Un vestido para una boda. Dedicado a Carlos y Bea

Vestidos-de-madrina

Hallo Leute,

ayer me llevé una gran sorpresa…parece una tontería pero al tiempo de estar aquí, la ropa que antes te parecía una verdadera horterada empieza a no parecértela tanto. ¿Eso qué implica? ¡Que te estás integrando!

Al ser canaria he visto alemanes a mi alrededor desde que tengo uso de razón. Las ropas que usaban ellas siempre me parecieron demasiado extravagantes (mucho color mal combinado, demasiada bisutería, etc.). También es cierto que viviendo aquí te das cuenta que no todo el mundo viste así y que esto solo refleja el estrato medio-bajo de la sociedad porque las mujeres de un poder adquisitivo medio-alto visten de otra manera. Además, la globalización ha ayudado mucho y se nota que se han „modernizado“ aunque lo que vende ZARA, por ejemplo,aquí no es exactamente igual a lo que vende en España.

En verano se casa mi hermano y necesitaba encontrar un vestido para su boda. No me da tiempo a comprarlo en España así que tenía que encontrarlo aquí. Realmente no sabía donde buscar porque no quería un vestido que no pudiera usarlo nunca más y me costara un pastón.

Me dijeron que en Peek &Cloppenburg podría encontrar. Me pareció una broma porque en este sitio solo se venden marcas y todo es carísimo. De todos modos fui ya que por ver no pasa nada y cual sería mi sorpresa al ver que sí, que tenían una sección de „vestidos de cocktail“ como ponía el letrero aunque alguno de boda vi y los precios eran asequibles.

Creo que en mi vida había visto tanta variedad junta. Había para todos los gustos. Largos, cortos, más formales, menos…Y ahí fue cuando empecé a darme cuenta que cosas que antes pensaba que nunca me las pondría ahora no me parecía tan disparatado llevarlas.

De hecho veía a otras chicas comprándose vestidos que se que en España diríamos que eran horrorosos pero no me parecían tanto. Era curioso. Por un lado sabía que mi lado español decía „es horroroso“ pero para estar en Alemania no lo era. Es algo así como „ para un acto en Alemania me lo pondría pero para una boda en España me mirarían como un bicho raro“.

Fue muy divertido y recordé cuando una conocida fue a casarse y le impidió a su futura cuñada comprarse el vestido en su país porque consideraba que en su país iban muy „recargadas“. Esta conocida quería controlar tanto su boda que vistió y peinó a la futura cuñada a su antojo…mientras la pobre cuñada se pasó toda la boda incómoda. Entonces pensé que solo llevo un año y medio aquí y aún se como se me ve „bien“ en España y como no, pero si con tan poco tiempo ya veo cosas alemanas como „bonitas“ cuando antes me resultaban „impensables“ quizás en unos años yo también aparezca en España con uno de esos modelos „impensables“. Y no será malo sino que simplemente uno se va amoldando al país y si todos los días ves un estilo en la calle (aunque en Berlin hay de todo) te terminas adaptando.

Así que por ahora no llevaré ningún estampado escandaloso a la boda de mi hermano ni iré de „princesita“…pero como tarden en tener hijos no puedo asegurar que al bautizo no vaya un poco horterilla.

Con cariño para Carlos y Bea,
Berlin 24 .04. 2014.

¿Integración en Alemania?

alemania-integracion

Hallo Leute,

hace poco he empezado un curso de algo relacionado con mi profesión pero en alemán, claro. En el curso hay gente de muchos sitios del mundo siendo yo la única europea occidental (los europeos que hay son orientales y el resto de oriente medio o Asia).

En este curso estoy descubriendo muchas cosas sobre como se integra o mejor dicho desde mi punto de vista, como no se integra la gente a no ser que tengan a alguien que les ayude mucho y como se enseña en por lo menos Berlin (no me atrevo a decir Alemania porque no se si en otros „Länder“ usarán los mismos métodos).

Voy a empezar por lo más sencillo. La parte de la enseñanza. Realmente en una parte de este curso no estoy aprendiendo mucho porque ya lo sabía pero el reto es aprenderlo en alemán, usar el vocabulario técnico alemán, etc. Me ha sorprendido la forma tan clara que tienen de explicar ciertos conceptos que en España tardé mucho en entender y solo los entendí con el tiempo. Aquí como son „cuadriculados“ te dicen esto es así, así, así y así. No se van por las ramas. Si ellos tienen previsto enseñarte 3 fases aunque en la realidad haya 4, la 4ª no existe. Quizás yo se que hay una 4ª por mis estudios y le digo al profesor ¿ y la 4ª? Me dice „solo hay tres“. Y de ahí no sale ni a palos.

Pero no todo es bonito en este tema. Cuando hacemos un examen dicen en alto los errores de cada uno y a veces con algún comentario nada alentador. Esto según me han comentado lo hacen también en los colegios con los niños. A mi de niña no me hubiera gustado, lo habría pasado mal. En este momento me lo tomé diferente, fue un elemento motivador porque tuve errores tontos y saber que hacen esto me motiva para en el próximo hacer lo posible para no equivocarme. Entiendo que esa es la filosofía pero no es para mi lo ideal. Eso sí, después de esto entiendo que sean tan competitivos y que cualquier error les ponga de mal humor.

