Wieder in Berlin!

11960252_509968282513530_2629534756148419521_n

Hallo Leute,

vuelvo a Berlin. La verdad es que todo ha sido muy rápido. Todo empezó alrededor de tres semanas atrás cuando envié un currículum a una empresa en Berlin (y a otras en otros sitios pero no se que relación especial nos une a Berlin y a mi que solo me entrevistan empresas de allí). y me llamaron. Tuve dos entrevistas antes de viajar a Alemania: una por teléfono y otra por Skype. La semana pasada viajé a Berlin (pagado por la empresa, a diferencia de lo que se hace en España), he tenido otra entrevista y he conseguido el puesto.

La verdad es que aún estoy en una nube. Ha sido muy rápido y solo he tenido tiempo para buscar piso porque sin eso no hay Anmeldung y sin Anmeldung no te pueden dar de alta. Para los que se pregunten como conseguir el piso tan rápidamente y desde aquí, hay agencias que ofrecen “Wohnung auf Zeit” (alquiler temporal). Está bien porque los pisos suelen tener de todo y no te piden demasiadas garantías. Además, en mi caso ya he sido clienta y la experiencia ha sido buena por ambas partes

Vuelvo la próxima semana, y así tendré unos días para aclimatarme de nuevo antes de empezar en mi nuevo trabajo.

Cuando llegué a Berlin a hacer la entrevista, lo que noté fue que allí las cosas eran más calmadas. Ya me había olvidado. Yo llegaba acelerada, después de casi cinco horas de viaje y un par de horas antes de la entrevista definitiva.

Sinceramente me sentí cómoda en la reunión, me dio la impresión que me darían el puesto pero no quería vender la piel del oso antes de cazarlo. Al día siguiente me lo confirmaron: el trabajo era mío.

He tenido poco tiempo para pensar realmente y noto que necesito parar a hacerlo aunque ahora es un poco difícil. Creo que cuando llegue y me instale tendré al menos unos días. Ahora mismo estoy despidiéndome de gente, de la máxima posible. Esta vez lo siento un poco diferente…no se si será la experiencia o qué exactamente, que ya no veo solo las cosas que me gustan de Alemania, sino soy más consciente de la realidad que me espera, se lo que hice bien y en lo que no estuve tan acertada y sobre todo lo que no debo volver a repetir para poder estar bien en Alemania.  Además, lo que he visto en España en el año que me he pasado aquí no es precisamente alentador. Sinceramente, creo que en cuanto a oportunidades laborales, aunque sea complicado estar fuera del país, estamos mejor fuera que en España. No era consciente hasta que he estado aquí. Las condiciones laborales en la mayoría de los casos son penosas, no se respeta al trabajador, los derechos son inexistentes y las ayudas por si te quedas en el paro son insignificantes cuando no nulas. Lo peor no es eso, sino que las perspectivas no son halagüeñas. Pero no, de esto no se habla en la tele, tienes que venir y vivirlo.

Creo que el mayor error que cometí en mi época anterior en el país fue no relacionarme con la suficiente gente. Al principio no lo hice porque no quería relacionarme con españoles por eso de aprender el idioma…craso error. No, está claro que tienes que relacionarte con alemanes o gente de otras nacionalidades que hablen alemán pero tener relaciones con gente que hable nuestra misma lengua materna es importante. Es mucho más fácil entenderte cuando hablas de emociones con alguien español o latino que con un alemán. Hablamos diferente, pensamos diferente y hasta me atrevería a decir que sentimos diferente porque nuestra educación no tiene nada que ver. Lo que para nosotros puede ser un problema para ellos no y viceversa.

Así que vuelvo con energías renovadas y un poco asustada porque los objetivos personales que me he puesto no son algo que me resulte sencillo pero esta vez me conozco más y se que es lo que necesito para estar bien. No todo es el trabajo y es ahí, fuera del trabajo, donde tendré que hacer más hincapié.

