Volver a empezar…noch einmal!

Hallo Leute,

estar un año fuera de Alemania no es demasiado tiempo…o sí, depende para qué.

Empecemos por lo básico: el idioma. Supongo que por haber aprendido el idioma aquí, lo tengo interiorizado de alguna manera y noto que no he perdido demasiado para estar un año casi sin usarlo. Sigo entendiendo  como antes pero si he perdido algo de fluidez o algunas palabras. Normal. No es lo mismo estar aquí que estar en España y en estas cosas se nota. De todos modos se que en cuanto empiece a trabajar lo recuperaré. Además, tengo que volver a ir a clases. A veces aburre pero creo que es necesario. Lo que si he notado con mucha fuerza es el acento berlinés. En general hablan de una manera más nasal que otros alemanes y si encima hablan “berliner” cuesta entenderlos. Pero bueno, prueba superada!

El gusto en la ropa. Por supuesto, mi año en España hizo que volviera a comprar ropa y complementos en España y ahora me siento como cuando vine por primera vez. La ropa y zapatos salvo excepciones me parecen “demasiado alemanes”. Al darme cuenta de esto caí en el detalle de que me había alemanizado tanto que antes de irme ya no me parecían tan “raras” o “diferentes” las prendas. Ahora, incluso en las tiendas españolas tipo Zara o Mango noto la diferencia. Veremos cuánto tardo en adaptarme de nuevo.

berlinerisch

La dieta y los kilos. Ayyy!! Lo que me ha costado bajar cinco kilos en España (y aún me quedan unos cuantos) para volver a Alemania e intentar comer lo más sano posible pero no es tan fácil. Bueno, si se puede comer sano pero hay tantas cosas buenas y con muchas calorías que es difícil resistirse. Lo que es complicado es hacer la dieta que hacía en España que era muy sencilla allí (dieta mediterránea 100%). Aquí me vuelvo loca por los yogures Landliebe (no los pienso probar más que en ocasiones especiales), el pan, pasteles…Uff…todo está demasiado bueno en Alemania…y por otro lado es difícil encontrar pescado y mariscos a buen precio así como buena carne de vaca a un precio que no sea prohibitivo. Por ahora mi nevera tiene solo alimentos que no se salen de mi dieta (no hay yogures porque todos los que veo tienen demasiada grasa) y paso por el super casi sin mirar las góndolas para no caer en la tentación. Respecto a los dulces: uno a la semana. Espero cumplirlo…

76ace8b0-ce7f-0133-a279-0e55e2be01e5-2.gif

Los móviles. Berlin en comparación con otras ciudades de Alemania está mucho más digitalizada, veo a mucha más gente por la calle conectados a internet. Pero si comparas con España esto se queda en nada. Ayer estaba comiendo en un centro comercial en  Alexanderplatz y miré a mi alrededor…Todo el mundo interactuaba con los demás y no estaban mirando el móvil en vez de hablar con la gente con la que vas como se hace, desgraciadamente, en España.

hiperconectados-2

El DM y el Rossmann…cómo los he echado de menos!! Ayer cuando fui estaba como una loca mirando todo el surtido que había…No entiendo como no han exportado la idea a España, con lo que nos gusta consumir de todos estos productos…

Hablando de otra cosa. Esta vez estoy viviendo en el este de Berlin (siempre había vivido en el oeste). Ya hablaré en otro post de las sensaciones que me está produciendo pero siento como si viviera en otra ciudad. La zona se llama Prenzlauer Berg y es una buena zona en general. Me está sorprendiendo que junto a la gente de clase de media alta que ha venido a ocupar las antiguas casas del este reconstruidas, siguen viviendo los berlineses orientales de toda la vida así que me parece el contraste curioso. Otro detalle es que no se ve mucha población musulmana y eso en Berlin si que es raro…pero como dije antes ya hablaré del este de Berlin en otro post.

Wieder in Berlin!

