Dos días en Berlín que saben a poco

Hallo!

He estado un par de días en Berlín y me ha parecido una ciudad increíble. Una ciudad que no te puede dejar sin ningún tipo de sentimientos al respecto.

Ha sido tan intenso que hasta no llegar a mi casa no he podido reflexionar y sentir cosas que en su momento, in situ me dejaron con la piel de gallina.

Creo que la ciudad no sería la ciudad que es sin la historia que hay detrás de ella…pero también por esa historia la ciudad ha sufrido ,se ha desgarrado e intenta salir adelante. Supongo que nosotros sentimos tanto lo sucedido porque es parte de nuestra historia…pero imagino que con el paso del tiempo, al igual que ha sucedido con otras grandes tragedias en la historia de la humanidad no se recordará tan a flor de piel como lo hacemos ahora. Quizás la existencia de mucha filmografía y documentación haga que sea más difícil su olvido.

Me he encontrado con una ciudad en obras, que se está construyendo, con la unión de muchos edificios históricos, junto a otros muchos más modernos, pero en general creo que reina la armonía, no me pareció un ambiente exagerado o incómodo.

Creo que el siglo XX y XXI se unen de la forma más armónica posible sin dejar atrás el recuerdo. Encogen el alma todos los recuerdos a los que se dejaron la vida por encontrar la libertad al otro lado del muro, un muro construído como consecuencia de la existencia de los dos modelos socioeconómicos del S.XX, capitalismo y comunismo.

23 años han pasado desde aquel 9 de noviembre de 1989 en el que cayera el muro pero se respira un aire que dice que no todo acabó allí.

Hoy tengo muchos sentimientos encontrados. ¿Hasta dónde podemos llegar? Recordemos como empezó todo esto. Con Hitler ganando unas elecciones con un discurso populista fruto de una gran crisis económica.

Si vienes a Alemania no puedes irte sin ver Berlín. Berlín no es, en la actualidad, una ciudad típicamente alemana (ninguna de las capitales europeas lo es) pero no se entienden muchas cosas de Alemania sin Berlín.

Me ha sabido a poco. Volveré a Berlín. Seguro.

Köln: una decisión equivocada

Hola a todos,

Últimamente no escribo mucho porque no tengo nada bueno que contar. Estoy intentando irme de Colonia lo más pronto posible pero no se si podré lograrlo (confío en que sí). Lo más complicado es, como siempre, el alojamiento. Es difícil y más cuando buscas a distancia así que creo que voy a tener que marcharme a algún sitio de manera provisional hasta que encuentre algo.

La verdad es que yo venía ilusionada pero no se que pasó pero desde el primer momento todo fueron inconvenientes como por ejemplo que no había conexión a internet, no había sábanas,  y así un montón de cosas de las que “tenían que ser” y no eran. Son tonterías si fueran esas cosas solas pero una a una se fueron acumulando creando en mi un malestar que en este tiempo no he podido gestionar ya que cualquier cosa que he intentado hacer ha tenido muchos impedimentos…me parece que las cosas no están claras o yo no las entiendo…o a mitad de camino entre una ciudad y otra perdí parte de mis neuronas.

Creo que realmente la ciudad y yo no hemos encajado porque desde el principio todo han sido problemas, cosas mal hechas, me he sentido estafada, las cosas no han sido como se habían dicho, ni siquiera tengo unas condiciones óptimas para estudiar por casi 500 € que pago por el apartamento y encima la academia o al menos el método que usan los profesores que tengo no encaja conmigo ya que es muy desordenado y me parece todo caótico.

Lo único bueno de esta etapa es que tengo una pareja de tandem y con ella hablo alemán. Además, he empezado a soñar en alemán e incluso a hablarme a mí misma en dicho idioma.

También gracias a esta persona, que acude a mi academia a aprender español he podido constatar que cosas que yo veía no eran imaginaciones mías ni era yo la que lo veía todo negro…no. He metido la pata, la academia no es todo lo seria que debiera y no soy la única a la que le han pasado cosas.