De mi antigua etapa conozco a gente con la cual haré más vida a partir de ahora. Y si no con ellos, con otra gente nueva pero relacionarse cuando emigras es muy importante. Al fin y al cabo los que nos vamos solos no tenemos ni a nuestra familia ni a nuestros amigos de siempre cerca. Al principio quizás no lo notas mucho si estás contento estando en el país pero conforme va pasando el tiempo echas de menos ese contacto, esa complicidad, que a veces no resulta sencillo encontrar. De todos modos, siempre tienes complicidad con alguien y muchas veces con gente que quizás en otras circunstancias no llegarías a tener como amigo por tener una vida muy diferente a la tuya. Yo, por ejemplo, tengo una amiga en Berlin que si nos hubiéramos conocido en España no creo que fuéramos amigas (la califico ya de amiga, no solo conocida) porque nuestras vidas son muy diferentes y creo que nunca hubiéramos  coincidido. Pero lo hemos hecho en Alemania y en el fondo vivimos experiencias parecidas. Allí estamos, nos ayudamos. Ella lo pasó mal cuando yo me fui (su gran “error” en Alemania ha sido el mismo que el mío: relacionarme poco) y ahora ella se irá por un tiempo o quien sabe si definitivamente. La echaré de menos, y más ahora, cuando yo vuelvo con ganas de hacer todo lo que no hice antes

 

 

 

Desde España con amor…y nostalgia

12983269_590494661127558_6840854756511046076_o

Queridos todos,

llevo más de una semana en Madrid y es ahora cuando he podido pararme a pensar un poco…No he tenido tiempo de nada, ha sido todo muy estresante y por fin mañana empiezo a trabajar. Lo necesito, pues debo tener algo que hacer cada día que me recuerde porqué volví.

Desde que he parado un poco el ritmo (hará dos días) ha llegado el momento de pensar un poco, reflexionar y sentir todo aquello que por estar demasiado ocupada no podía sentir antes.

El regreso a España, como toda decisión importante, tiene dos caras. Por un lado la cara amable, el querer progresar profesionalmente, el tener un ambiente donde no me sienta tan aislada, el no estar tan lejos de quienes me quieren. Pero por otro lado no puedo evitar recordar lo que dejé, el porqué me fui a Alemania y que no pude conseguir todo lo que quería.

Cuando en 2012 fui a Alemania lo hice con la intención de que fuera para siempre. Sabía que podían pasar muchas cosas, pero prefería mirar adelante y pensar que podría hacerme un hueco en Alemania. Fui consiguiendo cosas, no puedo decir en absoluto que me fuera mal pero también, quizás por la época de mi vida en la que estoy, las cosas no fueron suficientes. Faltaron las personas.

Con 20 años, 25 o 30, tenía mis amigos…y siempre aparecían otros nuevos. Con 41 que tengo ahora me ha costado mucho en Alemania aparte de que me pasaba el día entero trabajando (eso de salir a las 17 en mi caso ha sido un mito).

Siento que tengo que hacer un luto, porque yo quería ciertas cosas, unas las conseguí y otras no…Y de repente un día, un tren pasó por mi puerta y no dudé en subirme a él.

AVE-Madrid-Valencia-S-112

Este tren aún no se a donde me lleva en mi vida. Solo se que me ha traído a Madrid, a un buen trabajo, y creo que a una vida mejor que la que tenía en Alemania. Sí, en Alemania estaba más protegida si perdía el empleo, probablemente cobraría una pensión de jubilación, si tuviera hijos estos estarían más protegidos, etc. O sea, materialmente probablemente tenía una mejor vida, o al menos más segura. Pero eso no lo es todo en la vida.

En esta etapa de mi vida me he dado cuenta de la necesidad de relación que tengo. Quizás antes no lo noté porque con lo que tenía era suficiente (prefiero estar con dos personas que con 10) pero cuando te vas a vivir a otro país, sola, donde no conoces a nadie, si necesitas rodearte de gente, cosa que yo en un principio no hice porque solo me hubiese relacionado con hispanohablantes y más tarde las circunstancias me llevaron a que mi círculo fuera muy reducido. Quizás yo tampoco tuve suficientes habilidades para conocer a mucha gente, quizás debería haber hecho más…pero no pude.

