Volver a empezar…noch einmal!

Hallo Leute,

estar un año fuera de Alemania no es demasiado tiempo…o sí, depende para qué.

Empecemos por lo básico: el idioma. Supongo que por haber aprendido el idioma aquí, lo tengo interiorizado de alguna manera y noto que no he perdido demasiado para estar un año casi sin usarlo. Sigo entendiendo  como antes pero si he perdido algo de fluidez o algunas palabras. Normal. No es lo mismo estar aquí que estar en España y en estas cosas se nota. De todos modos se que en cuanto empiece a trabajar lo recuperaré. Además, tengo que volver a ir a clases. A veces aburre pero creo que es necesario. Lo que si he notado con mucha fuerza es el acento berlinés. En general hablan de una manera más nasal que otros alemanes y si encima hablan “berliner” cuesta entenderlos. Pero bueno, prueba superada!

El gusto en la ropa. Por supuesto, mi año en España hizo que volviera a comprar ropa y complementos en España y ahora me siento como cuando vine por primera vez. La ropa y zapatos salvo excepciones me parecen “demasiado alemanes”. Al darme cuenta de esto caí en el detalle de que me había alemanizado tanto que antes de irme ya no me parecían tan “raras” o “diferentes” las prendas. Ahora, incluso en las tiendas españolas tipo Zara o Mango noto la diferencia. Veremos cuánto tardo en adaptarme de nuevo.

berlinerisch

La dieta y los kilos. Ayyy!! Lo que me ha costado bajar cinco kilos en España (y aún me quedan unos cuantos) para volver a Alemania e intentar comer lo más sano posible pero no es tan fácil. Bueno, si se puede comer sano pero hay tantas cosas buenas y con muchas calorías que es difícil resistirse. Lo que es complicado es hacer la dieta que hacía en España que era muy sencilla allí (dieta mediterránea 100%). Aquí me vuelvo loca por los yogures Landliebe (no los pienso probar más que en ocasiones especiales), el pan, pasteles…Uff…todo está demasiado bueno en Alemania…y por otro lado es difícil encontrar pescado y mariscos a buen precio así como buena carne de vaca a un precio que no sea prohibitivo. Por ahora mi nevera tiene solo alimentos que no se salen de mi dieta (no hay yogures porque todos los que veo tienen demasiada grasa) y paso por el super casi sin mirar las góndolas para no caer en la tentación. Respecto a los dulces: uno a la semana. Espero cumplirlo…

76ace8b0-ce7f-0133-a279-0e55e2be01e5-2.gif

Los móviles. Berlin en comparación con otras ciudades de Alemania está mucho más digitalizada, veo a mucha más gente por la calle conectados a internet. Pero si comparas con España esto se queda en nada. Ayer estaba comiendo en un centro comercial en  Alexanderplatz y miré a mi alrededor…Todo el mundo interactuaba con los demás y no estaban mirando el móvil en vez de hablar con la gente con la que vas como se hace, desgraciadamente, en España.

hiperconectados-2

El DM y el Rossmann…cómo los he echado de menos!! Ayer cuando fui estaba como una loca mirando todo el surtido que había…No entiendo como no han exportado la idea a España, con lo que nos gusta consumir de todos estos productos…

Hablando de otra cosa. Esta vez estoy viviendo en el este de Berlin (siempre había vivido en el oeste). Ya hablaré en otro post de las sensaciones que me está produciendo pero siento como si viviera en otra ciudad. La zona se llama Prenzlauer Berg y es una buena zona en general. Me está sorprendiendo que junto a la gente de clase de media alta que ha venido a ocupar las antiguas casas del este reconstruidas, siguen viviendo los berlineses orientales de toda la vida así que me parece el contraste curioso. Otro detalle es que no se ve mucha población musulmana y eso en Berlin si que es raro…pero como dije antes ya hablaré del este de Berlin en otro post.

Wieder in Berlin!

11960252_509968282513530_2629534756148419521_n

Hallo Leute,

vuelvo a Berlin. La verdad es que todo ha sido muy rápido. Todo empezó alrededor de tres semanas atrás cuando envié un currículum a una empresa en Berlin (y a otras en otros sitios pero no se que relación especial nos une a Berlin y a mi que solo me entrevistan empresas de allí). y me llamaron. Tuve dos entrevistas antes de viajar a Alemania: una por teléfono y otra por Skype. La semana pasada viajé a Berlin (pagado por la empresa, a diferencia de lo que se hace en España), he tenido otra entrevista y he conseguido el puesto.

