Ir al gimnasio en Alemania

fitness01-BM-Wirtschaft-Dortmund

Hallo Leute,

hace menos de un mes que empecé a ir al „Fitness Studio“ (como llaman aquí al gimnasio) y ya he hecho a alguna „Trainer“ perder los nervios (cosas del idioma y de la poca paciencia de ellas).

Para empezar decir que voy a un gimnasio femenino. En España nunca lo había hecho porque hay pocos y a un precio bastante alto pero aquí me animé porque además de que hay muchos más y no se nota tanto en el precio pasa otra cosa: el gimnasio está muy cerca de mi casa. Vivo en un barrio donde hay muchos musulmanes de los que cada vez que ven una mujer no paran de mirarla incluso teniendo a la suya al lado. Entonces pensé…“si esto es con ropa, ¿cómo será con poca ropa?“ Así que me decidí a inscribirme en el femenino.

Yo con mis mallas favoritas

Yo con mis mallas favoritas

El gimnasio tiene una atmósfera que te invita a quedarte allí mucho tiempo. Muy de „chicas“. Huele muy bien, los vestuarios son fantásticos, no está lleno como normalmente sucedía en España y te tratan bien…pero…yo no se que les pasa a estas chicas que no las entiendo. Ahora cuando empiezo a entender a todo el mundo a ellas no las entiendo. Son chicas jóvenes, no se si será por eso pero a las recepcionistas y a las entrenadoras no las entiendo. En fin, cosas del alemán, a veces entiendes y otras no. A una gente la entiendes y a otra no.

Todos los días me intentan vender algo, a lo que yo digo que no. Al menos eso entiendo pero lo mejor ha sido cuando tenía la cita para que me mostraran el circuito que debo hacer conforme a lo que quiero y no nos entendimos porque la que me tocó ese día no hablaba inglés (siempre es la segunda opción) y encima empezó a perder la paciencia (cosa normal en ellos cuando ven que la gente no entiende). A veces me da la impresión que los alemanes no escuchan porque cuando tienen una respuesta puedes preguntarle lo que sea que te responden igual y a veces por eso la comunicación es complicada porque parece que tienen una lista de opciones en la cabeza y ya está. Si lo que tú les preguntas no está en lo esperado te contestan cualquier cosa.

En Alemania en general me da la impresión que a todos sitios hay que ir „aprendido“. Allí nadie pregunta nada, como en los trabajos. Yo le pregunté a una entrenadora que como se las calorías que como (porque me dijeron cuantas debía comer) y su excelente respuesta fue „bájate una App“. ¡Toda una profesional! A estas alturas del partido ya ni me enfado, bastantes cosas me pasan cada día como para enfadarme por una cosa como esa porque cada día confirma más el hecho de que vivo en el país de „hágaselo usted mismo“.

Una de las razones por la que los gimnasios femeninos tienen tanto éxito aquí es porque muchas musulmanas van porque (no se si por ellas mismas o por sus parejas) no quieren ir a gimnasios mixtos. Al final igual que yo, pero ellas no se si por respeto a sus parejas, porque se lo prohiben o porqué exactamente y yo porque estoy cansada de que que miren con cara de “te voy a comerrrrr” cada vez que paso delante de ellos cuando están sentados. A veces me da la impresión que vivo en Turquía más que en Alemania. Es más, si dejaran a alguien en algunas calles de Berlin quitándoles los símbolos alemanes más de uno pensaría que no está en Alemania.

Los gimnasios también ofrecen (bueno más bien te obligan) a contratar el prevention Kurs. Ese es otro negocio que tienen hecho con las Krankenkasse. Aún no lo he hecho pero del importe que pagas por él, cuando lo hagas la KK te devuelve la mayor parte. Se supone que es un curso para enseñarte las posturas que son buenas, malas, etc.

Me sorprende también ver como muchas mujeres en el gimnasio siguen tapándose la cabeza. Otras no…y es increíble ver la transformación de la persona que llega al gimnasio a la persona que está en el gimnasio. Nadie diría que esa persona cuando sale solamente se dejará ver la cara mientras que cuando está dentro podemos ver que tiene brazos, piernas, pelo, etc.

Una cosa que me gusta bastante es que aquí la gente es „normal“. Hay mucha gente que tiene muchos kilos de más, o que se nota que necesita hacer ejercicio, etcétera. En España cuando he ido a un gimnasio era deprimente ver aquellos cuerpos que se pasaban el día allí y llegabas tú y no podías ni con tu alma en ninguna clase y las otras subían y bajaban el step como si hubieran nacido con él pegado. Aquí no, aquí la gente es normal, va al gimnasio una hora o dos y ya está.

La verdad es que está siendo toda una experiencia esto del „Fitness Studio“. En mi vida había tenido unas clases tan cañeras en el sentido de que casi no se para entre un ejercicio y otro pero bueno las estoy aguantando así que tan mal no deben estar haciéndolo.

Me sorprende mucho el silencio que reina siempre cuando en España hay un murmullo constante. En las clases hay música pero no es muy alta y las salas están insonorizadas…eso si lo que más me sorprendió fue que al final se aplaudie, como en España. No me lo podía creer.

Hace poco leí que para integrarte en un país es bueno hacer cosas que la gente del país hace, hacerlas con ellos aunque cada uno vaya a lo suyo, como en este caso, porque ayuda a sentirte uno más y no diferente. Creo que es cierto. En esos momentos, excepto cuando me tengo que comunicar con las que no entiendo, el resto del tiempo me siento parte de una comunidad. Ahí dentro soy una más, no soy ni más ni menos que nadie. Soy una cliente más y me siento más integrada en el país porque veo que mi vida al menos en esos momentos no se diferencia de las cosas que para alguien de aquí es “normal”. Eso ayuda, y mucho.

Anuncios

10 comentarios en “Ir al gimnasio en Alemania

  1. Haces muy bien muchacha. Y creo que es cierto eso de que hay que hacer cosas que hacen los alemanes (en este caso) para sentirse integrado. Me apunté al Fitness Studio antes que al curso de alemán. Ánimo!

      • Pues te admiro por que decidiste venirte tu sola , yo tengo a mi esposo y si a veces aun con la ayuda de él me siento en otro planeta o he metido la pata .No soy tan valiente como tu. Un abrazo desde Hamburg

        • Gracias. Yo antes pensaba que venir sola era una ventaja porque nada me ataba pero me equivoqué. Es muy duro y yo a veces lo paso muy mal. He recibido muchos comentarios diciéndome que me quejo mucho y cosas así pero el hecho es que la mayor parte del tiempo he estado sola y realmente sigo sola. Fue mi decisión pero no sabia que era tan duro

  2. Hola
    Me encanta leer tu blog, me parece estupendo que cuentes un poco de tu experiencia día a día en Alemania, .
    Soy de Lima, Perú, mi nombre es Roxana Escalante, estoy muy interesada en viajar a Berlin, quisiera saber la oferta laboral en las ciudades de Alemania.
    Po favor, tu facebook o correo para escribirte.
    Bye!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s