De lunes a viernes me sentía bien. Trabajaba, me relacionaba, me sentía útil…Pero llegaba el fin de semana y ahí empezaban mis problemas. No tenía con quién salir y había llegado un momento en el que me cansaba seguir buscando sitios que descubrir sola…Intentaba meterme en algún grupo de algo y los horarios normalmente eran incompatibles con mi trabajo…Creo sinceramente que si hubiera ido con menos edad las cosas en ese sentido hubieran sido más sencillas.Eso fue realmente lo que me trajo a España de nuevo. La soledad.El sentir que no tenía nada más que hacer en Alemania que trabajar.

Con este ramo me despidieron mis compañeros de trabajo…realmente me emocioné mucho ese día.

IMG_0686

He cambiado unas cuantas veces de trabajo en mi vida y creo que esta ha sido la más especial. Me costó sentirme bien en él porque no tenía nada que ver con mis empresas anteriores pero una vez lo conseguí estaba contenta. Me ha dado pena irme, aunque el cambio laboralmente es un salto importante.

Y si, también dejo amigos y conocidos en Alemania. También los echaré de menos. De hecho ya los echo de menos, como echo de menos algunas cosas…pero he de seguir adelante. Como decía una amiga, “lo que sucede, conviene”. Creo que esto es lo que más me conviene pero aún así no puedo evitar sentir cierta nostalgia por lo que pudo ser y no fue…o no fue todo lo que yo quería.

Un abrazo para todos

Patricia

Que echaré de menos de Alemania

biergarten_tiergarten_berlin

Am neuen See, Berlin

Hallo Leute

a menos de un mes de mi regreso a España, he estado pensando en lo que echaré de menos de Alemania (y lo que no).

Como en este país me he acostumbrado a hacer listas pues vamos a aplicarlo

Echaré de menos:

450_1000

  1. A alguna persona
  2. El DM y el Rossmann
  3. Las tartas en la oficina
  4. Los atardeceres en verano de Berlín
  5. Am neuen See en Berlin (frente a la embajada española)
  6. Sentirme muy contenta cada vez que noto progresos con el alemán
  7. Las flores y plantas así como cambian con las estaciones
  8. Las estaciones marcadas
  9. El silencio
  10. El paisaje en general
  11. Irme del trabajo a las 8 horas cuando considero que no es necesario quedarme más
  12. Que los vecinos me recojan los paquetes
  13. Que haya comida en toda estación de metro
  14. Los puestos de fresas que aparecen en verano en Berlín
  15. Como cambia la ciudad en verano
  16. Que el alquiler ser “warm”
  17. Los “Volksfest”con sus puestos: salchichas, crepes…
  18. Las tradiciones: adviento, mercadillos de navidad, Oster…

 

Que no echaré de menos:

756588

  1. A algunas personas 😉
  2. Que sean desagradables cuando no te entienden bien o no los entiendes
  3. Que la gente huela mal
  4. Subir cuatro pisos por la escalera
  5. Tener que amenazar con llamar a mi abogado cada vez que tengo un problema
  6. Los Kündigung
  7. La sensación de que no llego a enterarme de todo lo que sucede
  8. Que cada vez que contrato algo sea casi como una losa…muchos contratos son indisolubles hasta pasado un tiempo
  9. Que me la cuelen  con cualquier cosa porque no tengo suficiente experiencia en el país
  10. Que un error sea una “Katastrophe”
  11. No poder hablar de todo lo que me gustaría
  12. Las relaciones personales en Alemania
  13. Que en la “vida pública” todos tengamos que comportarnos “correctamente” y si no lo haces el resto del mundo se pondrá contra ti.
  14. Que los alemanes piensen que todo lo hacen bien y que tú no puedes enseñarles nada
  15. Que te den una patada con una sonrisa
  16. El “Anrede”…por qué tengo que decir siempre si soy una “simple” Frau o una Doktorin?
  17. La inmensidad de la ciudad
  18. La poca luz
  19. La frialdad de la gente en general
  20. Que la gente cuando me abrace me masajee la espalda como si fuera un perro
  21. Que la gente me pregunte (en Alemania) que porqué vine a Alemania
  22. Que  el no tener hijos haga casi imposible coger vacaciones en navidad porque los que tienen hijos tienen preferencia
  23. Que gente que no conozco se siente a comer en mi mesa (eso al principio me gustaba pero ahora lo siento como una invasión de mi espacio)
  24. Que cada vez que digo que soy española me hablen de la siesta
  25. Que me paguen menos que a los alemanes que hacen mi mismo trabajo

 

La verdad es que me he tomado mi tiempo para hacer mis listas…echaré de menos Alemania pero tengo la sensación de que la decisión es la acertada.

 

 

Mis primeros dos años en Alemania: ¿qué he aprendido? Reflexiones desde la distancia

1414916588794545

Hallo Leute,

desde la distancia se ven las cosas con más objetividad que cuando estás en “el mogollón” por decirlo de alguna manera. En esos momentos hay de todo…euforia, desesperación, alegría, tristeza, etcétera pero a veces intentas hacer balance y con todo lo que te pasa cada día no eres capaz de ser absolutamente objetivo. Con la distancia, es mucho más fácil darte cuenta de cosas porque incluso hay actitudes, pensamientos o reflexiones que las haces cuando en tu país de origen te pasan determinadas cosas y ahora ves que no tienes la misma opinión o actúas de manera distinta.

La cosa más importante que aprendí en Alemania es que desde España pensamos que los alemanes te van a decir todo en tu cara porque tienen fama de ser directos, pero no, no son directos en ese sentido. Cuando tienen que decirte algo te lo dicen sin rodeos, eso si es así pero es muy difícil saber lo que realmente piensan. Son políticamente muy correctos (en general, claro está) y quizás delante de tí se comporten perfectamente, “como hay que comportarse en sociedad” pero luego lo que realmente piensan es otra cosa muy distinta. Esas cosas no las sabrás a no ser que entres en su círculo de amistades, cosa que requiere su tiempo

Otra cosa importante es que Alemania es un país muy sui generis. Es Europa, es la Unión Europea y ahora mismo podemos decir que la lidera pero otros países son más homogéneos. Alemania “va por libre” por decirlo de alguna manera, y creo que esto siempre va a ser así.

Yo también he aprendido a dar gracias porque un país que no es el mío me permita estar allí sin dificultades y buscarme la vida. No somos conscientes de lo difícil que es para los extracomunitarios en comparación con nosotros. Simplemente compramos un billete de avión y vamos, como si estuviéramos en nuestro país. Quizás el hecho de que sea tan fácil hace que no seamos conscientes, en un primer momento, que no tenemos los mismos derechos que los alemanes.

En cuanto a sentirme una inmigrante en Alemania, ahora entiendo más a los inmigrantes que llegaron a España y creo que en muchos casos fuimos injustos.

También he conocido a gente de países que no sabía ni que existían o que casi no había oído hablar de ellos (por ej. uno que está de moda ahora por el tema de la Yihad, Yemen), Bután…He conocido a mucha gente del este de Europa y me he dado cuenta de lo diferente que son nuestras sociedades aunque hayan pasado 25 años desde que haya caído el muro. A la vez al conocer a gente de países tan variados te das cuenta de como Europa es solo es una pequeñísima parte del mundo, que el dinero ahora está en otras manos y muchas veces esas manos tienen unos valores que nada tienen que ver con los nuestros. Ahora que en Europa queremos volver a los valores más socialdemócratas o más de izquierda aún, los tenedores de la mayor parte del dinero no creo que tengan esas intenciones…

He empezado a entender como piensan los alemanes pero para eso hace falta saber el idioma y leer…hablar…No es lo mismo para esto vivir en una ciudad u otra. Realmente es un país interesante pero duro. Nada es fácil en Alemania, es un país donde se necesita constancia pero creo que la vida es así solo que quizás las culturas mediterráneas no estamos tan acostumbradas a esto.

