Volver a empezar…noch einmal!

Hallo Leute,

estar un año fuera de Alemania no es demasiado tiempo…o sí, depende para qué.

Empecemos por lo básico: el idioma. Supongo que por haber aprendido el idioma aquí, lo tengo interiorizado de alguna manera y noto que no he perdido demasiado para estar un año casi sin usarlo. Sigo entendiendo  como antes pero si he perdido algo de fluidez o algunas palabras. Normal. No es lo mismo estar aquí que estar en España y en estas cosas se nota. De todos modos se que en cuanto empiece a trabajar lo recuperaré. Además, tengo que volver a ir a clases. A veces aburre pero creo que es necesario. Lo que si he notado con mucha fuerza es el acento berlinés. En general hablan de una manera más nasal que otros alemanes y si encima hablan “berliner” cuesta entenderlos. Pero bueno, prueba superada!

El gusto en la ropa. Por supuesto, mi año en España hizo que volviera a comprar ropa y complementos en España y ahora me siento como cuando vine por primera vez. La ropa y zapatos salvo excepciones me parecen “demasiado alemanes”. Al darme cuenta de esto caí en el detalle de que me había alemanizado tanto que antes de irme ya no me parecían tan “raras” o “diferentes” las prendas. Ahora, incluso en las tiendas españolas tipo Zara o Mango noto la diferencia. Veremos cuánto tardo en adaptarme de nuevo.

berlinerisch

La dieta y los kilos. Ayyy!! Lo que me ha costado bajar cinco kilos en España (y aún me quedan unos cuantos) para volver a Alemania e intentar comer lo más sano posible pero no es tan fácil. Bueno, si se puede comer sano pero hay tantas cosas buenas y con muchas calorías que es difícil resistirse. Lo que es complicado es hacer la dieta que hacía en España que era muy sencilla allí (dieta mediterránea 100%). Aquí me vuelvo loca por los yogures Landliebe (no los pienso probar más que en ocasiones especiales), el pan, pasteles…Uff…todo está demasiado bueno en Alemania…y por otro lado es difícil encontrar pescado y mariscos a buen precio así como buena carne de vaca a un precio que no sea prohibitivo. Por ahora mi nevera tiene solo alimentos que no se salen de mi dieta (no hay yogures porque todos los que veo tienen demasiada grasa) y paso por el super casi sin mirar las góndolas para no caer en la tentación. Respecto a los dulces: uno a la semana. Espero cumplirlo…

76ace8b0-ce7f-0133-a279-0e55e2be01e5-2.gif

Los móviles. Berlin en comparación con otras ciudades de Alemania está mucho más digitalizada, veo a mucha más gente por la calle conectados a internet. Pero si comparas con España esto se queda en nada. Ayer estaba comiendo en un centro comercial en  Alexanderplatz y miré a mi alrededor…Todo el mundo interactuaba con los demás y no estaban mirando el móvil en vez de hablar con la gente con la que vas como se hace, desgraciadamente, en España.

hiperconectados-2

El DM y el Rossmann…cómo los he echado de menos!! Ayer cuando fui estaba como una loca mirando todo el surtido que había…No entiendo como no han exportado la idea a España, con lo que nos gusta consumir de todos estos productos…

Hablando de otra cosa. Esta vez estoy viviendo en el este de Berlin (siempre había vivido en el oeste). Ya hablaré en otro post de las sensaciones que me está produciendo pero siento como si viviera en otra ciudad. La zona se llama Prenzlauer Berg y es una buena zona en general. Me está sorprendiendo que junto a la gente de clase de media alta que ha venido a ocupar las antiguas casas del este reconstruidas, siguen viviendo los berlineses orientales de toda la vida así que me parece el contraste curioso. Otro detalle es que no se ve mucha población musulmana y eso en Berlin si que es raro…pero como dije antes ya hablaré del este de Berlin en otro post.

Anuncios