No voy a dar datos aquí porque lo que me faltaba es que me denunciaran pero a veces, por mucho que intentemos hacer las cosas bien metemos la pata hasta el fondo, como he hecho yo.  Quizás no debí oir tanto a todos los que me decían “es imposible encontrar alojamiento” e intentarlo más en Frankfurt. Pero también es cierto que esto me ha servido para ver que hay a menos de 200 kms de Frankfurt otra Alemania con algunas cosas que no me gustan y prefiero Frankfurt aunque esta ciudad tenga más vida y la gente sonría más. De todos modos Alemania es grande y no tiene porqué ser Frankfurt la definitiva pero esta ciudad no me gusta para vivir. Y es una pena, porque tiene sus cosas buenas pero desde que llegué aquí  todo han sido problemas, uno tras otro…Sí, en Frankfurt también, pero era una recién llegada. Los problemas aquí han tomado otro cariz y se llaman “poca seriedad”  o que esta ciudad es demasiado “lolailo” para mi gusto.

Cada día aquí se me hace difícil pero solo el hecho de poder practicar más alemán hablado le da sentido. Del resto cuando me vaya se que ni me acordaré. Pero por ahora está siendo una prueba complicada. Es duro no sentirse a gusto donde vives, donde estudias, en tu casa y saber que no te puedes ir hasta por lo menos un mes más. Menos mal que no pagué todo…pero por ahora tengo que seguir aquí y asumir las consecuencias de una decisión equivocada. Pero como dice el tango “no hay mal que cien años dure”.

Ser emigrante para mí es…

Hola a todos,

Después de una jornada dura de papeleo y muchas frustraciones escribo este post con lo que para mí implica ser emigrante.Da igual que hayas llegado en patera o en primera clase en un avión, que seas analfabeto o tengas un doctorado. Todos somos personas y como tales creo que sentimos bastante parecido. De todos modos no creo que cambie mucho de lo que se pueda leer en otros sitios pero es lo que estoy viviendo yo. Anteriormente mucho de lo que yo puedo sentir ahora lo había leído pero hasta que no lo sientes tú no le das significado:

Para mí, ser emigrante implica:

  • mucha incertidumbre
  •  lágrimas
  • frustración
  • saber donde empieza tu camino pero no donde termina
  • a veces sientes que todo va muy rápido y no puedes parar de sentir cosas y necesitas unas “vacaciones de emigrante”
  • asumir que las cosas durante un tiempo no corto serán complicadas y tendrás bastantes piedras en el camino
  • darse cuenta que empiezas de cero…para lo bueno y lo malo
  • alegría cuando consigues algún logro por muy pequeño que este sea, como por ejemplo pensar en el idioma extranjero o soñar en ese idioma
  • entender mucho más a las personas que intentan lo que sean con tal de tener un mundo mejor
  • una lucha diaria
  • inestabilidad a todos los niveles…a veces un domicilio te puede durar solo unos días
  • no poder hacer planes a más de unos días vista
  • necesidad de buscar apoyos pero normalmente estos apoyos solo los encuentras en personas que están pasando o han pasado lo mismo que tú y no lo han olvidado
  • dejar muchas cosas y personas atrás
  • que tu instinto de supervivencia se agudice
  • conocer historias y personas que de otra manera nunca hubieras conocido
  • si regresaras a tu país de origen ya no serías el mismo
  • tener mucho deseo de querer estar en el país de acogida y por ello tolerar situaciones que en otros momentos no tolerarías
  • querer que tu vida pueda tomar un rumbo diferente en el que solo tú seas quien tome las riendas
  • sentirse incomprendido
  • no sentirse ya unido al país del que provienes pero tampoco pertenecer al nuevo país
  • satisfacción personal cuando ves que vas progresando en el idioma de tu país
  • satisfacción personal cuando empiezas a entender el país donde estás
  • satisfacción personal cuando sabes a donde vas pero sin olvidar de donde vienes
  • satisfacción personal cuando sabes que aún pasándolo mal quieres seguir donde estás porque sabes que merece la pena y te sientes feliz de poder estar ahí

Algún sentido empiezo a encontrarle a esta etapa…

Hallo Leute

Hoy he decidido tomarme el día para mí…porque voy a aprovechar que no tengo obligaciones a intentar ver más la ciudad a ver si poco a poco me va entrando, aunque sea forzadamente para estar lo más cómodamente posible el tiempo que esté aquí.

Así que he estado por uno de los barrios más típicos de la ciudad…me gustó aunque habrá que ir el día que ponen el Wochenmarkt, que es lo que le dará vida. Ahí me dí cuenta de algunos detalles que hace que prefiera una ciudad a la otra, aparte de que a veces simplemente sientes que no te ubicas.

