Comenzando de nuevo: entre Frankfurt y Berlín

Hallo Leute,

voy en el tren de regreso a Frankfurt desde Berlin, a donde fui a buscar piso.

Estos días, desde que me ofrecieron el trabajo han sido muy estresantes. Aún no he podido parar a pensar detenidamente, he tenido demasiadas cosas que hacer y aún me queda.

Tal es así que se me han olvidado cosas importantes. No soy una persona despistada pero que yo salga a la calle sin llevar llaves, que me vaya de viaje sin una tarjeta o algo así no es frecuente en mí. Me ha pasado un par de veces en estos días y  me preocupa pero supongo que no doy para más.

Me dieron 20 días para empezar a trabajar. Parece suficiente pero para una persona sola que tiene que buscar piso en otra ciudad tan complicada en este sentido como Berlin, no es tanto.

No es solo buscar piso, sino viajar (que supone dinero) hacer la mudanza (más dinero) poder dejar tu antiguo piso en condiciones (PERDER DINERO porque no da tiempo a avisar en el período que figura en el contrato), hacer papeleo antes de empezar a trabajar (nuevo Anmeldung y tarjeta de impuestos).Son muchas cosas y poco tiempo.

Afortunadamente tengo a gente que me ayudará con el hecho en si de la mudanza, eso ya es un alivio pero cuando pienso en lo que me queda…

Al menos ya tengo piso. ¿Cómo? Pues como todo lo que quieras tener rápido porque no tienes tiempo de buscar y menos en una ciudad donde hay tanta demanda. He cogido un Wohnung auf Zeit que es lo que diríamos en España un apartamento por un período determinado, en mi caso 3 meses aunque puedo aumentarlo. Lo bueno es que tiene de todo, no tengo que preocuparme por nada. Además, lo he buscado cerca del trabajo. Desventaja: el precio. Así tendré tiempo de buscar otra cosa más barata teniendo en cuenta que aquí la mayoría de los pisos que se alquilan no tienen nada .

Me siento aún un poco bloqueada en lo que emociones se refiere. Tengo muchos sentimientos entremezclados.

Por un lado, estoy muy contenta por el trabajo. Es un buen trabajo, en una buena empresa y con buenas condiciones. Al firmar el contrato hemos estado una hora hablando del mismo, explicando cada papel que firmaba, cualquier política de la empresa que firmara debía ser entendida y me daban el tiempo correspondiente para que lo leyera. Esto me ha gustado. Firmas, pero firmas sabiendo lo que firmas. Realmente siempre debería ser así pero ya sabemos como lo hacemos en España. También es cierto que entre las multinacionales en España hay algunas que funcionan como estoy diciendo pero no todas. Además, tengo que decir que la empresa es multinacional pero como ayer hablamos, por muy americana que sea está en Alemania y está adaptada en muchas cosas a Alemania.

Por otro lado, estoy a la expectativa en lo que a esta nueva etapa me depara. No tengo ni idea de lo que me voy a encontrar. Por ahora solo se donde está mi casa y mi trabajo. Supongo que lo interesante es eso, no saber qué va a venir pero este año ha sido siempre así, nunca he sabido lo que iba a pasar al día siguiente porque una sola llamada podía cambiarlo todo.

Así que me gustaría tener un poco de estabilidad. Necesito tener mis rutinas porque la vida de estudiar alemán y enviar CVs  ha sido dura y he sentido el desgaste emocional.

Aunque no he tenido tiempo, como dije anteriormente de pensar con tranquilidad en todo lo que ha sucedido en la última semana, solo puedo decir que por muy feas que empezaban a ponerse las cosas solo sabia que quería seguir aquí  y que iba a hacer todo lo posible.

Ahora recuerdo cuando decidí venir a Alemania…un día, estando en la oficina, barajando opciones de a qué país emigrar me llegó una documentación de una de las contabilidades. Era de la oficina de Frankfurt y era todo tan claro, tan fácilmente entendible que empecé a barajar la opción. La idea fue tomando cuerpo porque tenía un compañero que había trabajado aquí y me dijo que era una buena idea. Empecé a investigar y me pareció un buen destino aunque el idioma era el problema. Pero claro, pensando en multinacionales y mi amigo que me dijo eso “ tú no te preocupes que en un año dominas alemán” ( el aprendió porque su mujer es alemana, estaba con alemanes , habla con todo el mundo, etc.). Así que mi “yo  aventurero” esta vez se salió con la suya. Estuve un año preparándolo todo, (aunque lo poco que estudié de alemán aquí quedó en nada ), concluyendo temas pendientes, etcétera y después vine.

Al llegar he encontrado más o menos lo que esperaba (aunque creo que hay cosas que quizás ya no me parecen tan extrañas pero al principio si me chocaron…si leeis al principio del blog os daréis cuenta) excepto la tremenda desigualdad social que hay  y ahora digo que no puedo quejarme, que soy muy afortunada al haber conseguido un trabajo en finanzas en una ciudad como Berlín con un buen sueldo y una buena empresa.

Vine a Frankfurt pensando que sería el mejor sitio por mis estudios y experiencia y resultó que ninguna empresa nunca me llamó para entrevistarme. Consultoras sí pero ninguna empresa. Se supone que Berlín es un sitio complicado para encontrar trabajo, pero allí estaba mi sitio. A veces estas cosas pasan. Me gusta Berlín pero me siento Frankfurterin. Le tengo cariño a la ciudad, me ha tratado bien y me da pena en cierto modo irme porque no he podido aprovechar toda la riqueza que tiene sobre todo porque estaba tan en mi mundo que no tenía ánimo para otras cosas o porque no podía permitirme ir a ciertos sitios. Siempre puedo volver, está claro, e ir y visitar los sitios que han quedado pendientes, sobre todo algunos pueblos de alrededor. Frankfurt es para mí, mi Geburtsort en Alemania. La echaré de menos sobre todo porque es muy cómoda, todo funciona muy bien y porque el clima es bueno en comparación con Berlín, que hace mucho más frío. Es una gran ciudad pero en pequeña. También echaré de menos a algunas personas pero espero seguir en contacto con ellas.

Tengo que agradecer a mis padres todo lo que han hecho por mí, por la educación que me dieron, porque siempre me dieron todo y más. A mi hermano por estar ahí y apoyarme, a mis amigos por apoyarme (y soportarme) en los momentos más duros de mi vida que ha habido unos cuantos. Gracias a mi “hermana mayor” porque para mí es un ejemplo a seguir.

Pese a esta mezcla de emociones, unos cuantos problemas por resolver si alguien me preguntara si soy feliz diría que sí, en este momento soy feliz.

 

P.D. Si mi compañero de trabajo me dice que se tarda más de un año en aprender alemán supongo que no hubiera venido

Anuncios