11960252_509968282513530_2629534756148419521_n

Hallo Leute,

vuelvo a Berlin. La verdad es que todo ha sido muy rápido. Todo empezó alrededor de tres semanas atrás cuando envié un currículum a una empresa en Berlin (y a otras en otros sitios pero no se que relación especial nos une a Berlin y a mi que solo me entrevistan empresas de allí). y me llamaron. Tuve dos entrevistas antes de viajar a Alemania: una por teléfono y otra por Skype. La semana pasada viajé a Berlin (pagado por la empresa, a diferencia de lo que se hace en España), he tenido otra entrevista y he conseguido el puesto.

La verdad es que aún estoy en una nube. Ha sido muy rápido y solo he tenido tiempo para buscar piso porque sin eso no hay Anmeldung y sin Anmeldung no te pueden dar de alta. Para los que se pregunten como conseguir el piso tan rápidamente y desde aquí, hay agencias que ofrecen “Wohnung auf Zeit” (alquiler temporal). Está bien porque los pisos suelen tener de todo y no te piden demasiadas garantías. Además, en mi caso ya he sido clienta y la experiencia ha sido buena por ambas partes

Vuelvo la próxima semana, y así tendré unos días para aclimatarme de nuevo antes de empezar en mi nuevo trabajo.

Cuando llegué a Berlin a hacer la entrevista, lo que noté fue que allí las cosas eran más calmadas. Ya me había olvidado. Yo llegaba acelerada, después de casi cinco horas de viaje y un par de horas antes de la entrevista definitiva.

Sinceramente me sentí cómoda en la reunión, me dio la impresión que me darían el puesto pero no quería vender la piel del oso antes de cazarlo. Al día siguiente me lo confirmaron: el trabajo era mío.

He tenido poco tiempo para pensar realmente y noto que necesito parar a hacerlo aunque ahora es un poco difícil. Creo que cuando llegue y me instale tendré al menos unos días. Ahora mismo estoy despidiéndome de gente, de la máxima posible. Esta vez lo siento un poco diferente…no se si será la experiencia o qué exactamente, que ya no veo solo las cosas que me gustan de Alemania, sino soy más consciente de la realidad que me espera, se lo que hice bien y en lo que no estuve tan acertada y sobre todo lo que no debo volver a repetir para poder estar bien en Alemania.  Además, lo que he visto en España en el año que me he pasado aquí no es precisamente alentador. Sinceramente, creo que en cuanto a oportunidades laborales, aunque sea complicado estar fuera del país, estamos mejor fuera que en España. No era consciente hasta que he estado aquí. Las condiciones laborales en la mayoría de los casos son penosas, no se respeta al trabajador, los derechos son inexistentes y las ayudas por si te quedas en el paro son insignificantes cuando no nulas. Lo peor no es eso, sino que las perspectivas no son halagüeñas. Pero no, de esto no se habla en la tele, tienes que venir y vivirlo.

Creo que el mayor error que cometí en mi época anterior en el país fue no relacionarme con la suficiente gente. Al principio no lo hice porque no quería relacionarme con españoles por eso de aprender el idioma…craso error. No, está claro que tienes que relacionarte con alemanes o gente de otras nacionalidades que hablen alemán pero tener relaciones con gente que hable nuestra misma lengua materna es importante. Es mucho más fácil entenderte cuando hablas de emociones con alguien español o latino que con un alemán. Hablamos diferente, pensamos diferente y hasta me atrevería a decir que sentimos diferente porque nuestra educación no tiene nada que ver. Lo que para nosotros puede ser un problema para ellos no y viceversa.

Así que vuelvo con energías renovadas y un poco asustada porque los objetivos personales que me he puesto no son algo que me resulte sencillo pero esta vez me conozco más y se que es lo que necesito para estar bien. No todo es el trabajo y es ahí, fuera del trabajo, donde tendré que hacer más hincapié.