La verdad es que aún estoy en una nube. Ha sido muy rápido y solo he tenido tiempo para buscar piso porque sin eso no hay Anmeldung y sin Anmeldung no te pueden dar de alta. Para los que se pregunten como conseguir el piso tan rápidamente y desde aquí, hay agencias que ofrecen “Wohnung auf Zeit” (alquiler temporal). Está bien porque los pisos suelen tener de todo y no te piden demasiadas garantías. Además, en mi caso ya he sido clienta y la experiencia ha sido buena por ambas partes

Vuelvo la próxima semana, y así tendré unos días para aclimatarme de nuevo antes de empezar en mi nuevo trabajo.

Cuando llegué a Berlin a hacer la entrevista, lo que noté fue que allí las cosas eran más calmadas. Ya me había olvidado. Yo llegaba acelerada, después de casi cinco horas de viaje y un par de horas antes de la entrevista definitiva.

Sinceramente me sentí cómoda en la reunión, me dio la impresión que me darían el puesto pero no quería vender la piel del oso antes de cazarlo. Al día siguiente me lo confirmaron: el trabajo era mío.

He tenido poco tiempo para pensar realmente y noto que necesito parar a hacerlo aunque ahora es un poco difícil. Creo que cuando llegue y me instale tendré al menos unos días. Ahora mismo estoy despidiéndome de gente, de la máxima posible. Esta vez lo siento un poco diferente…no se si será la experiencia o qué exactamente, que ya no veo solo las cosas que me gustan de Alemania, sino soy más consciente de la realidad que me espera, se lo que hice bien y en lo que no estuve tan acertada y sobre todo lo que no debo volver a repetir para poder estar bien en Alemania.  Además, lo que he visto en España en el año que me he pasado aquí no es precisamente alentador. Sinceramente, creo que en cuanto a oportunidades laborales, aunque sea complicado estar fuera del país, estamos mejor fuera que en España. No era consciente hasta que he estado aquí. Las condiciones laborales en la mayoría de los casos son penosas, no se respeta al trabajador, los derechos son inexistentes y las ayudas por si te quedas en el paro son insignificantes cuando no nulas. Lo peor no es eso, sino que las perspectivas no son halagüeñas. Pero no, de esto no se habla en la tele, tienes que venir y vivirlo.

Creo que el mayor error que cometí en mi época anterior en el país fue no relacionarme con la suficiente gente. Al principio no lo hice porque no quería relacionarme con españoles por eso de aprender el idioma…craso error. No, está claro que tienes que relacionarte con alemanes o gente de otras nacionalidades que hablen alemán pero tener relaciones con gente que hable nuestra misma lengua materna es importante. Es mucho más fácil entenderte cuando hablas de emociones con alguien español o latino que con un alemán. Hablamos diferente, pensamos diferente y hasta me atrevería a decir que sentimos diferente porque nuestra educación no tiene nada que ver. Lo que para nosotros puede ser un problema para ellos no y viceversa.

Así que vuelvo con energías renovadas y un poco asustada porque los objetivos personales que me he puesto no son algo que me resulte sencillo pero esta vez me conozco más y se que es lo que necesito para estar bien. No todo es el trabajo y es ahí, fuera del trabajo, donde tendré que hacer más hincapié.

De mi antigua etapa conozco a gente con la cual haré más vida a partir de ahora. Y si no con ellos, con otra gente nueva pero relacionarse cuando emigras es muy importante. Al fin y al cabo los que nos vamos solos no tenemos ni a nuestra familia ni a nuestros amigos de siempre cerca. Al principio quizás no lo notas mucho si estás contento estando en el país pero conforme va pasando el tiempo echas de menos ese contacto, esa complicidad, que a veces no resulta sencillo encontrar. De todos modos, siempre tienes complicidad con alguien y muchas veces con gente que quizás en otras circunstancias no llegarías a tener como amigo por tener una vida muy diferente a la tuya. Yo, por ejemplo, tengo una amiga en Berlin que si nos hubiéramos conocido en España no creo que fuéramos amigas (la califico ya de amiga, no solo conocida) porque nuestras vidas son muy diferentes y creo que nunca hubiéramos  coincidido. Pero lo hemos hecho en Alemania y en el fondo vivimos experiencias parecidas. Allí estamos, nos ayudamos. Ella lo pasó mal cuando yo me fui (su gran “error” en Alemania ha sido el mismo que el mío: relacionarme poco) y ahora ella se irá por un tiempo o quien sabe si definitivamente. La echaré de menos, y más ahora, cuando yo vuelvo con ganas de hacer todo lo que no hice antes

 

 

 

Desde España con amor…y nostalgia

12983269_590494661127558_6840854756511046076_o

Queridos todos,

llevo más de una semana en Madrid y es ahora cuando he podido pararme a pensar un poco…No he tenido tiempo de nada, ha sido todo muy estresante y por fin mañana empiezo a trabajar. Lo necesito, pues debo tener algo que hacer cada día que me recuerde porqué volví.

