Primera (y corta) reflexión desde Köln

Hallo Leute

Escribo ya desde Köln. Es una ciudad muy diferente a Frankfurt. Ni peor ni mejor, sino diferente.

Realmente aún no puedo dar una opinión muy clara sobre si prefiero esta ciudad o la otra. Con tan poco tiempo en una tampoco pude hacer un diagnóstico muy objetivo, solo que al principio fue un shock lo que veía. Aquí noto que hay muchísima más clase media, que todo es más “normal” y que la gente es más abierta, te sonríen algunos…se nota la diferencia. Pero también se que este no es el final del camino, no se cuanto tiempo estaré aquí ya que con los inconvenientes que he tenido en el tiempo que llevo en Alemania creo que he de irme tomando esto desde otro punto de vista.

Por ahora estoy instalada, sigo yendo a clase y noto que voy aprendiendo más, ahora ya tengo tele y la veo (u oigo) todos los días y voy entendiendo. A veces esto de ver-oir la tele es un verdadero suplicio porque vamos, ¡qué aburridos son a veces! Y lo digo yo, que no soy una persona de estas que llevan la alegría donde quiera que van pero es que la tele más que animarte te deprime. Creo que es el tono, no se, todo demasiado “formal”. Está bien la tele de calidad pero hay veces el tono es tan plano…Siempre puedes ver otros canales, claro, donde hay reallities pero prefiero por ahora oir buenas pronunciaciones para hacer oído.

Tengo que volver a la carga con el tema del tándem, a ver si lo consigo aquí. Creo que tendré más suerte.

Me noto que vuelvo a estar en un estado como cuando llegué a Frankfurt…pero claro, ahora domino más las cosas. A veces veo todo muy bien pero otras veces me da la impresión que todo es un gasto de dinero y no veo la rentabilidad por ningún sitio. Además poco a poco vas echando de menos cosas…y te das cuenta que aunque en España hay muchas cosas que no te gustan y ojalá cambiaran, tú también perteneces y siempre seguirás perteneciendo al país. Una ya tiene una edad en la que ciertas cosas son inamovibles, ciertos valores, ciertas creencias. Como mucho puedes ser consciente de las mismas pero no cambiarlas.

Ahora estoy en Köln y a veces me pregunto…¿y después? Se que hay que vivir el presente pero para vivir  tan al día yo no puedo. A veces me siento como que estoy en un camino que no se a donde llega. Se porqué estoy aquí y que pretendo pero no se  como se hace. Lo único que tengo claro es que hay que aprender alemán…pero conforme van pasando los días vas viendo que quizás hay otras opciones. Europa en este momento es un hervidero y Alemania también tiene sus problemas pero simplemente ellos no los están contando…o por lo menos no lo están contando fuera de Alemania.

La verdad es que estoy un poco cansada de “empezar”. Es un desgaste continuo. Esta vez no esperó demasiado…quizás me noteis un poco baja de ánimos. Es así como me siento. No es desmotivada sino cansada y un poco decepcionada porque siempre hay un “pero” para todo. Es lo que tiene irte a otro país sin trabajo. Y que se podrá decir lo que quiera pero fuera de tu país, a no ser que seas millonario, eres un extranjero. Y eso, siempre lleva una connotación negativa.

Lo único que no me preocupa es que se que todo lo que estoy pasando es normal…periodo de adaptación multiplicado por dos…pero mientras no se pasa nada bien. Solo hay que aguantar, que no es poco.

La próxima semana tendré que dedicarme a la burocracia…vamos a ver. Llega el lío de la residencia. Ya os contaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s