De mi antigua etapa conozco a gente con la cual haré más vida a partir de ahora. Y si no con ellos, con otra gente nueva pero relacionarse cuando emigras es muy importante. Al fin y al cabo los que nos vamos solos no tenemos ni a nuestra familia ni a nuestros amigos de siempre cerca. Al principio quizás no lo notas mucho si estás contento estando en el país pero conforme va pasando el tiempo echas de menos ese contacto, esa complicidad, que a veces no resulta sencillo encontrar. De todos modos, siempre tienes complicidad con alguien y muchas veces con gente que quizás en otras circunstancias no llegarías a tener como amigo por tener una vida muy diferente a la tuya. Yo, por ejemplo, tengo una amiga en Berlin que si nos hubiéramos conocido en España no creo que fuéramos amigas (la califico ya de amiga, no solo conocida) porque nuestras vidas son muy diferentes y creo que nunca hubiéramos  coincidido. Pero lo hemos hecho en Alemania y en el fondo vivimos experiencias parecidas. Allí estamos, nos ayudamos. Ella lo pasó mal cuando yo me fui (su gran “error” en Alemania ha sido el mismo que el mío: relacionarme poco) y ahora ella se irá por un tiempo o quien sabe si definitivamente. La echaré de menos, y más ahora, cuando yo vuelvo con ganas de hacer todo lo que no hice antes

 

 

 

Algo de estabilidad en mi vida en Alemania

Hallo Leute

ya casi no tengo tiempo para el blog aunque por otro lado se me hace cada dia encontrar algo interesante que contar.

Mi vida en la actualidad se reduce a trabajar y a salir de vez en cuando y es ahora cuando noto que llegó la estabilidad porque empiezan a preocuparme temas personales y no como sobrevivir aqui.

Mi trabajo no es el trabajo de mis sueños, aunque afortunadamente trabajo de lo mio. Trabajo con gente de muchos países y al final veo que todos nos comportamos si no igual, parecido, a los alemanes. A veces me sorprende como sin darme cuenta te mimetizas con el ambiente y solo en tu vida personal eres “tú” aunque realmente este “tú” ha cambiado mucho desde que llegó aquí.

Hay momentos en los que me pregunto si esto ha merecido la pena. No lo se, pero ahora mismo no me planteo vivir de otra manera. A veces uno tiene ganas de regresar aunque al menos en mi caso, lo que realmente echo de menos de España son algunas personas y el trato. El resto…no. Objetivamente, con datos, como les gusta a los alemanes, no estoy mal aquí (sí, podría ganar más y conocer a más gente pero las cosas son como son). He pasado épocas muy malas pero ahora, no se porqué, he entrado en una fase en la que me siento más estable. Realmente algo que ayuda es manejarte mejor en alemán. Ya no es como antes, que me daba miedo hacer ciertas cosas por no poder entender mucho. No, no tengo aún un super nivel de alemán, pero teniendo en cuenta que en mi trabajo hablo tres idiomas y no me queda tiempo para ir a clases estoy satisfecha.

Algo que me ha sorprendido es ver como en navidad y año nuevo los compañeros de trabajo te saludan uno por uno y te desean feliz navidad o feliz año. Esa es una muestra de como es este país. La gente se preocupa poco por los demás, pero luego, cumplen estrictamente normas sociales y el felicitar la navidad y el año nuevo, es un “must” aquí.

Personalmente, no soy amiga de normas sociales muy rígidas pero este año he tenido que sacarme la sonrisa (para mi muy falsa) y desear a todos feliz año. No, no es que no les quisiera felicitar pero no me gusta tener que abrazar y felicitar a gente que durante el resto del año ni te habla…en fin.

Relacionado con esto está el tema de las fiestas de empresa de navidad. Me da la impresión que aquí es más importante acudir que en España. Yo, debido a las empresas donde estuve en España o por otras circuntancias acudí a pocas fiestas de empresa en mi vida laboral. De hecho, siempre recuerdo a mi padre que si podía no iba, o mismamente, compañeras de mi empresa actual pero que trabajan en España, no iban a la fiesta y no pasaba nada.

Aquí me ha dado la impresión que es un gran acontecimiento. En mi vida había visto tanto traje de fiesta junto y a precios asequibles.

