Un pequeño balance de mi estancia en Alemania…¡cómo he cambiado!

AtardecerMujer-1024x322

Hallo Leute,

Estos días he estado releyendo el blog. Hace 1 año y casi nueve meses que llegué y no reconozco a la persona que el 2 de septiembre de 2012 cogió un avión rumbo a Frankfurt.

Hace unas semanas le dije a alguien que quería volver a ser la misma persona que llegó. Me refería a la misma persona ilusionada y que aunque sabía que no iba a ser fácil pensaba que al final conseguiría sus objetivos. ¡Qué ingenua cuando dije eso! Es imposible. Nunca más seré la misma. Puedo tener ilusiones y luchar por mis objetivos, por supuesto…pero ser la misma, nunca.

Me he leído y no me he reconocido. No he venido a Alemania con 20 años sino casi con el doble y al leerme me daba la impresión que esa que escribía era alguien mucho más joven que la persona que soy ahora.

No se si he madurado o realmente ya me he dado cuenta de lo que significa la emigración. Creo que nada de lo que me suceda de aquí en adelante me podrá sorprender más que las cosas que hasta ahora he vivido. O si, nunca se sabe, pero creo que lo peor ya lo he vivido al menos en cuanto a lo que es la emigración en si (ir, venir, el no saber el idioma, la búsqueda de trabajo, la burocracia, las cosas básicas que se necesitan en el país, las búsquedas de piso, como funcionan aquí ciertas cosas básicas, etc.)

Me sorprende muchísimo leerme. No me reconozco en absoluto y veo a la persona que llegó aquí como alguien totalmente inocente. Preparé mucho el viaje, tanto como se podía desde fuera. Leí, me documenté. Sabía de la dureza de estar aquí pero una nunca es consciente de lo que la dureza significa hasta que la vive. Para unas personas la dureza es simplemente estar fuera de su país, para otros echar de menos un modo de vida, para otros estar lejos de sus seres queridos. Pensaba que estas cosas no las llevaría mal y realmente ha sido así al 95%

Mi forma de ser y el porqué vine a Alemania me ayudó en el primer año pero yo no soy diferente a nadie y después ha venido la etapa más dura para mi. En esta etapa no he escrito mucho porque no me ha apetecido mostrarme tanto. Mi vida se convirtió en un lío que no sabía resolver donde el período de adaptación de la emigración me daba por todos lados.

Durante estos meses ha sido difícil estar conmigo, ser mi amigo o ser mi familia. Nadie me entendía por mucho que lo intentaran porque solo quien ha vivido lo que yo estaba viviendo puede comprenderlo. Alguna „amiga“ se quedó por el camino porque decía que hacía lo imposible para entenderme y no lo conseguía y yo le dije que buscara en internet „etapas de la emigración“ si quería entenderme. Realmente ahora mismo me da pena que esto haya sucedido pero en ese momento no me dolió porque bastante tenía con todos mis problemas del día a día. Otra decepción más y en el fondo no me sorprende pero me entristece, claro que si. Pero otra gente sigue estando ahí y les agradezco su paciencia en algunos casos infinita.

Creo que una de las cosas más duras es darte cuenta que hay cosas que quieras o no quieras si quieres seguir en el país tendrás que aceptar que debes hacer ciertas cosas que nunca harías en tu país. Uno piensa que moverse dentro de la UE es casi como moverse dentro de España pero con otro idioma y no lo es. La UE te da la facilidad de buscar trabajo en otro país sin necesidad de permiso de residencia o visado pero los derechos que tienes distan de los de los nacionales del país.

A pesar de todo no puedo decir que me haya ido mal en Alemania pero este, como ya imaginaba, no es un país para venir pensando en quedarse un par de años. Creo que requiere demasiado esfuerzo para irse después de un tiempo. Dicen que hay mucha gente que siempre quiere irse y nunca se va. Ahora lo entiendo. Luchas tanto por cualquier cosa que cuando surge la duda entre irte o quedarte hay una parte de tí que dice „¿con lo que he luchado me voy a dar por vencida ahora?“ Supongo que la respuesta a la pregunta depende de las circunstancias personales de cada uno pero uno se lo curra mucho aquí para dejarlo todo.

