxi y ahora escribiendo esto creo que va a salirme una lagrimita ( la pareja que está a mi lado debe flipar conmigo con las cosas que hago…ellos ni se mueven y yo no paro: ordenador, kindle, uso dos idiomas a la vez, les pregunto y ahora encima estoy a punto de llorar…)

Creo que ha sido ahora cuando he tomado consciencia de que me he ido, y que aunque es una decisión personal, sin necesidad de hacerlo porque como siempre digo tenía trabajo pero simplemente pensé que lo que España ofrecía e iba a ofrecer a medio y largo plazo no es lo que quiero para mi vida…¿no es en el fondo una decisión un poco forzada por los acontecimientos? Si España no se hubiera convertido en lo que es ahora mismo ( y lo peor, sin síntomas de mejora en un muy largo plazo) quizás yo nunca hubiera optado por irme.  No lo se, pero ahora, en este momento en el que sobrevuelo Francia ya me siento extranjera.

Desde que dejamos España el espacio aéreo se volvió gris. Dejamos las costas del norte de España soleadas y pasamos por una Francia llena de nubes. Realmente en todo, hasta en el clima, parece que Europa empieza en los Pirineos

Ahora mismo me siento muy sensible. Estoy contenta, sí, pero me acuerdo de las personas que he dejado en mi país, en España. Me acuerdo de mi madre, de mi hermano, de Bea, su pareja…los tres en el aeropuerto…todos despidiéndose de mí (ya me caen las lágrimas)…Mi madre no paraba de tirarme besos…

Espero un día sentir que Alemania o el país en el que acabe es mi hogar. Voy a trabajar duro para ello, no tengo dudas pero ahora he sentido que un pedazo de mí se siente triste por dejar España…tan imperfecta, tan inmoral muchas veces, tan injusta, tan falta de libertades reales, pero…también hay gente que creemos que no todos somos iguales, que otra España podría ser posible pero optamos. Unos lo intentan desde la política, desde asociaciones, desde otros foros. Otras personas, como es mi caso, preferimos labrarnos una vida en otro lugar, tener  oportunidades de hacer ciertas cosas que en España no tenemos. Con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo también podemos demostrar que no todos los españoles somos fiesteros, vagos y demás (el estereotipo, ya se sabe) y eso también fortalece al país. Lo lamentable es que tengamos que hacerlo fuera pero no importa. Vivamos donde vivamos, somos españoles. Y así nos comportemos y demos una imagen de gente seria y profesional será la imagen que en otros países se tenga de nosotros. Pero claro, si emigramos, y empezamos a estafar y demás (ya conozco casos) entonces daremos la razón a todos aquellos que dicen que tenemos lo que nos merecemos. Personalmente creo que algo de “tenemos lo que nos merecemos” hay (no voy a entrar en política) pero las cosas se pueden cambiar. Y para ello, lo principal es que cada uno de nosotros, ya sea en España o en el extranjero ponga algo de su parte para que la imagen y la marca “España” vuelva a tener el esplendor (falso) que una vez tuvo…pero esta vez real.

Anuncios

10 comentarios en “Reflexiones de una emigrante a Alemania: desde Gran Canaria a Frankfurt

  1. Que razón tienes 🙂 voto por lo que dices, por dejar en buen lugar a nuestro país. Los que nos vamos solemos ser gente preparada, trabajadora y valiente. Si emigramos es porque sabemos el significado de ” sacrificio por conseguir lo que uno quiere”, y eso me hace pensar que vamos a dejar en buen lugar a España. Como ya lo han hecho tantísimos españoles que han emigrado ya, al menos que yo sepa los científicos llevan emigrando ya muchos años a Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Alemania. Son muy reconocidos los científicos españoles en el extranjero así que por algo será. Tengamos fe en que esta tanda de nuevos emigrantes hagamos lo mismo que los que nos han precedido. Los españoles somos trabajadores innatos, no nos regalan nada.

  2. jajajaja! Que bueno, tu comiendo y todos mirando, me gustaría haberlo visto 😀

    Pues sí que te ha dado la melancolía, vamos, casi me haces llorar a mí y sólo por leerlo… así que entiendo cómo te habrás sentido. Pero es normal. Todos los que nos hemos ido alguna vez hemos sentido esa sensación rara.