Este año tuve una fiesta a la que había que asistir, según la invitación, “de gala”. Preparé los detalles desde un mes antes y lo curioso es que conforme se iba acercando la fecha más me daba cuenta que no era la única que estaba dentro de la espiral de “qué me pongo” para la fiesta. Parecía que medio Berlin hacía lo mismo que yo…

Cada día que paso en Alemania me doy más cuenta de lo equivocada que estaba respecto al país. Es, realmente, un país donde gustan de seguir sus tradiciones y poco arriesgados. Creo que si lo hubiera sabido antes no hubiera venido pero eso, si no vives, no lo sabes.

Con todo, esto de las tradiciones y conservadurismo, quizás no esté tan mal. No se porqué pero así como en España siento que el país no sabe a donde va, aqui la impresión que tengo es que todo tiene unos cimientos sólidos

La estabilidad que digo que últimamente siento, creo que también tiene que ver porque ahora mismo ya hago las cosas “normales” como por ejemplo ver la tele. Se que si la viera más aprendería más rápido pero no consigo engancharme a ella. De todos modos, ya la veo al menos un rato cada día y eso es ya un avance. Parece que no, pero te sientes más implicado en la sociedad. También el sentirme “segura” en el trabajo ayuda. No tener que pensar si te puedes mudar porque no sabes si seguirás en tu trabajo es un alivio.

Tres años en Alemania…no se me ha dado mal, y creo que lo peor ha pasado. Ahora estamos en la fase de consolidación. Por ahora, seguimos.

Ir al gimnasio en Alemania

fitness01-BM-Wirtschaft-Dortmund

Hallo Leute,

hace menos de un mes que empecé a ir al „Fitness Studio“ (como llaman aquí al gimnasio) y ya he hecho a alguna „Trainer“ perder los nervios (cosas del idioma y de la poca paciencia de ellas).

Para empezar decir que voy a un gimnasio femenino. En España nunca lo había hecho porque hay pocos y a un precio bastante alto pero aquí me animé porque además de que hay muchos más y no se nota tanto en el precio pasa otra cosa: el gimnasio está muy cerca de mi casa. Vivo en un barrio donde hay muchos musulmanes de los que cada vez que ven una mujer no paran de mirarla incluso teniendo a la suya al lado. Entonces pensé…“si esto es con ropa, ¿cómo será con poca ropa?“ Así que me decidí a inscribirme en el femenino.

Yo con mis mallas favoritas

Yo con mis mallas favoritas

El gimnasio tiene una atmósfera que te invita a quedarte allí mucho tiempo. Muy de „chicas“. Huele muy bien, los vestuarios son fantásticos, no está lleno como normalmente sucedía en España y te tratan bien…pero…yo no se que les pasa a estas chicas que no las entiendo. Ahora cuando empiezo a entender a todo el mundo a ellas no las entiendo. Son chicas jóvenes, no se si será por eso pero a las recepcionistas y a las entrenadoras no las entiendo. En fin, cosas del alemán, a veces entiendes y otras no. A una gente la entiendes y a otra no.

Todos los días me intentan vender algo, a lo que yo digo que no. Al menos eso entiendo pero lo mejor ha sido cuando tenía la cita para que me mostraran el circuito que debo hacer conforme a lo que quiero y no nos entendimos porque la que me tocó ese día no hablaba inglés (siempre es la segunda opción) y encima empezó a perder la paciencia (cosa normal en ellos cuando ven que la gente no entiende). A veces me da la impresión que los alemanes no escuchan porque cuando tienen una respuesta puedes preguntarle lo que sea que te responden igual y a veces por eso la comunicación es complicada porque parece que tienen una lista de opciones en la cabeza y ya está. Si lo que tú les preguntas no está en lo esperado te contestan cualquier cosa.