He aprendido a tener más paciencia, a ser más tolerante a la frustración y a aceptar que siempre voy a ser una inmigrante. Eso sí, mientras más domine el idioma, mejor será para mí y mejor me irá en muchos ámbitos.El idioma es clave y Alemania no es un país donde la gente te ayuda a aprender. Leí en muchos sitios antes de estar en Alemania que a la gente le gustaba que te esforzaras en hablar en alemán y te ayudaba. Ciertamente, no se donde sería eso, quizás en pueblos con pocos habitantes pero en las grandes ciudades no suelen tener mucha paciencia y a veces cuando no te entienden te hablan en inglés. Esto me sucedía al principio y yo no sabía porqué. No entendía si yo hablaba en alemán porqué ellos respondían en inglés. Más tarde me di cuenta. No entendían “mi” alemán. La pronunciación era mala y ellos tampoco querían molestarse demasiado en entenderme.

En Alemania he aprendido que los alemanes son todos alemanes pero no tiene nada que ver un berlinés con un colonés (estos son mucho más alegres) por ejemplo. Cada Land es un mundo, con sus dialectos y tradiciones. Así que a mi vuelta me queda bastante que conocer aún.

La sociedad alemana creo que está cambiando debido a los hijos de los inmigrantes y a los hijos de parejas mixtas. A este respecto tengo que decir que todos los hijos de parejas mixtas que conocí eran gente bastante más abierta que la media.

También me he dado cuenta que la sociedad alemana no era tan limpia como yo pensaba. Como en todos lados, hay estafadores, ya sean alemanes o de otras nacionalidades. El ser extranjero y dependiendo de tu conocimiento del idioma te hará una presa más fácil que otros para posibles estafas.

Me sorprendió lo lentos que son en general trabajando. Eso sí, no hay fallos porque siguen los pasos uno a uno. Creo que el trabajo más rápido que existe es el de cajera de supermercado, en mi vida he visto cajeras más rápidas pero me he dado cuenta del porqué. En España muchas veces falla el scanner…allí nunca.

Respecto a la hora de las entrevistas de trabajo cualificadas, no son muy diferentes a las que se hacen en España para grandes empresas en las grandes ciudades. Quizás en algunos sitios si son un poco más duras pero al final tampoco hay “trucos”. Somos todos personas y la autoconfianza es muy importante. También el CV, que ellos lo entiendan, porque un CV español no se puede traducir directamente al alemán sin adaptarlo. El idioma es importante pero también depende de cada persona. En algunas empresas internacionales te dejan entrar con un nivel bajo o nulo de alemán aunque alto de inglés pero luego puedes verte aislado, y ahí ya depende de tí que quieras vivir así o no.

Una gran sorpresa para mí fue lo que pasa en Alemania cada cuatro años con el mundial. Da igual de donde seas. ¿Vives en Alemania? Entonces tu selección es la alemana. Nunca pensé verme con una gorra alemana, pero terminé contagiándome. Está en todo, en la calle, en los trabajos (la gente va con la camiseta o con la cara pintada a trabajar!), en los bancos…El país entero se para y tú eres uno más. Realmente es algo así como sentir que todos somos uno. Es difícil describirlo pero es un sentimiento que recorre el país y muy difícil permanecer ajeno a él.

Quizás lo que más me ha decepcionado de Alemania es que en primera instancia se están violando leyes para hacer que la gente se canse y se vaya y para poder valer tus derechos tienes que ir a judicatura…de eso nadie habla.