0,,6120090_4,00

Pasamos ahora al tema de como es estar en clase con gente tan diversa. Realmente puedes tomártelo de dos maneras…o pasártelo bien o estar amargada todo el día porque „nada es como debe ser“. Al principio, la segunda semana, sentía que todo era un caos, que cada uno hacía lo que quería y que los profesores iban un poco a lo suyo. Ahora lo veo como un sitio donde cada día pasa algo nuevo, me divierto y me lo paso bien a la vez que aprendo todo tipo de cosas simplemente que me ha sorprendido que cada uno más o menos hace o deshace a su antojo y nadie dice nada (entradas y salidas a clase, móviles sonando, momentos en los que la clase se convierte en un „gallinero“, etc. )

Se supone que la gente que hace curso como este ha hecho antes cursos que se llaman de „integración“, sobre todo si son extra comunitarios ya que para ellos son obligatorios. Yo no los he hecho y me pregunto que enseñarán en integración. De todos modos sea lo que sea lo que enseñen, da igual. Puedes aprender mucho de integración pero hay una sensación o al menos yo la tengo de si te quieres integrar, si quieres ser „uno más“ en la sociedad alemana sin destacar demasiado (cuando tienes la suerte de tener unas características físicas que no delatan que seguro eres extranjera y solo cuando hablas ya es seguro que lo eres) tienes que ser tú quien se adapte totalmente a ellos. Hasta ahí bien, es lo lógico. Pero yo pensaba que realmente hay una ayuda y veo que no, que por lo que estoy viendo no la hay. En muchos sitios leí que los alemanes te agradecen que hables en su idioma…No se, será en pueblos y demás porque por donde yo he ido pasando cuando hablo mal o me ponen mala cara o me hablan en inglés. O quizás era antes. Ahora son “el imperio”…

Dice esta foto que “la formación es la llave de la integración”…yo añado…si te dejan. Digo esto porque veo muchas cosas que pasan cada día. Tenemos las típicas conversaciones en las que se reflejan las diferentes formas de ver ciertas cosas entre oriente y occidente y si queremos que las personas de integren en Alemania no creo que la mejor manera sea que después de 10 años como llevan algunos sigan escudándose en el ” yo lo hago así porque en mi país es así” cuando son cosas que nos afectan a todos. Supongo que por eso nunca se integran y no se donde está la clave pero a mi me da la impresión que a Alemania le importa un bledo que se integren o no. En cambio cuando yo he tenido algún problema cultural he gritado, llorado y pataleado. Lo he considerado muchas veces injusto pero si quiero ser una más de aquí tengo que aceptar ciertas cosas. Si no, puedo pasarme toda la vida frustrada y diciendo “en mi país…” Y nadie me va a ayudar porque aquí nadie te ayuda.

Hay ONGs que ayudan, sí, pero la ayuda normalmente queda en trámites burocráticos (que ya es mucho) y en ayudar a personas a insertarse en el mercado laboral. Todo esto es muy importante pero ¿integrarse en la sociedad alemana? Es muy difícil. Yo vine con esa predisposición y mientras más tiempo pasa más complicado lo veo y eso que nuestra cultura no es tan diferente como puede ser la de un hindú pero es suficientemente distinta.

No, no todos los inmigrantes somos iguales. Hasta ahora los españoles no estamos mal vistos. Esperemos que la cosa no cambie. Los „más deseados“ ahora mismo son los coreanos y los chinos, por su nivel económico. Los más „repudiados“, como siempre, los árabes. En cuanto a los turcos aún no he entendido bien la relación de amor-odio que se tienen. Los alemanes se mueren por un kehbab,por visitar el país y por comprar en sus tiendas porque son más baratas pero no los tratan como iguales cuando muchos de ellos han nacido aquí. También es cierto que muchos de ellos siguen viviendo como turcos…así que volvemos a lo mismo ¿cómo se integra uno en este país?

Supongo que ayuda mucho tener pareja alemana. Este país, o mejor dicho la emigración a este país ha roto muchas de mis líneas rojas en cuanto a que ahora entiendo cosas que la gente hace y antes no. Es más fácil si vienes a estudiar…haces amigos. Pero cuando vienes de mayor, yo solo conozco mujeres extranjeras. Las pocas alemanas que he conocido han sido en Frankfurt o en el trabajo. En Frankfurt tuve la oportunidad de conocer cosas de Alemania pero aquí no he conocido a ninguna más que por temas profesionales.

Ahora puedo entender porqué alguien puede venir a un país y antes de hacer nada su primer objetivo es tener una pareja del país. Te abre muchas puertas. Que yo no lo haya hecho porque soy como soy es diferente pero ahora comprendo a quienes lo hacen.

No se si lograré integrarme en la sociedad alemana. Me gustaría pero tengo la sensación que quedándome en Berlín es imposible. El tiempo lo dirá.