En Alemania en general me da la impresión que a todos sitios hay que ir „aprendido“. Allí nadie pregunta nada, como en los trabajos. Yo le pregunté a una entrenadora que como se las calorías que como (porque me dijeron cuantas debía comer) y su excelente respuesta fue „bájate una App“. ¡Toda una profesional! A estas alturas del partido ya ni me enfado, bastantes cosas me pasan cada día como para enfadarme por una cosa como esa porque cada día confirma más el hecho de que vivo en el país de „hágaselo usted mismo“.

Una de las razones por la que los gimnasios femeninos tienen tanto éxito aquí es porque muchas musulmanas van porque (no se si por ellas mismas o por sus parejas) no quieren ir a gimnasios mixtos. Al final igual que yo, pero ellas no se si por respeto a sus parejas, porque se lo prohiben o porqué exactamente y yo porque estoy cansada de que que miren con cara de “te voy a comerrrrr” cada vez que paso delante de ellos cuando están sentados. A veces me da la impresión que vivo en Turquía más que en Alemania. Es más, si dejaran a alguien en algunas calles de Berlin quitándoles los símbolos alemanes más de uno pensaría que no está en Alemania.

Los gimnasios también ofrecen (bueno más bien te obligan) a contratar el prevention Kurs. Ese es otro negocio que tienen hecho con las Krankenkasse. Aún no lo he hecho pero del importe que pagas por él, cuando lo hagas la KK te devuelve la mayor parte. Se supone que es un curso para enseñarte las posturas que son buenas, malas, etc.

Me sorprende también ver como muchas mujeres en el gimnasio siguen tapándose la cabeza. Otras no…y es increíble ver la transformación de la persona que llega al gimnasio a la persona que está en el gimnasio. Nadie diría que esa persona cuando sale solamente se dejará ver la cara mientras que cuando está dentro podemos ver que tiene brazos, piernas, pelo, etc.

Una cosa que me gusta bastante es que aquí la gente es „normal“. Hay mucha gente que tiene muchos kilos de más, o que se nota que necesita hacer ejercicio, etcétera. En España cuando he ido a un gimnasio era deprimente ver aquellos cuerpos que se pasaban el día allí y llegabas tú y no podías ni con tu alma en ninguna clase y las otras subían y bajaban el step como si hubieran nacido con él pegado. Aquí no, aquí la gente es normal, va al gimnasio una hora o dos y ya está.

La verdad es que está siendo toda una experiencia esto del „Fitness Studio“. En mi vida había tenido unas clases tan cañeras en el sentido de que casi no se para entre un ejercicio y otro pero bueno las estoy aguantando así que tan mal no deben estar haciéndolo.

Me sorprende mucho el silencio que reina siempre cuando en España hay un murmullo constante. En las clases hay música pero no es muy alta y las salas están insonorizadas…eso si lo que más me sorprendió fue que al final se aplaudie, como en España. No me lo podía creer.

Hace poco leí que para integrarte en un país es bueno hacer cosas que la gente del país hace, hacerlas con ellos aunque cada uno vaya a lo suyo, como en este caso, porque ayuda a sentirte uno más y no diferente. Creo que es cierto. En esos momentos, excepto cuando me tengo que comunicar con las que no entiendo, el resto del tiempo me siento parte de una comunidad. Ahí dentro soy una más, no soy ni más ni menos que nadie. Soy una cliente más y me siento más integrada en el país porque veo que mi vida al menos en esos momentos no se diferencia de las cosas que para alguien de aquí es “normal”. Eso ayuda, y mucho.

Vuelvo, de verdad y con fuerza!

flores al sol

Hallo Leute!

Muchos de vosotros sabeis que llevo una época no muy buena por diversos factores. Como dice el tango “no hay mal que cien años dure” y no quiero vivir más así…Quiero volver a hacer la misma de hace seis meses, quiero volver a ser “yo” y me encantaría poder contar con toda la gente posible, y que se vayan aunando los que vaya conociendo.

Pero no estoy dispuesta a crear problemas donde no los hay, a hacer problemas de nimiedades, a verlo todo por el lado negativo. Eso crea un hábito y cuando estás metida en él es muy difícil de salir a no ser que realmente hagas un esfuerzo y escuches a quienes te quieren para evitarlo. He estado a punto de coger este camino pero afortunadamente me he acordado de que la vida es demasiado corta y a veces pasan cosas para recordarte que hoy estás y mañana no lo sabes.