    Gracias por acordarte de mi, aunque afortunadamente no pasaste por encima de cielo asturiano, porque aquí son tan bobos que les tiran piedras a los aviones creyendo que les van a dar 😛 Son así de incultos los asturianos, así les va.

    Un fuerte abrazo Pat

    (no empieces a probar alemanes a lo bruto, que se te van a empachar 😀 )

  3. Por cierto…ya han pasado tres días y aquí la gente no da mucho las gracias, no es como en el Reino Unido o Suiza, que es lo que más conozco….De hecho recuerdo perfectamente el cambio que fue pasar de la zona francesa suiza a la alemana. Del “gracias” hasta la extenuación a casi darte codazos…No, no son muy refinados aquí…pero…si es gente de pasta esos si que lo son. Se nota la diferencia de clase muchísimo.

  4. Me ha encantado el post. Se me han escapado las lágrimas acordándome de cómo se me partía el corazón la semana pasada mientras dejaba atrás mi amado país tan indigno ahora…tal vez tendría que haberme quedado luchando, pero ya lo intenté y nadie me escuchaba. Necesitaba esta oportunidad y como tú dices, hacer lo posible por mejorar las cosas desde fuera. Para un día volver y sentirnos orgullosos.

  5. A mis años, y ya van 47…, y casi se me caen las lágrimas de la emoción al leerte. Yo también quiero creer que otra España es posible. Tus palabras son de una gran emotividad, muy cautivadoras; yo vivo solo, tengo trabajo, pero no hay día que no sueñe con una sociedad más justa, más solidaria. Mi mayor anhelo siempre había sido que mis padres se encontrasen orgullosos de mí, con que fuesen la mitad de lo orgulloso que estoy yo de tenerlos a ellos, ya me conformaría. La crisis ha cambiado mi perspectiva de la vida. Y al deseo de hacer felices a mis padres, se suma el ferviente deseo de dar un paso al frente y hacer todo cuanto esté en mis manos, para luchar contra la decadencia que reina por doquier. Crisis, y cuando digo crisis, no me refiero solo a la crisis económica, sino a la crisis moral, que es más perversa y peligrosa. De la crisis económica saldremos, pero de la crisis moral…, lo veo complicado. Perdona si divago demasiado, o no tengo un hilo argumental muy lógico, yo también estoy escribiendo con emoción. A veces tengo ganas de dejarlo todo y pillar el primer avión que encuentre…, aunque mi destino siempre había soñado que sería Canadá. Me apasiona la naturaleza, y Canadá siempre he considerado que era como el Paraíso en la Tierra. Bueno, no me enrollo más. Admiro tu determinación, tu valentía y espero que se cumplan tus sueños.

    • Muchas gracias por tus palabras…no sabes lo que significa sentir que hay más personas como yo. Yo tenía trabajo pero…¿qué futuro me esperaba en un país en decadencia moral y política total? No tenía compromisos más que con el banco así que lo decidí. Realmente no se que pasará pero me gustaría poder hacer una vida en un sitio donde haya al menos más democracia de verdad, más libertad. Alemania tiene muchas cosas buenas pero también tiene cosas malas, al igual que cualquier otro sitio. El mundo occidental está revuelto…y nadie sabe que va a pasar con nosotros.Al final tenemos que vivir el día a día. No quiero ser pesimista en esto pero yo a España la doy por perdida…no hay solo que leer nuestra historia,para eso sirve. ¿Cuál ha sido la historia de España? La historia siempre se repite. Lo cierto es que la historia de Alemania tampoco es que me haga mucha gracia y aquí veo que también se puede repetir…ellos mueren de éxito…Y se siente…aquí todo es alemán….He viajado por Europa pero nunca me he sentido en un país tan “fuera de Europa” como en Alemania. Todo es diferente aquí. Es interesante por un lado, sí, se aprende y creces como persona pero si antes me preguntaba como Alemania tenía tanto poder en Europa, ahora me lo pregunto más…La respuesta es simplemente económica, no hay más. Pero esto es Alemania. Und Punkt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s