Desde que he parado un poco el ritmo (hará dos días) ha llegado el momento de pensar un poco, reflexionar y sentir todo aquello que por estar demasiado ocupada no podía sentir antes.

El regreso a España, como toda decisión importante, tiene dos caras. Por un lado la cara amable, el querer progresar profesionalmente, el tener un ambiente donde no me sienta tan aislada, el no estar tan lejos de quienes me quieren. Pero por otro lado no puedo evitar recordar lo que dejé, el porqué me fui a Alemania y que no pude conseguir todo lo que quería.

Cuando en 2012 fui a Alemania lo hice con la intención de que fuera para siempre. Sabía que podían pasar muchas cosas, pero prefería mirar adelante y pensar que podría hacerme un hueco en Alemania. Fui consiguiendo cosas, no puedo decir en absoluto que me fuera mal pero también, quizás por la época de mi vida en la que estoy, las cosas no fueron suficientes. Faltaron las personas.

Con 20 años, 25 o 30, tenía mis amigos…y siempre aparecían otros nuevos. Con 41 que tengo ahora me ha costado mucho en Alemania aparte de que me pasaba el día entero trabajando (eso de salir a las 17 en mi caso ha sido un mito).

Siento que tengo que hacer un luto, porque yo quería ciertas cosas, unas las conseguí y otras no…Y de repente un día, un tren pasó por mi puerta y no dudé en subirme a él.

AVE-Madrid-Valencia-S-112

Este tren aún no se a donde me lleva en mi vida. Solo se que me ha traído a Madrid, a un buen trabajo, y creo que a una vida mejor que la que tenía en Alemania. Sí, en Alemania estaba más protegida si perdía el empleo, probablemente cobraría una pensión de jubilación, si tuviera hijos estos estarían más protegidos, etc. O sea, materialmente probablemente tenía una mejor vida, o al menos más segura. Pero eso no lo es todo en la vida.

En esta etapa de mi vida me he dado cuenta de la necesidad de relación que tengo. Quizás antes no lo noté porque con lo que tenía era suficiente (prefiero estar con dos personas que con 10) pero cuando te vas a vivir a otro país, sola, donde no conoces a nadie, si necesitas rodearte de gente, cosa que yo en un principio no hice porque solo me hubiese relacionado con hispanohablantes y más tarde las circunstancias me llevaron a que mi círculo fuera muy reducido. Quizás yo tampoco tuve suficientes habilidades para conocer a mucha gente, quizás debería haber hecho más…pero no pude.

De lunes a viernes me sentía bien. Trabajaba, me relacionaba, me sentía útil…Pero llegaba el fin de semana y ahí empezaban mis problemas. No tenía con quién salir y había llegado un momento en el que me cansaba seguir buscando sitios que descubrir sola…Intentaba meterme en algún grupo de algo y los horarios normalmente eran incompatibles con mi trabajo…Creo sinceramente que si hubiera ido con menos edad las cosas en ese sentido hubieran sido más sencillas.Eso fue realmente lo que me trajo a España de nuevo. La soledad.El sentir que no tenía nada más que hacer en Alemania que trabajar.

Con este ramo me despidieron mis compañeros de trabajo…realmente me emocioné mucho ese día.

IMG_0686

He cambiado unas cuantas veces de trabajo en mi vida y creo que esta ha sido la más especial. Me costó sentirme bien en él porque no tenía nada que ver con mis empresas anteriores pero una vez lo conseguí estaba contenta. Me ha dado pena irme, aunque el cambio laboralmente es un salto importante.

Y si, también dejo amigos y conocidos en Alemania. También los echaré de menos. De hecho ya los echo de menos, como echo de menos algunas cosas…pero he de seguir adelante. Como decía una amiga, “lo que sucede, conviene”. Creo que esto es lo que más me conviene pero aún así no puedo evitar sentir cierta nostalgia por lo que pudo ser y no fue…o no fue todo lo que yo quería.