Lo que más me gusta de Alemania…la sensación de que superada la barrera del idioma puedes tener oportunidades que en España no puedes tener sobre todo a partir de cierta edad y la tranquilidad con la que se vive. Ahora España me parece un escándalo y un caos. En un principio la burocracia me parecía una locura pero ahora me manejo y encuentro que el caos está en España donde parece que te mandan de un sitio para otro porque nadie sabe.

Bueno, esto es solo mi punto de vista. Seguro que se me han quedado cosas atrás pero en general esto es lo más importante que me he traído de Alemania.

https://www.facebook.com/espanolaenfrankfurt?ref=hl

Día histórico en España: Gracias Juan Carlos I

27846_rey-juan-carlos-principe-felipe-infanta-leonor

Hallo Leute,

no se si lo sabeis pero no lo creo. Entre mis aficiones está la política aunque no milite en ningún partido y mis ideas sean un poco ambiguas para quien me escucha. Realmenente quien no me conoce de verdad no sabe que pienso de muchos temas. Siempre se me ha encasillado y normalmente no en el sitio correcto.

Hoy escribo este post porque es un día histórico para España. Juan Carlos I ha abdicado. Para mí es importante porque desde que era pequeña, cuando vivía cerca de mi abuela y pasaba mucho tiempo con ella durante mis primeros cuatro años de vida, viví en su casa su „alegría“ cuando los españoles votamos por primera vez y yo incluso fui con ella y metí la papeleta en la urna. No llegaba aún a los tres años pero lo recuerdo perfectamente.

Recuerdo ese ambiente, la ilusión de la transición…vivir en un país que poco a poco fue mejorando y que con la entrada en la antigua Comunidad Económica Europea, por fin, despegaba.

Mi vida, mis sueños, iban en consonancia con un país que iba creciendo y acercándose a Europa. Poco a poco ser español dejaba de ser una vergüenza para ser algo de lo que sentirse orgulloso.

Teníamos un rey del que se decían muchas cosas pero a todos nos daba igual. El hecho era que gracias a un tipo que caía bien a todo el mundo se conseguían importantes contratos, las empresas españolas entraban en nuevos mercados, etcétera.

El tiempo fue pasando y como en todas las casas empezaron a salir a la luz pública. Había más medios de comunicación y ya no se podía controlar tanto. Además los hijos se iban casando y cada uno tenía sus historias

Hace unos años ya que Juan Carlos I parece que ya no es el que era sobre todo porque ha envejecido, su salud está debilitada y los escándalos de corrupción le han salpicado. Como española no me gusta que la Infanta Cristina siga siendo Infanta y eso se lo recrimino pero en general digo que Juan Carlos I ha prestado un gran servicio a España. No creo que otra personal o hubiera hecho mejor.

Ahora viene la gran incógnita, Felipe. Desde que inicie su reinado, Felipe VI. Ese que según se lee en las paredes de la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense de Madrid „no reinará“. En principio parece que sí lo hará pero se lo van a poner difícil.

Por la mañana cuando me he enterado de la noticia me he puesto muy contenta porque en un principio creí que era lo adecuado. Pero…después he reflexionado y hay algo que no me encaja. España vive un momento convulso después de las elecciones europeas, además de por su situación social y económica. ¿Es este el mejor momento para una abdicación por parte que siempre decía que nunca lo haría? Creo que no. Algo no encaja.
Esta tarde se han convocado muchas manifestaciones pro república. Yo, personalmente creo que es el mejor sistema pero no lo veo en España. La república no tiene porqué ser „secuestrada“ por la izquierda. Yo puedo ser de izquierdas pero no querer una república, al menos no ahora y menos cuando la situación española es delicada. En fin, que referéndum sí, pero ahora no.

Yo no se si desde aqui se ve todo más objetivamente o qué, pero mi percepción desde fuera es que España es un gran lío que nadie resuelve y no se si se puede resolver. En cambio en Alemania aunque no estés bien económicamente yo tengo una sensación de que piso terreno firme. España parece un totus revolutum y parece que la gente está deseando cualquier cosa con tal de cargarse todo lo establecido.