Entonces pensé que a lo mejor es eso lo que he venido a aprender aquí. Antes pensaba que buscaría trabajo por toda Alemania, me daba igual la zona pero con esta experiencia me he dado cuenta que no es solo el trabajo sino que después del mismo esté contenta con el entorno en el cual vivo. Siempre me he sentido a gusto viviendo en los sitios que he trabajado pero nunca me había planteado que no pudiera pasarme. Siendo así tengo que tenerlo en cuenta. Si este sitio no me gusta pues habrá que excluirlo de posibles sitios en principio a no ser que me vea muy mal y no quede más remedio…

Con la salida de hoy, tranquilamente, he podido averiguar algunas de las cosas que hacen que me sienta más incómoda en Köln que en Frankfurt y que solo la amabilidad de la gente no sea suficiente para mí como para que la balanza varíe.

Es curioso pero siempre me han gustado las ciudades grandes, cuanto más mejor. Köln es mayor que Frankfurt y tiene más aire de ciudad pero esta vez no se cumple…Bueno, tampoco se cumple con mi tierra…Soy de Las Palmas de Gran Canaria, una ciudad mayor que Santa Cruz de Tenerife pero siempre me sentí más cómoda viviendo en esta segunda y es de esta ciudad de la que guardo los mejores recuerdos de mi vida.

Soy un poco “rara” en esto de las ciudades…a “todo el mundo” le gusta París…pues a mí no. Pero en ese caso creo que fue la compañía la que distorsionó la imagen y le daría una segunda oportunidad a ver si me gusta.

Así que decidida a por lo menos no sufrir el tiempo que pase aquí me di una vuelta, me volví a perder (en esta ciudad siempre me pierdo) y vi algunas cosas que me gustaron.

Al final ves que cada país es un mundo y si en España nada tiene que ver Andalucía con el País Vasco, aquí nada tiene que ver Frankfurt con Köln aunque estén solo a 185 kms.

Lo ideal sería no tener prisas ni problemas de cariz económico para poder realmente valorar qué es lo que conviene más pero desgraciadamente no es así. A veces las cosas no son como esperamos y podemos hacer dos cosas, aceptarlas o no. Creo que está en mi mano la decisión. Desde fuera decimos “Alemania” pero no nos damos cuenta que cada Land tiene sus peculiaridades al igual que en España las Comunidades Autónomas.

Creo que la imagen que tengo de esta ciudad es algo así como una ciudad decadente …esa es la sensación que me da. Creo que por eso no me veo en ella. Eso es lo que percibo y las percepciones son únicas, de cada una de las personas, con lo cual nadie puede decirte si está bien o está mal. Tampoco la conozco, es cierto pero ese es el “aroma” que percibo. No veo tantas desigualdades sociales, pero está claro que las hay solo que los hábitos de los monjes de aquí no se notan a la legua lo que cuestan.

En fin, que por ahora toca vivir el día a día que eso es lo único que hay.

Köln…solo una ciudad más en mi vida…

Hola a todos,

Llevo unos días sin ganas ni de escribir en el blog porque esta experiencia de Colonia no está siendo demasiado gratificante. Lo estoy intentando, intento ver algunas cosas buenas pero no se que pasa, que cosa que hago, cosa que nunca sale bien a la primera.

Por lo que he leído y me han dicho otras personas el primer año es el peor. Conozco a personas que me han dicho que cuando llegaron a Alemania no les gustaba nada el país y ahora les gusta. En cambio yo venía muy abierta y las cosas empezaron bien pero ahora parece que se van torciendo aunque no me voy a quedar sentada, tomaré decisiones y punto, pero de aquí a que pueda realmente hacer lo que quiero voy a tener que aguantar un poco.

Voy a resumir un poco los obstáculos que me voy encontrando porque creo que son cosas que nos van pasando más tarde o más temprano a los que llegamos y se pasa realmente mal porque hay que tragar aunque hay veces que personalmente no puedo y tengo que quejarme porque que sea inmigrante no quiere decir que tenga que soportarlo todo. Una tiene derechos, estoy legalmente en este país y eso sirve para algo, aunque a muchos parece importarles un pepino y con la crisis de los países de Europa del sur hay otros que se están beneficiando. Como empresas, las entiendo, pero legalmente, claro. Otra cosa es que se hagan las mismas prácticas que en España,  y luego se diga que en España somos unos chorizos pero en Alemania son todos muy serios…no, no y no…en España hay muchos chorizos desgraciadamente pero en Alemania también los hay, solo que unos tenemos la fama y otros el provecho.