Gracias a mi “pepito grillo” he recordado ciertas situaciones de mi vida, muy duras, que solo personas con la fortaleza adecuada superan. Ahora lo estoy pasando regular, porque en comparación con lo que he vivido en los últimos tiempos en Alemania ¿ qué es? Nada.

Vivir en Berlin no me está resultando lo que pensaba. Tengo problemas de todo tipo pero yo he decidido seguir adelante. En un momento por lo que sea tu vida cambia porque una de las cosas importantes de tu vida desaparecen y tú tienes que desenvolverte sola en un mundo para el cual no estabas preparada.

Creo que ciertas cosas las hubiera llevado mejor en una ciudad como Frankfurt pues me manejaba mejor, todo estaba más a mano, contaba con más gente…Aquí en cambio todo es más salvaje, parece que cada uno da la información que le da la gana, hay mucha informalidad, mis relaciones personales no son lo que me gustaría…

A pesar de todo quiero decir que voy a seguir adelante desde aquí. A pesar de que tengo una casa montada y demás, no estoy segura de quedarme en esta ciudad (la casa se puede subalquilar). Todo se me ha ido cayendo como un castillo de naipes. Siempre he sido racional en mis decisiones, siempre he luchado por mi carrera y por eso siempre dejé un poco de lado las relaciones. Craso error. Esta vez me dejé llevar un poco más por los sentimientos pero para el caso parece que de nuevo he vuelto a equivocarme.

Soy una persona que me gusta darlo todo. En lo que sea. Si estoy en el trabajo, en el trabajo. Si alguien me gusta, con esa persona. Pero en seis meses he fallado en las dos cosas. No me sirvió de nada darlo todo en el trabajo, nada era suficiente. En cuanto a las relaciones es otra historia, pero para el caso ha sido igual. Todo se me ha vuelto un caos en esta ciudad donde la gente te da golpes por todos lados y si en general los alemanes no son muy educados los berlineses son lo peor que hay. Mi situación personal ahora mismo es complicada y estoy haciendo verdaderos esfuerzos para seguir adelante.

Se que lo haré. Siempre lo he hecho. Cuando sales de golpes duros que te da la vida como yo lo he hecho, sabes que puedes. La cuestión está en que fuera de tu país y sola es más difícil. Pero lo haré. Estoy desde hace tres días cambiando la actitud y haciendo todo lo que se que hay que hacer para que esto suceda, aún cuando incluso estoy teniendo problemas que ahora están muy de moda en los medios de comunicación alemanes.

Cuando sales de tu país no tienes ni idea de qué cosas te van a suceder. Ni imaginas que en el otro país no vas a ser un ciudadano igual que un nacional a no ser que te vayas de niño (y aún así tengo mis dudas en según qué países) y que tus derechos no son iguales, que a veces tienes que luchar más que otras personas por cosas.

He conocido a una señora en clase de alemán con larga trayectoria migratoria (este es su tercer país) y me ha dicho algo que tiene razón…” en el extranjero nunca tienes los derechos que un nacional, en España ahora hay menos derechos, pero aquí tú misma has dicho que has sentido algún tipo de discriminación”.

Un día, una navidad, vuelves a España. Ves que tu familia está como siempre o mejor. Es cierre que mi familia no es un ejemplo de lo que está pasando en España, tenemos suerte pero también mi padre curró para que a mi madre no le faltara nada si él moría. Y yo pienso…”¿pero qué estoy haciendo en Alemania? Estoy sufriendo por nada, por conseguir …¿qué? ¿por conseguir más democracia? ¡si probablemente nunca voy a poder votar! Si haces valer tus derechos en una empresa y pasa exactamente lo mismo que en España solo que en España te lo dicen y aquí son más sutiles…”