Yo misma emigré porque veía que la situación política social iba muy mal pero nunca imaginé que fuera para tanto (si llego a saberlo me dedico a ser pitonisa) y aunque mi idea no es volver, nunca se sabe pero la impresión que me da es que como todo se siga desvertebrando aún más no se podrá volver ni lo que tengo allí tendrá valor.

En fin, hoy gracias a internet estuve cerca de España y me emocioné. Me he dado cuenta que he cambiado mucho y hace 10 años hubiera sido la primera que hubiese dicho rápidamente que a por la república pero yo ya no me reconozco en muchas cosas. Me he vuelto conservadora en algunas cosas pero en otras sigo tan impulsiva como siempre (en mi vida personal) lo que me da problemas pero también es cierto que a veces somos así, y no es ser „raro“ sino es tu manera de ser.

Solo espero que sea lo mejor para España. Espero que todo salga bien. Por el bien de todos y porque quiero tener un país donde volver.

Gracias Juan Carlos I por tu servicio a los españoles. Felipe VI, no nos falles y mucha suerte, la vas a necesitar.

Algo que me hace estar muy contenta: el alemán

ichsprecheblow1

Hallo Leute

una de las mayores satisfacciones que tengo ahora mismo en mi vida es el alemán. Realmente es más difícil de lo que parecía en un principio pero también es cierto que para “salir del paso” con un año aquí tienes. Hablo desde la perspectiva de alguien de más de 35. Creo que si vienes con 18 con 2 años puedes hablarlo perfectamente.

En mi año y cuatro meses he notado bastante el avance y eso que no he estado constantemente en clases ni he visto la tele tanto como debería (solo me gustan los documentales y películas), ni conozco tantos alemanes como me gustaría…pero si es cierto que soy curiosa, me gusta escribir bien ya sea en español, inglés y ahora intento hacerlo correctamente en el alemán que se, leo todo lo que veo en la calle, cuando tengo que rellenar cualquier impreso lo hago yo y no se lo dejo a nadie para que lo haga, así tarde tres días, etcétera.

El gran cambio lo he notado en llegar a Berlin. No entendía NADA a los berlineses. Después de tres meses empecé a entender aunque afortunadamente hay gente de otros “Länder” a los que si entiendo. Es lo más duro, entender a los berlineses, pero poco a poco…al menos ellos me entienden a mí! Eso es buena señal.

Estoy entrando en una etapa en la que a veces hablo sin saber bien si lo que digo está bien o mal pero me entienden y noto más fluidez, voy reconociendo palabras que nunca uso pero las he visto, ya voy buscando en google.de y en alemán en vez de hacerlo en español…En fin, todo un proceso. Me siento orgullosa porque veo los resultados.

La mayor diferencia que encuentro con el inglés es que al cabo de un año estudiando inglés en el país nadie diría “aún no se inglés”. En cambio con el alemán parece que no te atreves a decir que sabes alemán porque te falta muchísimo, pero estás poniendo unas bases fundamentales, que lo quieras o no, sin ellas no vas a poder seguir. Mi nivel de inglés es bastante alto y tengo que reconocer que estudiar, estudié poco. Todo fue muy práctico y mi idioma de trabajo desde hace muchos años es el inglés. Pero con el alemán todo es mucho más duro. Eso sí, me siento mucho más orgullosa de mis méritos.