Alemania me ha enseñado en un año y nueve meses muchísimo. Cosas que nunca llegué a aprender en España aquí no ha quedado más remedio. Lo más importante: he aprendido a callar, al menos fuera de mi casa. A callar en el trabajo, en la calle, en un curso, o sea, todo lo que sea „vida pública“. Nunca lo logré en España pero creo que aquí no hay otra opción. También se me ha caído un mito. En Alemania también se miente, se estafa y se intentan aprovechar de aquellos que parecen más débiles como los extranjeros y esto lo hacen todos, sin diferenciar alemanes o extranjeros. Pensaba que había más honradez que en España. La diferencia es que aquí los personajes públicos, políticos y demás tienen vergüenza y si los pillan en algo dimiten pero el resto…el resto es igual. Todo se compra y se vende.

Por último voy a terminar con el tema del alemán. Eso que me ha preocupado tanto siempre. He ido a diversas academias, he tenido profesores particulares, he hecho cursos de alemán enfocados al trabajo y al final he llegado a la conclusión que lo mejor que he hecho fue al principio, relacionarme con españoles lo estricatamente necesario y hacer las gestiones sencillas por mi misma (Anmeldung, Krankenkasse, Finanzamt). Las clases de alemán es importante recibirlas en alemán aunque al principio no te enteres de nada. Durante un tiempo tuve clases de alemán en español y parecía que era mejor pero luego me he dado cuenta que de poco me ha servido. Para resolver dudas son perfectas pero no para aprender el idioma. Cuando más he aprendido es cuando he hecho un curso especializado donde al principio no entendía nada porque los profesores hablaban a su manera. Era muy frustrante pero a los dos meses vi mis progresos y eso ya no se olvida. Es el verdadero aprendizaje.

Anuncios

19 comentarios en “Un pequeño balance de mi estancia en Alemania…¡cómo he cambiado!

  1. Muy buen artículo, bonito y sentido…
    Ya nunca serás igual y pero estoy seguro que el cambio no ha sido para peor por muy duro que haya sido… Es como volver a nacer, pero en este caso es más duro porque vas con tus ideas preconcebidas y tienes memoria de lo distinto que era todo antes….
    Un abrazo.

  2. Soy mayor que tú y una enamorada de Baviera, de Munich, vaya. He viajado un montón de veces allí , conozco la ciudad mejor que la mía y tengo buenos amigos. Me arrepiento de no haber dado el paso en un momento determinado de mi vida y haberme quedado a vivir allí. Creo que, y solo creo prque todo es muy fácil cuando estás de vacaciones, que me hubiera adapatado perfectamente. Me encanta leer tu blog, un blog de superación personal. Me gustaría, pero, que escribieras más a menduo.
    Besos,
    MOntse

    • Gracias por lo de “un blog de superación personal”. En los últimos meses he tenido muchos problemas aquí y se me ha hecho difícil escribir porque esto es una exposición de mi vida. Es fácil y agradecido cuando la gente te anima pero no siempre es así. Hay otra mucha gente que te dice lo contrario como que te pasas el día quejándote, que así no vas a llegar a ningún lado, etc. Lo creas o no parece que hay gente que disfruta con esas cosas y no he estado por la labor de sentirme peor aún porque duele. Encima que lo pasas mal, que escribes para desahogarte, que vengan desconocidos a decirte que si te quejas o lo que sea. O que te pregunten asuntos de tu vida privada que no tienes porqué justificar. Esa es la razón por la cual he escrito menos, porque por un lado no tenía ánimos y tampoco quería más líos. Son etapas.

  3. Sé que no va a gustarte lo que te voy a decir pero habrías vivido el comienzo de tu climaterio en cualquier parte. Y el climaterio es devastador. Eso es lo que nunca regresará. Y por lo que se cambia. Aunque la perspectiva se recupera. Algo más adelante.

      • No, no, el climetario no es la menopausia. La menopausia sólo es la última regla… como la menarquia es la primera. Yo tengo 46 y menstruo normalmente pero en el climaterio entré a los 38, era deportista y puedo decirte que nunca me habría imaginado la crisis que se me venía encima… sólo que percibía que algo estaba cambiando en mí. Es igual que cuando eres púber y esperas por la menstruación… yo estuve cosa de tres años… en esa etapa… y la pubertad también es una especie de liminalidad… un umbral en el que te estableces durante un tiempo y donde tu sistema hormonal comienza con sus fluctuaciones… Mi madre y mi abuela tuvieron la menopausia a los 52 y no eran madre e hija. Espero habértelo aclarado ahora.