El principal problema con el que me he encontrado son las condiciones del alojamiento. Me dijeron una cosa y resultó ser otra. Ahora mismo estoy escribiendo desde la cama, donde duermo veo la tele y tendría que estudiar, pero me iré a una biblioteca. Porque resulta que vivo en un sitio para estudiantes pero la barra que tengo para estudiar y comer es un poco incómoda para estudiar por los taburetes que tienen.

Puede que yo sea exigente, pero por lo que pago, sabiendo que esto es un sitio de estudiantes es lo mínimo.  Después hay varias cosas que funcionan mal, etc.  Pero claro, yo no tengo un contrato de alquiler al uso, por no tener ni tengo contrato así que poco puedo reclamar. Tampoco me funciona internet así que finalmente tuve que proporcionármelo por mi cuenta. Todo esto suma más dinero. Pueden parecer quejas y quejas pero una no está sobrada de dinero y menos cuando te dicen tienes “esto, esto y esto” y después tienes que buscarte la vida porque nadie hace nada.

Con lo contenta que estaba yo antes con el hecho de que me parecía que en Alemania los jefes asumían responsabilidades pues ya he visto que hay de todo, como en botica…

Al menos esto me está sirviendo para ver dos ciudades, que era lo que quería, comparar y ver lo que ambas me ofrecen. Quizás vea una tercera, quien sabe, y podré seguir viendo. Pero ahora mismo no tengo ganas de experimentar más y me gustaría poder volver a la “estabilidad” de Frankfurt que aunque tuve problemas controlaba las cosas. Aquí tengo muchas más incomodidades y problemas pero no controlo nada y estoy deseando poder hacer algo para que cambie mi situación. En eso estoy

Ya tengo muy claro que cada Land es un mundo (como cada Comunidad Autónoma en España aunque creo que quizás un poco más) y creo que a la hora de venir a Alemania hay que saber qué buscas…y después si puedes tener alguna idea de cómo son cada unas de las zonas mucho mejor.

Yo tenía (y tengo) muy claro lo que quería pero cometí un error. De todos modos, algo bueno sacaré seguro. Ya he visto que aquí la gente sí es muy distinta y es agradable no solo ver caras serias pero…si el precio que tengo que pagar es la picaresca yo personalmente no lo pago, no me compensa ni es lo que vine buscando a Alemania.

También es cierto que cuando tu posición es la de emigrante estás muy limitada. Cuando tienes trabajo ya eres una persona “normal” y claro, con una nómina y demás puedes elegir pero sin ella no.

¡Quién nos iba a decir hace 5 años que nos veríamos así! Esto es duro, muy duro. He pasado cosas duras por mi vida pero siempre he tenido apoyos. Ahora los tengo, pero en la distancia. Aquí conoces a gente, sí, pero por mi edad también es cierto que ya no haces amistades tan fuertes ni te abres tanto a contar tu vida a la gente . Y eso también mina un poco la moral. Echo de menos tener alguien cerca que me conozca, que sepa mi historia para que cuando hablo sepa de qué estoy hablando y todo no se reduzca a decir que me quejo demasiado y demás. Que me quejo, sí, lo se.  Pero yo no soy de esas personas que tienen que decir que todo está bien solo porque los demás no quieren oir que uno está mal.

Vivimos en una sociedad donde el malestar, el sufrimiento del que está al lado nos molesta…no nos gusta oir que esa persona que vemos o que vive tan cerca nuestro está mal. Nos produce rechazo y no nos gusta porque a veces nos hace sentir mal a nosotros mismos. En cambio si nos gusta oir que todo está bien, podemos seguir con nuestra vida normalmente…

Así que yo digo que no, que no estoy bien aquí, que estoy  incómoda y frustrada, que hasta cuando fui a comprarme mi tarjeta de internet me dieron una que estaba mal y tuve que volver…que en cada cosa que intento hacer todo son pegas…que las cosas no son como se dijeron y me tengo que aguantar porque no tengo otra cosa ni soy rica…Y todo es así.

Recuerdo que yo estaba muy contenta por venir pero todo se torció desde el mismo día que me vine, que amaneció nevando y no me cabían las cosas en la maleta..En momentos como estos te preguntas qué haces aquí …pero bueno, al menos yo no me pregunto que hago en Alemania sino simplemente me pregunto qué hago en Colonia.