Ahora he retomado las clases de alemán y a veces me aburro un poco porque aunque se supone que es mi nivel veo que se va un poco lento para mí y ahora si necesitaría algo más de “caña”.Pero también tengo muchas otras que hacer así que supongo que no pasa nada. Además, me he dado cuenta que la escuela sirve para la gramática y todo lo reglado. Para mí, personalmente es importante escribir y hablar correctamente pero hay tantas cosas que no se aprenden allí…Yo soy un ejemplo. El trabajo me ha servido para tener el oído mucho más abierto aunque la gente no me hablara en alemán o me pusieran mala cara cuando yo hablaba con mi “schlechte Deutsch” (mal alemán) (realmente, ¿qué querían? ¿que no hablara hasta que lo hiciera perfecto? En fin, ese es otro tema…)

Todo el mundo habla de la dificultad del alemán. Yo me niego a pensar que la vida es demasiado corta para aprenderlo, como dicen por ahí. Probablemente no lo dominaré como me gustaría pero aprender, se aprende. Unos con más otros con menos esfuerzo, pero se aprende.

No he dejado de hacer nada por no saber el idioma y siempre hay alguna alternativa. Se lo digo a aquellos que empiezan. Hay un momento que parece que nunca vas a aprender, que no sabes como vas a declinar…se hace y aunque no lo hagas bien no importa, se te entiende. Lo que realmente es importante es el verbo, como en cualquier idioma.

Una de las mayores satisfacciones las he sentido esta semana cuando en clase la profesora escribió un tiempo verbal que yo llevo un tiempo usando sin saber que estaba bien, simplemente por lógica.O cuando dices algo a tu manera y todos te entienden. Al principio casi no te entendían ni de donde eras (por la pronunciación) y ahora poco a poco cada día te entienden y hablas más.

Solo por eso, hay que celebrar que estoy aquí.Me lo llevo puesto y nadie me lo va a quitar. El examen lo hago cuando quiera pero mi conocimiento y poderme desenvolver en algunas circunstancias eso no lo enseña ni el mejor profesor del mundo.

De nuevo un agradecimiento a todos los lectores de mi blog

resize.phpQueridos lectores,

quería por enésima vez daros las gracias por el apoyo que me habéis dado durante todos estos meses. Eso, por un lado, y por otro disculparme.

Estos meses han sido duros. Después de las novedades iniciales empezó la cruda realidad de la emigración, sin trabajo, sin el idioma y en solitario. Ha sido duro y cada día tenía que levantarme con fuerzas para seguir adelante. Unos días con más, otros com menos pero poco a poco lo he ido llevando.

Mientras, mucha gente me ha contactado incluso para conocerme en persona pero  no lo he hecho. He tenido la cabeza  en otro lado. A veces me parecía una buena idea pero estaba tan mi mundo del alemán y los CVs que, aunque sabiendo que las relaciones interpersonales eran importantes, no podía evitar seguir en lo mío.

En los últimos meses no he podido más y he quedado con algunas personas que he conocido y tengo mucho que agradecerles porque los seres humanos necesitamos relacionarnos pero cuando decidí venir a Alemania tenía claro que no quería estar siempre con españoles ni hablando español. De hecho a veces quedo con españoles y hablamos en alemán.

Siento no haber podido quedar con toda esta gente que me ha escrito a mi mail personal, pero mi cuerpo no estaba en ese momento. Tenía otras prioridades. Necesitaba sentirme mejor conmigo misma, no estar tan agarrotada con algunas cosas. De hecho, después de muchos meses en el grupo de españoles en Frankfurt hoy he ido a la primera y en mi caso supongo que última quedada.

Las cosas han sucedido así, necesitaba sentirme con mis “necesidades básicas cubiertas” para pasar a la superior. Para mí la básica era el trabajo y la de relación era la siguiente. Realmente esas no son mis prioridades en la vida pero ahora mismo estoy en una situación de subsistencia. Y para subsistir necesitamos trabajar.

Me encantaría poder hacer muchas cosas en Frankfurt ahora que tendré trabajo y podré permitirme cosas que ahora mismo son impensables pero el destino ha querido que Berlín sea mi nueva “Haltestelle.

En fin, gracias a todos por las felicitaciones y siento haber defraudado a otras personas pero no podía hacer otra cosa que seguir lo que mi instinto me decía.

Liebe Grüße

Patricia