Un abrazo para todos

Patricia

Una buena noticia para mi

P3110862

Hallo Leute,

por fin puedo decir públicamente que me he estrenado como escritora a la que le pagan por sus obras. Un post de mi blog va a ser publicado este año en un libro de texto de lengua española que se usará en colegios alemanes. Nunca escribí con intención de vender nada,lo hice porque como ya he dicho, por un lado a mí me venía bien y por otro ayudaba a los demás pero siempre es un elogio que valoren tu trabajo.Si además te pagan algo, mejor que mejor.

El post en cuestión es el siguiente:

Sensaciones y sentimientos desde Frankfurt

Hallo Leute,

llevo 10 días en Alemania y me siento rara. Rara…no mal ni bien, ni ansiosa ni confundida

ni contenta ni triste, ni decepcionada ni eufórica…No sé, estoy como en un estado en el que

aún no he pisado tierra. Realmente no he tenido tiempo de pensar, de organizarme…No he

tenido tiempo de nada desde que llegué. No he tenido tiempo para mí. Simplemente porque

no puedo o no sé cómo se hace.

Me siento presionada (anda, escribiendo ya me va saliendo el cómo me siento) por la

necesidad de aprender el idioma. ¿Quién me presiona? Yo misma y las circunstancias,

claro está. O sea, que en definitiva me presiono yo. […] Cada vez que salgo a la calle o

en mi misma casa, tengo que enfrentarme a la frustración de no poder comunicarme como

me gustaría, de no poder decir todas las cosas que quiero, de a veces tener que recurrir al

inglés porque no me queda otro remedio (la otra opción serían las señas, pero teniendo el

inglés…). Normalmente en la calle cuando pregunto algo suelo resolverlo con el alemán (es

todo un triunfo, la verdad) pero en casa, como las conversaciones tocan todos los temas es

mucho más complicados y a veces no queda más remedio que recurrir al inglés, volver al

alemán y así, poco a poco…

Los días se me pasan rápido pero a la vez me da la impresión que no hago nada

productivo…me levanto, voy a clase, salgo de clase, me doy un paseo, como, intento

enterarme que pasa por el mundo, hago los deberes y me acuesto. No tengo tiempo para

nada más. […]

También me he llevado sorpresas con las desigualdades sociales. Frankfurt es una ciudad

un tanto especial…por un lado puede pasar alguien que se nota que está forrado y por

el otro alguien que mira en la basura. Hoy mismo he visto esta imagen y me he quedado

sobrecogida. Sí, en España también se ve pero aquí lo he sentido más porque aquí se nota

que el dinero se mueve, se siente que hay riqueza pero también mucha miseria. Eso me ha

hecho acordarme de España y pensar que si eso sucede aquí donde hay algo de protección

social no quiero pensar qué va a pasar en España. […]

Me gustaría empezar a hacer amigos aquí pero me gustaría poder hablar en alemán con

ellos y aún es pronto porque lo que se es limitado. Y para hablar inglés me voy a UK aunque

al final en clase cuando tenemos que hablar algo entre nosotros el inglés es el idioma

común…

Tengo un proyecto aquí pero está claro que el alemán absorbe todo el tiempo. Me hace

sentir bien cuando veo que voy progresando…pero a la vez no todo puede ser el idioma

y me faltan cosas…Mi vida es un poco caótica ahora mismo y por mis características

personales una rutina más estructurada me vendría mejor. Espero no tardar demasiado en

conseguirlo. Realmente no pensé en que me encontraría con este problema, pero es que

hasta comprar un paquete de leche es complicado si no sabes el idioma y encima vienes a

un país donde hay de muchos tipos, como 3,5% fatt, 1,8% fatt, bio y no sé que más…porque

por haber hay de todo. Lo imaginable y más.

También hay un comentario y una respuesta al comentario pero el formato enviado por la
editorial no me deja copiar y pegar

Algo que me gusta mucho es que los destinatarios sean estudiantes de español como lengua extranjera, según he entendido de secundaria ( ya veré el libro, puesto que el sistema alemán no tiene nada que ver con el nuestro y podré ver exactamente como está tratado el tema)

En fin, esto ha sido un regalo para mi. Llevaba meses gestándose pero no he querido hacerlo público hasta que no he visto todos los papeles.

¡Gracias a todos por estar ahí!

Patricia