Mi primera semana en Frankfurt

Hallo Leute!

Hoy se cumple mi primera semana en Frankfurt y mientras oigo las campanas que llaman a misa (aquí son muy religiosos aunque hay de todo, claro…realmente lo que quiero decir es que los religiosos son más practicantes) os cuento un resumen de todo lo que he vivido porque ha sido un manantial de emociones.

Si tuviera que decir de 1 a 10 como ha sido la semana pondría un 8. ¿Por qué no más de un 8? Pues porque vivo en una continua lucha interna…”tengo que aprender rápido”, “sabes que no es posible aprender en dos meses”.

Cuando más contenta me siento es cuando voy a algún sitio y tengo que preguntar algo, lo hago lo entiendo y me entienden. Cuando más frustrada me siento es cuando estoy con mi casera, me dice algo y no la entiendo…entonces me lo dice en inglés y luego le pido que me lo repita en alemán (la verdad, menuda paciencia debe tener conmigo). Cuando yo quiero decir algo en alemán, lo intento. Si está bien, ok, si falla la pronunciación me corrige, si tengo el diccionario cerca busco lo que no se, si no se decirlo lo digo en inglés y ella me lo traduce. O sea, vivir conmigo es un curro, reconozco que tiene mérito.

En cuanto a la ciudad es un crisol de culturas (multikulti) como dicen por aquí. A veces no se ni que idioma habla el que está a mi lado. Hay muchos contrastes. Desde gente con muchísimo dinero hasta gente paupérrima. Alemania tiene un programa de integración para los extranjeros y no se qué resultado tendrá pero os pondré un ejemplo de lo que he vivido esta semana.

En el programa de integración de extranjeros están incluídas clases de alemán a un precio simbólico. Están obligados los extracomunitarios y los comunitarios si las piden pueden obtenerlas también (no se de nadie que se lo hayan denegado). Pues bien, a veces las academias de idiomas tienen acuerdos con el gobierno para acoger en sus clases a algunas de estas personas y resultó que en mi clase hay un chico de este programa.

¿Cómo me enteré de esto? Pues empecé a mosquearme porque cuando nos preguntaron que de donde éramos él dijo que era de aquí, pero no dijo que fuera alemán. O sea, que ha nacido aquí pero no se considera alemán, sino hindú. Tendrá unos veintipocos…Se nota que entiende pero no habla alemán. Según me comentó mi casera los hindúes son los que menos se integran, son muy cerrados y siguen hablando su lengua. Eso me chocó porque en Canarias, donde hay una gran colonia hindú es cierto que siguen con sus costumbres, les gusta casarse entre ellos y demás pero si hablan perfectamente la lengua. En fin, que me quedé de piedra.

Algo que me ha llamado  la atención es que Frankfurt es “poco” alemana. Ya me lo habían dicho, pero lo he comprobado. Por ejemplo, donde vivo, es una zona típica alemana. Nadie cruza el paso de peatones si está en rojo, no hay un papel en el suelo, etc. Todo es como imaginaba…pero yendo a la zona comercial se acaba mi idea de Alemania y hay zonas que me parecen hasta desagradables. Es más, es la única zona donde he visto policía , colillas tiradas en el suelo y la gente cruzando por donde quiere.

Me ha llamado mucho la atención como la ciudad se transforma el fin de semana. Todo cobra vida y es muy alegre. También es cierto que hace bastante calor. Me pregunto qué pasará cuando llegue el invierno.

Ayer fui a Primark en busca de toallas ya que aquí solo me han dado una de baño y otra para el lavabo. Por cierto, los precios son los mismos que en España, con lo cual relativamente hablando Alemania es más barata. Bueno, nunca había visto tanta gente de culturas diferentes  junta. Era alucinante. Íbamos en el metro todos al mismo sitio. Yo pensaba que me iba a encontrar solo el Primark ya que era bastante lejos y me encuentro con un super centro comercial. Al principio pensé…¿cómo puede ser esto al aire libre? Pero luego me fijé bien y me di cuenta que era todo de cristal, como muchísimos edificios aquí, para que entre la luz.

Realmente estaba harta de ver tiendas, comida, dulces, de todo…yo solo quería ir a Primark y no lo encontraba. Después de preguntar llegué. Pero lo peor fue la salida ya que no estaba bien señalizado. Estuve a punto de entrar en pánico porque realmente me pareció laberíntico…

Creo que en una semana he hecho y descubierto bastante…ahora voy a ver si veo algo más de la ciudad porque realmente no he tenido mucho tiempo libre

Gracias por leerme

Patricia

Anuncios

3 comentarios en “Mi primera semana en Frankfurt

  1. Ya veo que tu primera semana ha sido vibrante y veo que la lectura en líneas generales ha sido positiva, con respecto al idioma no desesperes, vas muy bien para llevar tan solo una semana residiendo en el pais, animo y sigue contándonos tu aventura

  2. sí, cuando iba d epqueño del pueblo al centro comercial me ocurría lo mismo que tu, no sabía salir. Una idea es que sigas a gente que lleve bolsas que ya han comprado, que suelen irse a las salidas 😀

    Ya te imagino con el diccionario todo el día XD Tómatelo con calma, nadie aprende un idioma en dos semanas, y si te fuerzas a ello te acabas agotando psicológicamente y luego te cuesta más. Tiene que entrar de manera natural, y en cuanto menos te des cuenta lo acabarás hablando. Vete leyendo los carteles de las calles, eso ayuda 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s