Alguien me comentó hace unos días/semanas que estaba viviendo todas las etapas de la emigración…no lo se, pero cuando empiezan a caérsete todas los sueños se pasa muy mal sobre todo porque tampoco te ves en España. Allí no te ves, aquí ya ves que no era todo como pensabas y encima tu vida está haciendo aguas por todos lados…

Todo esto es lo que me ha tenido un poco “out”…Estoy tomando todas las fuerzas posibles.He retomado las clases de alemán y estoy contenta porque veo que mi alemán ha mejorado, tengo experiencia laboral y con ello podré conseguir un trabajo mejor, voy conociendo más el país con lo cual podré decidir . No todo es tan malo ni quiero verlo así pero a veces cuesta y mucho, sobre todo cada vez que pones todo tu empeño en algo, sea lo que sea pero las puertas no terminan de abrirse.

Por cierto, ahora me acuerdo de tí, Eli…cuando sin conocerme de nada y me quedé sin la Visa de ING en Frankfurt te ofreciste a dejarme dinero pero afortunadamente no fue necesario. ¡Cuánto te echo de menos! Contigo todo era más fácil…que pena que estuvimos tan poco tiempo juntas…¿dónde andarás ahora? Tenías razón en todo…(por supuesto no lo voy a poner aquí 😉 Un beso, donde quiera que estés…

Una experiencia en urgencias en Berlín

Erste-Hilfe-Krankenhaus_artikelBox

Hallo Leute,

anoche tuve que ir a urgencias por primera vez en el tiempo que llevo en el país. Me habían dicho que no era como España y que si no lo consideraban suficientemente importante te enviaban para casa así que me lo pensé antes de ir. Finalmente fui y me atendieron sin ningún problema.

Lo que más me sorprendió era la poca gente que había, siendo uno de los hospitales más importantes de Berlín. Seríamos 15 personas entre pacientes y acompañantes. Eso me hizo recordar cuando llegas a urgencias en un hospital español, ya sea público o privado, siempre está a tope.

Inmediatamente me hicieron el “anmeldung” y rápidamente me preguntaron que tenía haciéndome análisis de sangre, orina y tomándome la tensión con un aparato maravilloso y no como el que usan en España que parece que el brazo va a reventar.

Por supuesto tuve que esperar, lógicamente, por el resultado de las pruebas (en todo este tiempo seguía con la vía en mi brazo por si tenían que hacer más pruebas… o sea, sabía cuando entraba pero no cuando salía). Me pareció una diferencia abismal con España y ahí si vi que merecía la pena estar aquí en cuanto al sistema sanitario aunque tantas veces me queje de la atención primaria. Es cierto que es difícil encontrar médicos y demás, pero si tienes algo que no es normal y ven que se repite ya la cosa cambia y ves la diferencia y la rapidez.

Pasada a los boxees me sorprendió que no hubiera nadie en ningún lado…daba la impresión que todos los medios eran para tí y el resto de los pacientes estaban fuera, como estuve yo, esperando. No había ningún tipo de saturación.

El médico habló conmigo, me hizo varias preguntas, me dijo lo que había, lo que tenía que tomar y lo que tenía que hacer. O sea, lo que uno espera de un médico.

El único punto negativo es que buscar una farmacia por la noche es un poco complicado y a veces aquí no tienen todos los medicamentos al instante sino hay que pedirlos pero ellos me aseguraron que los tendrían. Así fue, fui a la farmacia más céntrica de Berlín y lo tenían. Por cierto, si vas a urgencias, ve con dinero porque puede suceder que como a mí, no te den una receta de las que cubre el seguro y te tengas que gastar un dinero en medicamentos que puedes no tener en ese momento. Lo que si me dijeron en la farmacia es que ahora puedo ir a la aseguradora a que me devuelvan lo que he pagado y debería no pagar por ser medicamentos cubiertos.

En fin, esa ha sido mi divertida noche de sábado pero al menos la experiencia fue buena.