  4. Que nadie te quite el derecho al pataleo, a quejarte, a protestar, a soltar lo que te duele, a explotar…Muchos no saben que diciendo lo que te resulta duro, consigues que eso no se enquiste, consigues que se vaya diluyendo y de alguna forma ordenas tus pensamientos y tus problemas. A mí me encanta tu blog, porque siento que es muy personal y eres muy valiente haciéndolo. Es como si nos sentáramos juntas en un bonito café, tomando un caffé latte con aroma de caramelo y me contases qué te pasa por la cabecita. No te conozco y sin embargo sí siento que te entiendo.
    Todos los que nos vamos y deseamos volver en algún momento, te entendemos. Y la dureza de que cada pasito andado se quedaría en nada si nos vamos ya. En mi caso lo que he luchado me ha parecido muy duro, pero ha valido la pena, como supongo que también es tu caso.
    El blog es tuyo, no cambies nada! Un abrazo.

  5. Espero que logres el objetivo de encontrar trabajo y pareja de forma estable. Algo realmente muy difícil teniendo en cuenta las circunstancias.
    ¡Ánimo y fuerza!

  6. 40 años, soltera, sin hijos, sin amigos en la vida diaria, y sin trabajo en un país extranjero en el que hablan otro idioma. Es increíble Patricia cómo luchas por salir adelante. Muchos tendrían que aprender de ti.

    • Gracias…no es que no tenga amigos pero se reducen a muy pero muy pocos y ya se sabe cada uno tiene su vida. Fuera necesitas mucho más de la gente que en tu propio país.

      Si, lucho por salir adelante pero hay momentos que no se si merece la pena o esto es realmente una aventura quijotesca. Mientras esto me valga la pena seguiré pero no pienso “morir en el intento”. Me estoy desgastando mucho, incluso físicamente.

      Hay otra gente que lo está pasando mal, mucha. La diferencia es que yo lo digo, lo escribo y luego me critican, me llaman “quejica”. Otra gente no lo dice y cuenta que su vida aquí es genial y se inventan una vida. A mi en un momento también me fue bien pero la vida de emigrante es inestable, cuesta tiempo estabilizarte y con eso tampoco se cuenta antes de venir.

      El idioma afortunadamente ya no es tanto problema como al principio pero a la hora de encontrar trabajo por supuesto es un handicap

  7. ¡Hola! Me he animado a responder porque me he identificado un poco. Yo he estado un breve tiempo allí, en otra región, y ahora tengo que volver porque ya se sabe. Oportunidades laborales en España =0. Como bien se dice, solo el que lo experimenta, sabe lo que és. También hay personas que tienen una gran capacidad de empatía y otras que no. Yo tengo a mi esposa y mi mascota. Creo que es lo único que tengo en esta vida y me aferro a ellos todo lo que puedo. No me da verguenza decir que en mi viaje de tres días en coche hasta Alemania se me escapaba mas de una lágrima de solo pensar en mi esposa. Pero es cierto que en estos tiempos de crisis es cuando se ve realmente a las personas que te quieren. Yo personalmente, lo que peor he llevado y nunca comprenderé, ya no me sorprende tanto, es la indiferencia de las personas de tu consanguinidad. Lo pasas mal aquí desempleado, te vas fuera y nadie se inmuta ni es capaz de preguntarte ¿cómo estas? ¿cómo lo llevas? Es cuando me he dado cuenta de la crueldad e hipocresía que hay dentro de las familias y esto demuestra nada más la condición de egoista de los mas allegados. Cuando dices que hay personas que te critican o te llaman quejica, evidentemente es alguien que no ha vivido lo que tú,y por supuesto tiene tolerancia cero a la empatía.Tu historia principal me ha parecido dura y, solo puedo decirte que ¡ánimos! Solo nos queda el poder de hacernos fuertes y autoanimarnos. Yo tengo a mi esposa que me anima desde lejos, pero que sepas que desde otra parte de Alemania, tendrás a otra persona u otro español con el que puedes contar de forma oral cuando lo necesites. Allí me encontré españoles con una calidad humana inconmesurable. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s