Los “volver a empezar”

1209330071_f
Hallo Leute,

una de las cosas que peor llevo de la emigración son los “volver a empezar”. Cuando uno sale de España no es consciente de que el viaje realmente no ha hecho más que empezar y normalmente le quedan unas cuantas casas por las que pasar y varias ciudades en las que vivir.

Yo ya llevo tres ciudades y no se si me quedará alguna otra. Por un lado mi parte aventurera no deshecha una nueva aventura pero por otro tengo necesidad de asentarme en algún sitio por algunos años.

Algo que me ha costado aquí ha sido conocer gente. Al principio porque no quería hablar mucho en español y más tarde por razones más personales. Al final conoces, aunque menos alemanes de los que esperaba a no ser que tengas pareja alemana o algún vínculo fuerte con alguien alemán. No es tan fácil conocer alemanes fuera del trabajo.

Esas personas que conoces, sean 1, 2, 3 o 20, poco a poco se van convirtiendo en las personas que realmente te entienden. No porque tus amigos en tu país no quieran entenderte sino porque si no han vivido la experiencia que tú vives y en el momento vital que lo estás haciendo tú no es posible que se pongan en tu lugar por mucho que quieran. Lo del momento vital creo que es importante porque no es lo mismo venir con 25 que con casi 40. Con 25 me hubiera comido el mundo…ahora las cosas no son tan fáciles. Tienes más experiencias a tus espaldas y a veces arriesgas menos.Piensas más algunas cosas y tienes más cuidado. También tiene su lado bueno, aguantas más si quieres conseguir algo, al menos en mi caso. Creo que con 25 hubieses pasado un año de fiesta y hubiese vuelto a España.

Hay momentos en la emigración que surge la posibilidad de mudarte otra vez. Al principio cuando llevas un par de meses es sencillo. No tienes ningún arraigo, aún no has vivido ciertas experiencias, todo es novedoso,etc. Así que nada, te compras un billete de tren y ya está. Poco a poco va pasando el tiempo vas teniendo experiencias, trabajo, conociendo gente, etcétera. Y ahí cuando empiezan en cierto sentido los “problemas”.

A veces te aparece una oportunidad laboral en otra ciudad. El trabajo parece que merece la pena. En principio ningún problema pero…quizás tienes dos amigos, de esos con los que puedes hablar porque viven son inmigrantes como tú. Cuando tienes un día malo hablas con ellos y te entienden. Eso no se paga con nada. Pero claro, cada uno tiene que hacer su vida y al final tienes que decidir. Eso se me hace duro. Tomar este tipo de decisiones. Al principio todo era fácil y ahora cuando ya he visto la crudeza de la emigración, cuando veo que solo las personas que son emigrantes y con una cultura como la mía o parecida (españoles o latinos) me entienden, valoro mucho más tener a gente con la que pueda hablar cerca.

Aquí la movilidad es muchísima, tanto entre extranjeros como entre nativos…hasta que los nativos se casan, claro. Luego las mujeres suelen sacrificar bastante su vida profesional. Los extranjeros muchas veces necesitan los dos sueldos para vivir o si no se complementan con ayudas del estado. Así que no es raro que a todos nos toque cambiar de ciudad como mínimo una vez.

Nunca me di cuenta de mis necesidades de comunicación hasta estos últimos meses aquí. Siempre he sido una persona tranquila. De hecho no me ha importado viajar sola por ejemplo. En cambio ahora me cuesta muchísimo hacerlo porque he estado tanto tiempo sola que me gusta el contacto humano.

Ahora mismo me relaciono bastante con gente del este, de oriente medio, Turquía e India. A excepción de la gente del este que ha estudiado fuera de su país, a la gente del este los encuentro muy cerrados y solo se relacionan entre ellos. Ni intentan acercarse a nosotros, como si no existiéramos. El resto somos más comunicativos, expresamos más, hablamos, sonreímos…la verdad es que una echa de menos ese calor humano algunas veces. Este contacto me hace la vida más sencilla aquí, necesito cada día hablar con alguien, al final todos somos extranjeros y nos sentimos parecidos.

Respecto a tus amigos en España si, siguen siendo tus amigos y siempre van a serlo. Quien sabe si un día volveré. Pero en este momento de mi vida es difícil que comprendan como me siento. Se que lo intentan pero yo tampoco los entendería si ellos fueran los emigrantes. Es algo así como si no lo vives no lo entiendes. Desde fuera pensamos que las cosas son de una manera. Si, quizás todos podemos imaginar ciertas cosas pero nunca puedes imaginar un sentimiento.

Aunque si me dieran a elegir no elegiría Berlin como el mejor sitio de Alemania para vivir espero no tener que moverme. Es tan duro…simplemente el hecho de empezar a conocer gente es lo que menos me gusta porque no es fácil. Además hay mucha gente que va y viene. No todo el mundo se queda en Alemania. Recuerdo cuando me decían “si puedes estar en tu país, quédate en él”. Ahora lo entiendo.