3 Octubre. Día de la reunificación alemana

Mauerfall 1989 / Brandenburger Tor
Hallo Leute,

Hoy, 3 de Octubre se conmemora la reunificación de las dos Alemanias; la antigua Republica Federal Alemana (RFA) y la antigua República Democrática Alemana (RDA) después de que el país quedara dividido tras su derrota en la II Guerra Mundial.

Al finalizar la II Guerra Mundial en 1945 el bando vencedor, los aliados (Estados Unidos (EE.UU. ),Francia, Reino Unido (U.K.), Francia y la Unión Soviética (U.R.S.S.)), tomaron el control del país. Alemania sería dividida en cuatro sectores, uno por potencia vencedora y, a la vez, la capital, Berlín, también fue dividida en cuatro sectores aunque perteneciera al sector soviético. Con ello se pretendía que ninguna potencia tuviera el control total del país.

divisionalemania

La convivencia entre estos países no fue fácil y en la Conferencia de Potsdam ya se vieron las diferencias aunque el acuerdo se ratificaría. En 1949 nace lo que conocimos en su momento como RFA, que incuía la parte dominada por EE.UU., UK y Francia y por otro lado aparecería la RDA en el sector soviético.

Así en 1961 se construyó el famoso “Berliner Mauer” (Muro de Berlín), un símbolo de la Guerra Fría y cuando uno visita la ciudad puede llegar a sentir la importancia que este muro ha tenido en la vida de los berlineses. No solo han sufrido los berlineses del este sino todos ya que muchas familias quedaron separadas. Por eso, desde mi punto de vista Berlín es una ciudad que es imprescindible visitar.

68428_301060910012461_1854447041_n

178916_301060903345795_492327509_n

Entre 1961 y 1989 más de 5.000 personas intentaron cruzar el muro, más de 3.000 fueron detenidas y unas 100 murieron en el intento.

35902_301059786679240_2042731688_n

En 1989 cae el modelo comunista gracias a la “Perestroika” de Gorbachov y el 9 de Noviembre el Muro de Berlín se abre.

El hecho de la caída del muro en sí se produjo debido a la apertura de fronteras entre Austria y Hungría en mayo de 1989, lo que dio lugar a que cada vez más alemanes viajaran a pedir asilo político en las embajadas de la RFA. Este hecho, motivó enormes manifestaciones en Alexanderplatz con el resultado de que, la noche del 9 de noviembre de 1989 el gobierno de la RDA comunicara por televisión, en directo, que el paso hacia el oeste estaba permitido.

De hecho existe cierta controversia porque no queda muy claro si esto estaba preparado , fue un error, o un “error intencionado”. No estaba prevista una transición tan rápida, de un día para otro, lo que no fue fácil para ninguna de las Alemanias, sobre todo para los ciudadanos del este que se vieron “libres” pero tenían que adaptarse a un modelo para el que mucho no estaban preparados.

Esa noche miles de ciudadanos salieron a la calle con la intención de pasar al otro lado y nadie pudo detenerlos. Al día siguiente el muro empezaba a ser destruido por los propios ciudadanos.

HBDKSxLD_Pxgen_r_Ax354-1

La reunicicación de Alemania se hizo efectiva el 3 de Octubre de 1990, siendo dicha fecha conocida como “Tag der Deutschen Einheit”

Por lo que yo he hablado con alemanes del este, hay de todo.Unos piensan que la reunificación es lo mejor que les ha podido pasar en cambio otros no están tan contentos. No todo es blanco o negro y creo que el tema es más complejo de lo que parece pero la impresión que tengo cada vez que visito algún sitio donde se recrea lo que era la Alemania comunista da la impresión que todo era malo allí. Y por otro lado se que cuando se unieron los chicos que procedían del este ganaban menos dinero en sus prácticas por ser del este de Berlín que los del oeste. Sinceramente, no creo que aún sea igual ser un alemán del oeste que del este. Es mi opinión porque he conocido a gente de los dos lados y para mí son dos tipos de personas diferentes y entre ellos también hay distinción en el trato. Eso es lo que veo yo siendo una inmigrante